Cultura
La musa de Tarantino

Uma Thurman cumple 50 años y así fue su carrera

Fuera de los estereotipos de Hollywood, la actriz se ha reservado un sitio de privilegio en la historia del cine

26.04.2020 06:00

Lectura: 9'

2020-04-26T06:00:00
Compartir en

Musa de los 90. Y, en especial, de Quentin Tarantino, que concibió toda una historia para ella, Kill Bill, donde encarnó a Black Mamba (Mamba Negra), la novia que regresa de la muerte para vengar su propio asesinato.
Uma Karuna Thurman nació en Boston, en el estado de Massachusetts (Estados Unidos), el 29 de abril de 1970. Sus raíces se hunden en diferentes lugares y culturas del mundo: su abuelo materno era alemán y su abuela, sueca, de ascendencia danesa y alemana. Su padre, que nació en Nueva York, tiene orígenes ingleses, escoceses, irlandeses y alemanes. Uma, nombre que refiere a una deidad hinduista, vino al mundo en el seno de una familia poco convencional y con una mente abierta e internacional.

Su madre, Nena Thurman, era una modelo que regentaba un lugar de retiros en la montaña. Su padre, Robert Thurman, un conocido profesor y académico budista. La niña creció en una casa a la que el Dalai Lama, el máximo representante del budismo tibetano, acudía de visita ocasionalmente. La familia se trasladaba con bastante asiduidad, lo que sumado a su nombre exótico y un entorno familiar un poco excéntrico, hizo que la joven Uma pasase momentos incómodos y solitarios durante su adolescencia.

Cuando tenía 15 años se trasladó a Nueva York para cursar la secundaria y probar suerte en el mundo del modelaje, mientras aspiraba a convertirse en actriz. Sus primeros papeles llegaron a finales de los años 80. Su primer trabajo cinematográfico como protagonista fue Kiss Daddy Goodnight (1987), un thriller de bajo presupuesto dirigido por Peter Ily Huemer, en el que también tenía un pequeño papel otro actor de la casa Tarantino, Steve Buscemi. Un año más tarde dio vida al personaje de Venus, que aparecía como la pintó Boticelli, en Las aventuras del Baron Munchausen, de Terry Gilliam, y formó parte del elenco de Relaciones peligrosas, drama de época dirigido por el británico Stephen Frears. En 1990 protagonizó Henry y June, basada en el homónimo libro de memorias de Anaïs Nin sobre la relación que mantuvo con el escritor Henry Miller y su esposa June, participación por la que recibió el reconocimiento de la crítica. Parecía iniciarse una década interesante.

Interpretó a una mujer ciega en Testigo clave (1992) en un policial junto a Andy García, y compartió cartel con Richard Gere y Kim Basinger, dos sex symbols del momento, en Deseo y decepción, drama neonoir erótico que tenía todo para ser un éxito. El filme acabó vapuleado por la crítica y recibió tres nominaciones a los Razzies, también conocidos como los anti-Oscar, que se entregan la noche previa a la ceremonia de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood. La mala racha continuó un tiempo más. El afamado realizador independiente Gus Van Sant la eligió para protagonizar Las mujeres también se ponen tristes (1993), otro filme prometedor que resultó un fracaso en términos de crítica y público, y por el que Thurman fue nominada como Peor actriz en los Razzies.

Ese mismo año protagonizó la comedia Una mujer para dos nada menos que junto a Robert De Niro y también fue otro fiasco. Para completar la jugada, realizó una prueba para el protagónico de Aryan Papers, de Stanley Kubrick (basada en la excepcional novela Mentiras en tiempos de guerra, de Louis Begley), pero la película nunca llegó a rodarse. Lo que sí llegó, en cambio, fue un guion escrito por quien era considerado el enfant terrible del nuevo cine estadounidense, el director Quentin Tarantino.

El año: 1994. La película: Pulp Fiction (o Tiempos violentos). El papel: el de Mia Wallace, la esposa del jefe mafioso Marsellus Wallace. Por su trabajo, fue nominada al Oscar como Mejor actriz de reparto. Su estampa de pelo negro y cerquillo, fumando en la penumbra, recostada en la cama junto con una novela pulp y un arma de fuego compone uno de los afiches más populares de la cinta, y del cine en general. Algunos años después, con otros papeles ya a sus espaldas, incluyendo fracasos como Batman y Robin (1997), la actriz volvió a reunirse con Tarantino -quien se dice que estaba obsesionado con ella- para rodar Kill Bill, que escribió especialmente para la actriz, y que finalmente se exhibió en dos entregas, en 2003 y 2004. Desde entonces, la imagen de Thurman en ropa deportiva amarilla blandiendo una katana forma ya parte de la historia del cine.

Una vida de perfil discreto. En 2018, Thurman abrió al público un episodio gris de su vida relacionado con su trabajo como actriz. En plena efervescencia del movimiento Me Too, reveló que ella también había sido atacada sexualmente por Harvey Weinstein, productor de varias películas de Tarantino. Weinstein, recientemente condenado a 23 años de cárcel por dos agresiones sexuales, se propasó con la actriz en la habitación de un hotel en Londres, según declaró ella hace un par de años.

