Actualidad
Estilo contemporáneo

Una casa abierta a gran escala en Montoya

En Montoya, esta residencia construida en vidrio, madera y hormigón habla de un estilo contemporáneo donde se jerarquizan los espacios sociales y la interacción con el entorno.

10.01.2022 07:00

Lectura: 4'

2022-01-10T07:00:00
Compartir en

Fotos: Contraluz Fotografía

Con el nombre W House, esta residencia frente a la playa Montoya de La Barra, Maldonado, recibe toda la luz, el aire y los sonidos de su entorno a través de un frente completamente vidriado que le da paso a su interior. De estilo contemporáneo, alternando el vidrio con la madera y el hormigón como materiales principales, la estructura con forma de herradura se divide en tres niveles.

“La idea era hacer un proyecto de una casa para disfrutar en familia y amigos”, dice el arquitecto responsable de la obra José Luis André, cuyo estudio fue reconocido como el mejor estudio de arquitectura de lujo en el 2021 por los Luxury Lifestyle Awards de Nueva York.

Tomando como inspiración esa idea de recibir amigos, la estructura adquiere una forma particular. “La casa al frente tiene forma de herradura, intentando generar una gesto de bienvenida al huésped”, explica André. “Se intentó crear un interés estético visual a través de gestos simples, que causen sensaciones fuertes”. En ese sentido, los espacios comunes, como el living comedor, el parrillero, las galerías y el jardín, se diseñaron con grandes dimensiones.

Conectados al frente y al fondo por medio de amplias galerías techadas, se encuentran el acceso principal, el living comedor y el estar con la cocina integrada. También en ese nivel están los dos dormitorios de huéspedes en suite. En el piso superior, al que se llega por una escalera de madera y vidrio, se ubican la suite principal, tres dormitorios secundarios y una sala de estar, mientras que el nivel inferior está exclusivamente destinado al garaje para dos autos y depósito, conectado con las otras plantas a través de una escalera y un ascensor.

El color negro, el tono natural de la madera y el crudo, junto a las distintas tonalidades del verde por la gran presencia de plantas marcan la paleta. “Intentamos darle un toque de calidez a nuestras obras a través de la madera”, explica el arquitecto sobre el uso de este material, que se puede ver en numerosos espacios, como las escaleras, el parrillero y la cocina. Se usó lapacho en revestimiento de paredes por dentro y fuera de la casa. En cuanto al interior, y en sintonía con estos materiales, la decoración, a cargo de Masinfinito Casa, se caracteriza por su simpleza y los colores neutros.

En el exterior, las plantas en cada balcón son protagonistas del diseño. “Se le dio mucha importancia a la interacción del paisajismo con la arquitectura, por intermedio de grandes jardineras lineales en sus muy definidas ‘bandejas de hormigón’, así como también con grandes canteros a su alrededor”, aseguró André. El arquitecto y su estudio prestan, en todos sus proyectos, especial atención a la relación entre el interior y el exterior de la vivienda. “En verano es muy lindo poder abrir grandes ventanales y vincular e integrar las galerías exteriores a las áreas interiores. Es una buena forma de ampliar también el área social cuando hay mucha gente”.

En cuanto a la sustentabilidad, se buscó la ventilación cruzada y se proyectaron los aleros y las galerías de forma de optimizar el asoleamiento en las diferentes estaciones del año. La piscina (de 56 m2) y la galería principal con parrillero se ubicaron en el nivel intermedio y al fondo de la casa, “por resguardo del viento, mejor orientación y mayor intimidad”. Sin embargo, gracias a la gran cantidad de vidrio con la que cuenta la estructura, desde ese fondo también se puede ver el mar. “Es una casa de veraneo pero se disfruta todo el año por su cercanía a Montevideo, especialmente en tiempos de pandemia”, señaló André.