Gastronomía
Sabores para compartir

Steffi Rauhut: “En mi libro quiero resaltar la alegría de cocinar”

La comunicadora y modelo Steffi Rauhut presentó Sabores para compartir, un libro que compendia 60 recetas sencillas de su repertorio

01.04.2022 07:00

Lectura: 9'

2022-04-01T07:00:00
Compartir en

Por Marcela Baruch Mangino

Steffi Rauhut nació en el universo gastronómico a través de las redes, su cuenta en Instagram Not only salad tiene casi 71.000 seguidores. No obstante, su formación es académica, estudió primero en el Instituto Crandon y después en Francia. Durante años combinó modelaje y fotografía con la elaboración de mesas dulces y tortas de bodas, hasta que en 2015 dio un vuelco a su carrera creando el blog Not only salad. Allí demostró que su vida no son solo ensaladas, si no un crisol de recetas concebidas para compartir con amigos y en familia. Este trabajo hoy se compila en el libro Sabores para compartir, recientemente publicado bajo el sello Grijalbo. “En mi libro quiero resaltar la alegría de cocinar y creo que lo logramos a través de los retratos, de una forma muy natural”, cuenta. “Es un trabajo que tomó tres años pero tiene recetas de mucho tiempo atrás, resume mi recetario ideal, casi todas las fotografías son mías, salvo los retratos y algunas recetas que son de Sabrina Srur”. 

En 136 páginas ofrece recetas y consejos para todas las ocasiones, redactadas en un lenguaje muy simple, distribuidas en seis capítulos: básicos —masas, cremas y baños que se usan a lo largo del libro—, a la hora del té, picadas, recetas saladas, frescas tentaciones y postres. “Usé ingredientes simples, fáciles de encontrar y, en general, poco costosos”, agrega la autora.

Entre sus preparaciones favoritas, Rauhut recuerda el budín de limón que es una de las recetas estrellas del blog y el tartar de salmón, porque “tiene una mezcla de sabores espectacular, con mango, marinado, es de los pocos platos de ingredientes exóticos que tiene el libro”, comentó. 

Foto: Sabrina Srur

Foto: Sabrina Srur

Sabores para compartir, Steffi Rauhut. Grijalbo, 2021, 139 páginas, 1.390 pesos.

Galletitas de parmesano y hierbas

“Cuando armo picadas me encanta agregar galletitas saladas. Esta versión tiene una composición similar al shortbread, una masa crocante y mantecosa que resulta muy tierna deshaciéndose en la boca”.

Porciones: aprox. 30 unidades. Elaboración: 5 minutos más 30 minutos de frío. Cocción: 12 minutos por tanda.

Ingredientes

1 y 1/4 taza de harina 0000

1 taza de queso parmesano rallado grueso

2 cdas. de hierbas secas picadas: romero y tomillo, por ejemplo

1/2 taza / 100 g de manteca a temperatura ambiente

Preparación

Poner la harina, el queso y las hierbas en el bol de la procesadora con el accesorio para masas. Agregar la manteca en pedazos y procesar hasta que se forme una masa. Si la masa no se forma tras un minuto, agregar un poquito de agua y procesar nuevamente.

Rodar la masa con las manos para terminar de uniformizar y estirar entre dos pedazos de film hasta que tenga aproximadamente 4 milímetros de espesor. Marcar la masa con el cortante de galletitas, pero sin cortar aún. Esto ayuda a colocar las hojitas de hierbas frescas en el centro de cada galletita y maximizar el espacio de la masa. Colocar las hojitas, cubrir con papel film y pasar por encima suavemente con el palote dos o tres veces para pegarlas bien a la masa. Refrigerar por 30 minutos y precalentar el horno a 180 ºC.

Sacar la masa de la heladera, cortar las galletitas y acomodarlas en una asadera para horno sin enmantecar. Juntar la masa restante, estirar y volver a enfriar para reutilizar.

Hornear por 10 a 12 minutos o hasta que los bordes comiencen a dorarse. Enfriar sobre la rejilla y conservar a temperatura ambiente en un envase hermético.

Opcional: hojas frescas de hierbas para decorar, por ejemplo, romero, tomillo, estragón, salvia, orégano, perejil, albahaca.

Galette de cebollas caramelizadas, calabacín y queso

“Una galette vendría a ser una tarta que prescinde de molde para cocinarse. Se arma extendiéndose la masa sobre una asadera, esparciendo el relleno en el centro y dejando los bordes libres para doblarlos delicadamente hacia adentro para abrazar los ingredientes”. 

Porciones: 8. Elaboración: 30 minutos. Horno: 35 minutos

Ingredientes

1/2 calabacín chico

3 cebollas coloradas

300 g de queso colonia

1 y 1/4 taza de harina integral

1/2 taza + 1 cda. de harina blanca

2 cdas. de harina de maíz

1/2 cdta. de sal

2 cdas. de manteca

2 cdas. de aceite de oliva

Agua fría, cantidad necesaria, 1/2 taza aprox.

Preparación

Pelar el calabacín, cortar en fetas de aproximadamente 2 cm de espesor. Cocinar a fuego bajo con un poco de aceite de oliva en una olla de fondo grueso tapado. Esperar que doren de un lado y después darlas vuelta para que doren del otro. Esto también puede hacerse al horno.

Retirar las fetas del calabacín de la olla y cocinar ahí mismo, a fuego mínimo, las cebollas peladas, cortadas al medio y en rodajas finitas. Dejar cocinar con la olla semitapada, revolviendo cada tanto con cuchara de madera hasta que estén tiernas y caramelizadas.

