Mirador
Mirador/ Solidaridad

Unidos por una causa benéfica

Con el objetivo de recaudar fondos para el Hemocentro de Maldonado, la Fundación Hemovida realizó la primera Cena de las Emociones, a la que asistieron artistas, empresarios y autoridades del gobierno actual, así como el presidente electo Luis Lacalle Pou y los expresidentes Luis Alberto Lacalle Herrera y Julio María Sanguinetti.

 

06.02.2020
2020-02-06T06:25:00
Compartir en


Fotos: Adrián Echeverriaga

A partir de las 21 horas del sábado 1o, los aproximadamente 240 invitados comenzaron a llegar al Fendi Château, en donde se realizó la cena gracias a la colaboración de una familia en particular. "Tuvimos la suerte de encontrar a la familia Grosskopf, que nos dio el apoyo para que esta sea la noche mágica que todos soñamos", expresó el director técnico del Hemocentro de Maldonado, Jorge Curbelo.

El monto recaudado fue de 320.000 dólares, y será donado íntegramente al Hemocentro de Maldonado para impulsar el desarrollo tecnológico de la institución y continuar posicionándola como un referente en el país. "Uno de los objetivos que tengo en mente -explicó Curbelo- es tener una unidad de aféresis, que es una unidad móvil con máquinas que se pueden llevar a cualquier parte de la región a la que vaya el Hemobus, para tener donantes de plaquetas y de plasma". También destacó la necesidad de ampliar el Hemocentro, así como de incorporar un sistema robotizado para la gestión de expendio de volúmenes de sangre y plasma, que tiene un valor aproximado de 450.000 dólares. "La idea es tener la última tecnología que nos siga posicionando a la vanguardia no solo en el país sino en toda Latinoamérica", concluyó.

En el transcurso de la noche los invitados disfrutaron de un menú de tres pasos que empezó con una trilogía de salmón con cream cheese y mézclum de verdes, siguió con strogonoff de lomo con arroz salvaje y almendras tostadas como plato principal, y de postre se sirvió tatin de manzana con helado de crema y salsa caramel.

Además, los asistentes participaron en la subasta solidaria de una obra de arte donada por el artista Pablo Atchugarry, que se subastó en 85.000 dólares, y de dos camisetas oficiales de la selección uruguaya de fútbol autografiadas por el presidente electo y los expresidentes.