Estilo de vida
Guías interactivas Design Cities

Una forma innovadora de hacer turismo

Design Cities es un proyecto liderado por la arquitecta Gabriela Pallares que ofrece guías en formato de revista digital, geolocalizadas e interactivas que permiten ampliar los itinerarios turísticos tradicionales

23.12.2020 07:00

Lectura: 7'

2020-12-23T07:00:00
Compartir en

Por María Inés Fiordelmondo

En su carrera de 20 años como arquitecta, Gabriela Pallares desarrolló naturalmente otra vocación y talento: explorar tendencias globales y organizar viajes. En los grupos de colegas siempre -y por unanimidad- recaía en ella la selección de lugares, y cada uno de sus itinerarios daba a los viajeros una lectura distinta a la habitual de cualquier ciudad.

Fue así como se empezó a correr la voz por fuera del mundo de la arquitectura, y los viajes que encabezaba terminaron llamando la atención de profesionales de rubros diversos y hasta de agencias de viajes. Pallares terminó planificando durante varios años itinerarios y experiencias para clientes premium de la banca en ciudades como Miami durante el Art Basel, en Milán durante la semana de diseño o en New York durante la Frieze Contemporary Fair, así como a la Bienal de Arquitectura de Buenos Aires o el London Festival of Architecture.

Los viajes fueron aumentando y pese al éxito, empezó a darse cuenta de una limitación: tenía que estar en cada uno de ellos y, por otro lado, cada vez más personas le pedían datos de ciudades, por lo que terminaba buena parte de sus días mandando decenas de links e información que quedaba desperdigada en cientos de mails. Entonces, vio una oportunidad: intentar consolidar todos sus conocimientos e información para dejarlos a disposición de cualquier persona, de forma tal que accedieran sin depender directamente de sus servicios.

De ese planteo surgió Design Cities, un proyecto que ofrece guías en formato de revista digital, geolocalizadas e interactivas que permiten ampliar los itinerarios turísticos tradicionales y conocer lugares y rincones que están por fuera de los circuitos habituales.

Con guías creadas para 14 ciudades y con el apoyo de la incubadora Thales Lab, Gabriela Pallares estaba pronta para presentar el proyecto el 15 de marzo. Pero llegó la pandemia y golpeó al turismo más que a cualquier otro sector. Ese lanzamiento tendría que esperar. Sin embargo, no todo fueron malas noticias. Pese a ser un proyecto recién creado, Design Cities ganó una mención en los premios Innovation by Design de la revista estadounidense de negocios Fast Company, que galardona a los diseñadores o negocios que están "resolviendo problemas de hoy y mañana". De la grilla de ganadores forman parte productos de empresas como Google, Uber, Spotify, Nike y Samsung. "El premio valida que es un buen producto no solo con parámetro local, sino también internacional, que tiene posibilidades cuando todo se reactive", apunta la arquitecta.

Turismo alternativo entre fronteras. El 2020, finalmente, estuvo lejos de ser un año perdido. Con fronteras cerradas, los uruguayos optaron por hacer turismo en el país y para Pallares esto abrió la posibilidad de crear una guía innovadora sobre Montevideo y Punta del Este y sus alrededores, dos de los principales destinos. Además, a mediados de este año Design Cities ganó un capital semilla de la Agencia Nacional de Desarrollo (Ande) que permitió acelerar y ejecutar esta idea.

Ni el Mercado del Puerto, ni los dedos de Punta del Este o la Puerta de la Ciudadela son los protagonistas de esta guía. En Montevideo, Design Cities propone visitar, por ejemplo, Casa Vilamajó, la primera vivienda moderna (1930) en abrir sus puertas como casa museo en Uruguay. También figura la Casa Roberto, un hotel boutique ubicado en una casa de altos construida en 1912 para la familia del exgobernador de Quebec, Henry Hamilton. El hotel combina referencias montevideanas con una mirada estética internacional.

En Maldonado, algunos de los lugares señalados son el laboratorio de la marca de perfumes Fueguia, ubicado en José Ignacio, y la posada Ayana (también en José Ignacio), donde se está construyendo un skyspace, es decir, un diseño arquitectónico (del artista James Turrell) en el que una habitación, pintada de color neutro, tiene un gran agujero en su techo que se abre directamente al cielo. "Son construcciones cerradas donde divisas el cielo y tienen efectos de luces. El artista tiene instalaciones en distintos lugares del mundo y que haya una de esas en José Ignacio es increíble, además de que es una inversión multimillonaria", agrega la arquitecta y fundadora de Design Cities.

Aparece también la galería de arte Silú, en Manantiales y el restaurante L'Incanto, en Punta del Este. La idea, en todos los casos, es abrir el espectro hacia lugares que incluso no han sido pensados para el acceso al público, pero que al estar en la guía están preparados y a la espera de recibir al visitante.

Las guías digitales son geolocalizadas, lo que significa que con apenas clickear el sitio direcciona hacia la ubicación exacta del lugar. Son interactivas porque incluyen links a información de interés como videos, historias, recorridos virtuales y entrevistas.

Design Cities, según Pallares, no es un emprendimiento únicamente turístico, aunque este sea su valor inmediato. Para la arquitecta, las guías tienen un alto grado de representatividad de las industrias creativas de cada ciudad. "Estas capas secundarias son superfuertes a nivel de compresión de lo que es una ciudad. Te da una mirada de todo lo que a nivel transversal sirve para entender tendencias globales en retail, marketing, gastronomía, arte, arquitectura. Hay cosas increíbles que realmente no están en otras guías, o están pero tan atomizadas que se terminan perdiendo", apunta. Por eso incluye algunos lugares como los talleres de diseñadores locales como Ana Livni, Clara Aguayo o la joyería Adriana Guelfi Herrera.

Otro diferencial con respecto a otras guías -tanto locales como internacionales- es que son personalizables para empresas. "Por ejemplo, si un hotel quiere guías para sus clientes, se puede sacar todos los hoteles y dejar todo el resto de los rubros, agregando el logo del hotel para entregarlo a los clientes", comenta Pallares.

Las guías Design Cities de Montevideo y Punta del Este pueden descargarse por 15 dólares, mientras que el precio de las restantes ciudades del mundo es de 20 dólares.

Para Pallares, esto recién empieza. El proyecto tiene alcance global y la idea es gestionarlo con gobiernos de ciudades del exterior, alinearse con eventos globales como circuitos de tenis, semanas de diseño, congresos de medicina, entre tantos otros. "Algo que pasa es que la gente va a un congreso y luego, en el tiempo que tiene ocioso termina yendo a los lugares de siempre. Esta es una guía muy bien ordenada con una buena curaduría sobre lugares de interés", señala.

Global. En Design Cities pueden encontrarse guías de Buenos Aires, Santiago, Nueva York, Dublin, Moscú, San Petersburgo, Madrid, Wuhan, Hong Kong, Shanghái, Londres, Río de Janeiro, Munich. En la de Nueva York no figuran la Estatua de la Libertad ni el Empire State, pero sí aparecen cientos de rincones algo escondidos para los turistas, como The Press Lounge, ubicado en la zona de teatros y cuyo atractivo principal es una terraza con vistas hacia el Upper West Side y el Hudson River, o Pier 35, un espacio angosto, paralelo al East River con vistas hacia Brooklyn. Es un área restaurada ideada por la comunidad de residentes de la zona y que sirve para actividades al aire libre. Esta misma lógica de innovación y sorpresa se aplica a todas las guías de Design Cities.