Mientras, preparar la masa en la procesadora con las harinas, la sal, la manteca y el aceite de oliva. Incorporar de a poco el agua fría con la máquina andando y apagar cuando se forme una bola. Dejar descansar 30 minutos para que el estirado sea más fácil.

Rallar el queso o cortarlo en cubos, lo que se prefiera.

Precalentar el horno a 190 ºC, estirar la masa en forma redonda y pasar a una asadera grande. Esparcir en el centro capas de queso, calabacín y cebolla. Cerrar la galette doblando la masa de los bordes hacia adentro, pero sin cubrir todo el relleno.

Llevar al horno por 35 minutos o hasta que la masa se haya cocido y esté bien dorada.

Foto: Steffi Rauhut

Foto: Steffi Rauhut

Torta crocante de almendras, dulce de leche y banana

“Hace años, buscando recetas, me topé con una idea similar a esta torta y quedé fascinada. Una torta que no tiene nada de harina, en la que destaca una base de merengue con frutos secos incorporados”.

Porciones: 12. Elaboración: 50 minutos. Horno: 30 minutos

Ingredientes 

Para la base

4 claras a temperatura ambiente

1 y 1/2 taza de azúcar impalpable tamizada

3/4 taza de almendras procesadas hasta hacer harina

3/4 taza de maní sin sal picados groseramente

Para el relleno

400 g de dulce de leche

2 bananas verdes, no maduras

1 y 1/4 taza crema de leche fría

3 cdas. de azúcar impalpable

1 cdta. extracto de vainilla

60 g de chocolate semiamargo picado o praliné

Preparación

Precalentar el horno a 160 ºC. Empapelar el fondo de un molde desmontable de 24 centímetros y enmantecar los lados. Batir las claras a velocidad baja hasta que empiecen a espumar (30 segundos), luego aumentar la velocidad a media/alta y batir hasta que se formen picos firmes (1 minuto más). Aumentar la velocidad al máximo e incorporar el azúcar impalpable, una cucharada por vez. Batir hasta que el merengue esté firme y bien brillante. Agregar la vainilla y batir unos segundos.

Incorporar la harina de almendras y el maní picado haciendo movimientos envolventes con una espátula. Esparcir la mezcla uniformemente en el molde preparado y hornear a media altura por 25/30 minutos. 

Enfriar por completo en el molde. Esparcir el dulce de leche sobre la base de merengue y enfriar 2 o 3 horas para que tome consistencia. Desmoldar la torta y colocar sobre una fuente.

Cortar las bananas en fetas de 1/2 centímetros y esparcirlas sobre el dulce de leche. Poner en un bol la crema de leche fría, el azúcar impalpable y la vainilla. Batir hasta punto chantillí y esparcir sobre las bananas con manga o espátula. Decorar con el chocolate o el praliné picado. Refrigerar hasta el momento de servir.

Consejos:

- Recomiendo que el dulce de leche esté a temperatura ambiente al momento de esparcir, a fin de no romper la base delicada de merengue.

- La harina de almendras puede ser comprada o hecha en casa. Si van por esta última opción, basta con procesarlas, con cáscara o peladas, hasta lograr un polvillo. Si quieren una harina mucho más fina, les recomiendo pelar las almendras poniéndolas un minuto en agua hirviendo y luego frotándolas con repasador para desprender la cascarilla. Antes de procesar las almendras peladas esperen a que se sequen bien al sol, en horno bajo o simplemente sobre la mesada, porque, de otro modo, se formaría una pasta por exceso de humedad.

Alfajores de galletitas con chispas de chocolate

“Cuando me dan ganas de hacer alfajores, esta es una de mis recetas favoritas”.

Porciones: 16 unidades. Elaboración: 35 minutos. Horno: 11 minutos por tanda

Ingredientes

1 taza / 200 g de manteca a temperatura 

ambiente

1 taza / 200 g de azúcar rubia

2/3 taza / 130 g de azúcar blanca

2 huevos

1 y 1/2 cdta de bicarbonato

1 y 1/4 taza / 200 g de chispas de chocolate

1 kg aprox. de dulce de leche repostero 

para el relleno

Para el baño

200 g de chocolate semiamargo

1 taza / 100 g de nueces tostadas picadas grueso

Preparación

Precalentar el horno a 180 ºC. Batir la manteca e ir agregando de a poco los dos tipos de azúcar. Incorporar los dos huevos de a uno por vez, luego la vainilla. Cernir juntos la harina y el bicarbonato. Bajar la velocidad de batido al mínimo y agregar en tres tandas a la preparación. Agregar las chispas de chocolate con espátula.

Colocar la masa de a cucharadas sobre asaderas, formando montoncitos parejos y separados entre sí por 5 cm. La masa tiene suficiente manteca y no es necesario engrasar la asadera. Con una espátula chata van a salir perfectos.

Hornear cada tanda a media altura en el horno por 9 a 11 minutos o hasta que estén ligeramente doradas. Las galletitas con bicarbonato se hinchan en el horno y luego bajan, formando un craquelado en la superficie. El momento ideal para sacarlas del horno es cuando bajaron y adoptaron el look característico.

Dejar enfriar sobre la rejilla y rellenar con dulce de leche, con la ayuda de una cuchara o manga. Derretir el chocolate a media potencia en el microondas o a baño maría y filetear sobre los alfajores rellenos. Antes de que el chocolate endurezca espolvorear con nueces. Guardar dentro de un envase cerrado, en la heladera.