Estilo de vida
ARQUITECTURA Y DISEÑO

Una casa para conocer dentro del balneario Bella Vista

Diseño, calidez y comodidad; el arquitecto Diego Pérez combinó estas tres características al momento de pensar su lugar de descanso fuera de Montevideo

 

22.02.2021

Lectura: 4'

2021-02-22T19:40:00
Compartir en

Por Valentina Villano

Inmersa en el verde paisaje del balneario Bella Vista, una pequeña caja negra capta la atención de quienes pasan por delante y provoca grandes incógnitas. Pero basta con que el arquitecto Diego Pérez abra las puertas de su hogar para dar algunas respuestas. Para empezar, que la frialdad que podría percibirse antes de ingresar desaparece en pocos segundos al ser reemplazada por la calidez de la madera que cubre gran parte de las superficies. 

Bella Vista, ubicado a apenas 6 kilómetros del peaje del arroyo Solís Grande, es uno de los balnearios clásicos de Maldonado. "Nos gustaba esta zona porque en una hora estás acá, entonces nos podemos venir muy rápido. De hecho, al principio de la pandemia estuvimos acá e íbamos a trabajar a Montevideo", recuerda Pérez. 

La familia primero compró el terreno y al poco tiempo empezó a pensar el proyecto para construir allí. Las ideas bajaron a tierra con la ayuda del estudio Fábrica de Paisaje, del que Diego también es parte. "Fue un proceso de seis meses -con un mes y pico parados- pero fue bastante rápido. La terminamos en noviembre de 2019". 

Según el arquitecto, la casa hace referencia a la arquitectura moderna de los años 50 y 60, pero también a la cabaña nórdica. Fue pensada para que funcionara tanto en invierno como en verano. Y, por eso, la elección de los materiales se convirtió en algo importante al momento de definir el programa arquitectónico de esta vivienda de 120 m2. 

"Quizás es raro pensar en una casa así para un balneario, pero nos gustaba esa idea de que fuera en un único material. Teníamos dos o tres colores para elegir, pero nos quedamos con la opción de una caja negra que escondiera adentro algo mucho más luminoso, cálido; y así generar ese contraste interior y exterior". Hoy, la madera y la teja negra, que reviste gran parte de la obra, son las protagonistas indiscutidas que dan la bienvenida a locatarios y visitantes. 

Al ingresar, un espacio de doble altura conforma la enorme sala de estar. Allí se ubica la zona del living, dispuesta alrededor de una estufa de alto rendimiento, con una mesa ratona, una poltrona Eames de cuero y madera, dos sillones individuales Shell Chair CH07, y un sofá que completa este espacio. A su vez, el juego del negro en toda la carpintería y la parte inferior de las paredes del estar se integran sin estridencias con el resto de los elementos. "Si fuera todo en madera sería bastante abrumador", opina Diego. 

Al lado del sofá se encuentran la mesa del comedor y la cocina, que separa el área social de las áreas más íntimas, como los dormitorios, el baño y la escalera, que dirige directamente a la buhardilla que oficia como playroom y -a veces- como tercer dormitorio.  

Todos los muebles fueron pensados como parte del diseño del hogar. Las puertas de los placares, por ejemplo, se mimetizan con las paredes de los dormitorios, y terminan de conformar el diseño minimalista que es clave en la construcción. 

La galería exterior -que incluye la terraza con parrillero- es considerada por sus dueños como el corazón de la casa. Una gran superficie vidriada separa el interior del exterior, pero también amplifica el estar casi al doble de su tamaño. "En verano, el área de estar casi se duplica y en invierno es un poco más chica y más fácil de calefaccionar".  

Allí transcurre gran parte de la vida cotidiana. "Siempre hay asados, amigos. Es el lugar intermedio entre el adentro y el afuera. Estás protegido del sol, de la lluvia, y siempre estando afuera".  En el jardín, ya completamente fuera del hogar, aparece otro de los espacios preferidos, sobre todo de los niños de la casa. Allí está la piscina, donde los pequeños aprovechan y suelen cerrar sus largos días de verano.