Mirador
MIRADOR | GASTRONOMÍA

Un paseo por los locales gastronómicos más elegidos de Carrasco

En una recorrida por el corazón de Carrasco, los jardines, los patios y las terrazas de los restó se convierten en los grandes protagonistas de la zona

22.04.2021
2021-04-22T07:00:00
Compartir en


Fotos: Lucía Durán

El otoño se está haciendo esperar y los mediodías soleados de abril invitan a un almuerzo al aire libre para descontracturar, al menos por un rato, la situación que se está viviendo con la pandemia. En una recorrida por el corazón de Carrasco, los jardines, los patios y las terrazas de los restó se convierten en los grandes protagonistas de esta ruta gastronómica.

Las medidas preventivas sugeridas por el Ministerio de Salud Pública son el denominador común de cada local, más allá de su propuesta gastronómica: hay dispensadores de alcohol en gel a disposición de cada cliente, separación entre mesas y el personal utiliza mascarilla en todo momento, al igual que los comensales cuando deben circular.

El duro pasaje que está viviendo el sector gastronómico se siente y se percibe. Los dueños y encargados de los restaurantes aluden a una baja de clientes y advierten que los espacios exteriores sin dudas son los preferidos por el público hoy.

La primera parada es en Obra, un estilo de mercado de comidas ubicado en la esquina de Cambara y Dr. Gabriel Otero, con tres propuestas tan variadas como exquisitas para disfrutar mañana, tarde y noche: Ola Poke, con una carta estupenda de comida hawaiana; Futuro Refuerzos, que incluye sándwiches de todo tipo 100% caseros, incluido el pan; y Café Valderrama, con opciones de brunch, almuerzo y delicias dulces. A esto se suma una barra de tragos, bebidas y variedad de cervezas para acompañar. El plus: un espacio interior muy amplio y un jardín al aire libre con mucho verde para disfrutar de la propuesta manteniendo los protocolos estrictos.

A unos pocos metros, sobre Divina Comedia, está La Madriguera Café, el punto de encuentro para compartir un almuerzo en un entorno relajado con un amplísimo jardín y mesitas bien distanciadas. Su punto fuerte es el aroma detrás de cada taza de café, así como sus exquisiteces caseras para almorzar o merendar.

Otra propuesta para disfrutar de ricos almuerzos es Hoy Te Quiero. La sucursal de Carrasco tiene vistas muy lindas a Sofitel y una amplia carta que incluye ensaladas, hamburguesas, sándwiches, pastas y pizzas gourmet. También cuenta con varias opciones veganas y buena pastelería. Sin dudas, su amplia terraza rodeada de verde es el espacio ideal para disfrutar de un mediodía. El encargado del local reconoce que es un momento difícil para la industria gastronómica debido a la merma de clientes que evitan asistir a sitios públicos. Sin embargo, "todo el personal de Hoy Te Quiero se esfuerza por brindar una mejor atención, incorporando medidas de higiene, control y prevención", asegura.

Bar Arocena es otro de los clásicos que no pasa desapercibido. Con casi 100 años de historia, el tradicional bar de la calle Arocena, reconocido internacionalmente por su majestuoso chivito -elogiado por referentes como Francis Mallmann o el estadounidense Anthony Bourdain- aprovechó los más de tres meses de puertas cerradas al comienzo de la pandemia para renovar el local y apuntar a un público más femenino y familiar. Además, incorporaron un deck en su zona exterior para ofrecer un espacio seguro al aire libre. "El público nos felicita por tener este cambio sin perder el alma que tanto nos enamora a todos; ese es el mayor halago que recibimos", cuenta su dueño. Además de su plato estrella, la propuesta es la de un bar clásico con incorporación de comida variada. Cuenta con un menú ejecutivo al mediodía y varios platos de minutas característicos.

A apenas unos pasos se encuentra Almacén de Pizzas. Además de las pizzas, la especialidad de la casa, la carta tiene variedad de carnes, pescados, pastas y ensaladas, y un menú especial sin gluten. Cuenta con dos áreas al aire libre: una terraza ubicada en el frente y un patio exterior al fondo del local, donde pasar un lindo momento en familia o con amigos.

Justo a la vuelta, detrás de Sofitel, está La Peatonal, un jardín cervecero con amplia carta de tragos clásicos y de autor y cervezas tiradas de distintas variedades. El menú está siendo renovado y se destaca el lomo con verduras salteadas, las croquetas de jamón crudo y la milanesa con puré casero. Su dueño cuenta que con la pandemia decidió poner en marcha una idea que ya venía dando vueltas en su cabeza desde un tiempo atrás: abrir los mediodías y ampliar el público objetivo, de manera que sea un espacio para recibir tanto a jóvenes como familias.

Por último, a unos poquitos pasos, Nona acerca una propuesta 100% gluten free de almuerzos y cafetería en un entorno íntimo de muy cuidada decoración. Los colores pasteles, vajilla pintoresca y aires románticos hacen de este lugar un sitio realmente encantador. "La nona es celíaca y de ahí surge la idea de que toda nuestra carta sea gluten free. Es la única forma de asegurar que no exista contaminación cruzada", explica su propietario, mientras cuenta que a pesar del duro momento que atraviesan han apostado a mantener todo el equipo para tenderse "una mano entre todos". La sofisticación de su carta hace que cada plato sea una explosión de sabores frescos y naturales. El preferido por los clientes es la milanesa acompañada de puré, fritas o ensalada. Como postre o para acompañar el café, la carrot cake y el alfa brownie se roban todos los aplausos.