En el terreno personal, Thurman mantiene un perfil generalmente discreto. La actriz estuvo casada con el actor Ethan Hawke, desde 1998 a 2004, con quien tuvo a dos de sus tres hijos. Ambos se conocieron en 1997, durante el rodaje de la película Gattaca, de Andrew Niccol. Un año después se casaron y tuvieron a su primera hija, Maya Thurman-Hawke, que ha seguido los pasos de sus padres en el mundo de la interpretación.

En 2002 nació su segundo vástago, Levon Thurman-Hawke. Este era el primer matrimonio para el actor, pero no el primero para la actriz, que estuvo casada con el también actor, director y productor británico Gary Oldman durante 11 meses, entre 1990 y 1992, cuando ella rozaba la veintena.

El matrimonio formado por Thurman y Hawke fue de los más influyentes y queridos en Hollywood hasta que los rumores comenzaron a hacer mella en la imagen de la pareja. Diferentes fuentes apuntaban a la dificultad para conciliar la vida profesional y familiar, lo que comenzó a erosionar la relación. En 2003, la pareja decidió separarse y un rumor de infidelidad corrió como pólvora en revistas y diarios sensacionalistas. Supuestamente Hawke había sido infiel a Thurman con la niñera de sus hijos en Canadá. En 2005 formalizaron el divorcio y tres años más tarde, Hawke contrajo nupcias con la niñera, Ryan Hawke, con la que sigue casado y tiene otros dos hijos.

A Thurman se le conocieron dos relaciones importantes posteriores: el hotelero André Balazs, presidente y director ejecutivo de André Balazs Properties, y el multimillonario y financiero británico nacido en Francia Arpad Busson, con quien mantuvo una relación de 2007 a 2014. Con este último estuvo comprometida en dos ocasiones, pero nunca llegaron a pasar por el altar. Con el financiero tuvo otra hija, Luna, por cuya custodia, que obtuvo Thurman, ambos batallaron durante más de una semana en la Corte Suprema de Manhattan. En cierta ocasión, Vanity Fair quiso consultarle sobre sus divorcios. Ella respondió: "Le debemos a nuestros hijos no crear demasiados problemas, ellos no pidieron esto, así que no tienen por qué oír historias sobre eso".

Cuatro (más uno) imperdibles de Uma

Por Juan Andrés Ferreira

RELACIONES PELIGROSAS

Basada en una de las obras clave del siglo XVIII literario de Francia, la novela epistolar de Pierre Choderlos de Laclos del mismo título, dirigida por el realizador británico Stephen Frears y ganadora de tres premios Oscar. La película se ambienta en 1760 y orbita en torno a las tensiones, los enredos, las intrigas, los engaños y los asuntos no resueltos de un grupo de aristócratas franceses. Retrato del lujo y la vulgaridad, el filme está cargado de seducción y erotismo, y cuenta con un elenco de notables que incluye a Glenn Close, John Malkovich, Michelle Pfeiffer, Keanu Reeves y Uma Thurman, que se destaca en el papel de la cándida Cécile de Volanges

GATTACA, EXPERIMENTO GÉNETICO

Este filme de ciencia ficción escrito y dirigido por Andrew Niccol, autor del guion de The Truman Show, es una distopía transhumanista ambientada en un futuro impreciso donde la ingeniería genética establece las diferencias entre las clases sociales. El título, Gattaca, refiere a un centro de estudios e investigación espacial al que solo acceden aquellos que tienen un capital genético adecuado, establecimiento al que Vincent Freeman (Ethan Hawke) accede suplantando la identidad de un aspirante a astronauta que quedó paralítico (Jude Law). Thurman interpreta a Irene Cassini, una femme fatale que trabaja en el centro y se convierte en el interés amoroso del protagonista. Papel secundario pero con luz propia.

PULP FICTION.

El papel de Mia Wallace es uno de los más importantes de su carrera. Le valió el reconocimiento mundial y nominaciones al Oscar, los Globos de Oro y los BAFTA. Sin embargo, al principio ella lo rechazó, al contrario de Isabella Rossellini, Meg Ryan, Daryl Hannah, Joan Cusack y Michelle Pfeiffer, que audicionaron para interpretar al personaje. Desesperado por contar con ella en ese papel, Quentin Tarantino terminó leyéndole el guion por teléfono. Y, bueno, el resto de la historia está allí, en la pantalla, con Mia y Jules (John Travolta) protagonizando una icónica escena de baile como parte de una noche con diálogos exquisitos, música de Chuck Berry, Coca Cola con vainilla, silencios incómodos, chistes malos y una jeringa llena de adrenalina.

KILL BILL (1 y 2)

Aquí es La Novia, Beatrix Kiddo, cuyo nombre de guerra es Black Mamba, una asesina que es traicionada por sus antiguos compañeros del Escuadrón Asesino Víbora Letal. Durante el ensayo de su boda con Bill, La Novia, que además estaba embarazada, es brutalmente atacada, dada por muerta y enterrada viva. Cuando nadie la espera, Beatrix regresa con sed de venganza. Kill Bill es un prodigioso juego de estilos que abarca y mezcla distintos géneros y subgéneros cinematográficos, desde el spaghetti western y el animé, pasando por las películas de artes marciales de Hong Kong. El trabajo de Thurman es superlativo.

Bonus: La casa de Jack, la retorcida película de terror psicológico de Lars von Trier. Thurman tiene un breve papel como una de las víctimas del despiadado asesino en serie que interpreta Matt Dillon.