Gastronomía
Gastronomía | Almacén de etiquetas

Tres espumosos best-value del mercado

Recomendaciones de espumosos para brindar en estas fiestas

18.12.2020 07:00

Lectura: 4'

2020-12-18T07:00:00
Compartir en

Por Marcela Baruch Mangino

Se le dice champagne al vino espumoso natural elaborado exclusivamente en la zona de Champagne, Francia, bajo el método tradicional (antes conocido como champenoise). Allí, la burbuja se produce por una segunda fermentación del vino en la botella. En Uruguay, a estos vinos se los conoce como espumosos y al mismo método se le llama tradicional.

Salentein Extra Brut
El vino espumoso natural bajo el método tradicional se crea al fermentar en la misma botella que sale al mercado, un vino base al que se le agrega licor de tiraje (mezcla de azúcar y levaduras). Se produce entonces una segunda fermentación, por la que se genera gas carbónico (burbujas). Después de 12, 24 o más meses, dependiendo de lo que el enólogo busque, se destapa la botella y se agrega un licor de expedición (mezcla de vino y azúcar) que determina su tipo: cero dosage (sin azúcar agregado), brut nature (7 gramos de azúcar por litro), extra brut (11 g de azúcar por litro), brut (15 g por litro), demi sec (entre 15 y 40 g por litro), dulce (más de 40 g por litro).
Este Extra Brut de Salentein, de color rosa pálido, burbuja fina y delicada, tiene un sabor fresco, que recuerda a los cítricos, quizás porque está elaborado con 65% chardonnay y 35% pinot noir (las cepas insignia del champagne), que provienen de viñedos en el Valle de Uco, una de las zonas más frías de Mendoza. Cada 100 metros sobre el nivel del mar la temperatura baja un grado, y estas uvas provienen de plantas ubicadas a entre 1.050 y 1.700 metros de altura. Esto permite a esta zona cálida de Argentina obtener vinos con mayor acidez, que se traduce en frescura. Beber a 7º C.


Precio: 650 pesos.


Castelar Extra Brut
En los últimos años, en Uruguay se ha trabajado para que el consumo de espumosos no se dé únicamente en épocas de fiestas. Y aunque sigue siendo el momento en el que más se venden burbujas, el segmento creció considerablemente junto con la oferta. A comienzos de la década de 2000 Castelar fue una las puntas de lanza de este movimiento. Asesorada por uno de los enólogos más prestigiosos de Champagne, Pierre Yves Harang, chef de cave de GH Mumm, la familia Deicas comenzó a elaborar un espumoso bajo el método tradicional, pero, en vez de utilizar las tradicionales chardonnay y pinot noir, en este caso se elabora con chardonnay y 10% de viogner. Como resultado, obtienen un espumoso delicado que funciona tanto como aperitivo como en la mesa con ensaladas o mariscos. Los espumosos naturales no son vinos de guarda, es decir, en general, una vez que se decide su salida al mercado (que puede llevar años o décadas) no mejoran con el tiempo como algunos tintos. Sin embargo, el Castelar fue concebido para envejecer de forma elegante, por lo que sorprende descorchar algunas botellas antiguas que mantienen aún mucha frescura. Beber a 12º C -a diferencia de la creencia popular, la mayoría de los espumosos no se consumen helados, pues el frío enmascara sus aromas-.

Precio: 640 pesos.


María Zarranz Extra Brut
Destacada por su elaboración de vinos finos, la bodega Varela Zarranz creó el primer María en el año 2007. En el camino los asesoró el enólogo uruguayo radicado en Brasil Alejandro Cardozo. Este profesional se especializó en la elaboración de espumosos en la zona del valle de los viñedos en Río Grande del Sur, una región que en Uruguay se conoce poco, pero en la que se producen burbujas que compiten en calidad incluso con grandes marcas francesas. Allí elabora su propia marca, Estrelas do Brasil, y aquí fue el referente de consulta en este crecimiento del segmento en el país. 

María Zarranz es hoy una gama de productos, con un brut nature y demi sec. Además, la bodega elabora dos Grand Cuvée, blanco y rosado. Este extra brut es un espumoso natural elaborado bajo el método tradicional con un vino a base de uvas proveniente de los viñedos de la familia en Suárez, en Canelones. Es un blend de chardonnay y viogner, con un porcentaje menor de marsanne y bourboulenc, que tomado helado, a 6º C, resulta muy refrescante. Esta es una burbuja ideal para el aperitivo, que acompaña bien quesos blancos, tomates y ensaladas aderezadas simplemente con aceite de oliva y limón.
Precio: 630 pesos.