Cultura
Novedades editoriales

Siete lecturas muy recomendadas

La impresionante colección de cuentos de Edier Rodríguez, maestra del relato breve. El ambicioso y deslumbrante dispositivo narrativo de Valeria Luiselli. Reseñas y crónicas de la gran Lorrie Moore. Reflexiones de Cicerón sobre el arte de envejecer. Y desde Uruguay: un didáctico manual para músicos emprendedores, de Gabriel Turielle; la última novela de Jorge Chagas, que apela a elementos fantásticos para relatar episodios reales; y el sorprendente debut de Rafaela Lorente.

06.02.2021

Lectura: 8'

2021-02-06T07:00:00
Compartir en

Un corazón demasiado grande, de Eider Rodríguez

Este volumen contiene relatos de su libro homónimo, premio Euskadi de Literatura, junto con una selección de sus mejores cuentos publicados con anterioridad (algunos traducidos al español por la misma autora). Maestra de la narrativa breve, Rodríguez (Rentería, 1977) explora principalmente la porosidad de ciertas fronteras: lo que separa y lo que une lo racional y lo visceral, lo real y lo fantástico, el bien y el mal. Con estilo sosegado, descarnado, y diálogos que a menudo dicen más de lo que muestran en su superficie, provoca extrañeza e inquietud. Hay una mujer que debe cuidar a su exmarido enfermo; hay una madre y una hija que asisten a la fiesta de cumpleaños de una niña que sobrevivió a un incendio; hay una historia de infancia y adolescencia en País Vasco; y hay finales incómodos y demoledores.

Literatura Random House, 288 páginas, 590 pesos

 

Desierto sonoro, de Valeria Luiselli

Matrimonio en crisis, de viaje, en coche, con sus dos hijos pequeños (cada uno de uniones anteriores). Marido y mujer son documentalistas sonoros. Entre ellos, apenas se hablan. Cada uno trabaja en su propio proyecto. Él sigue los rastros de la última banda apache en rendirse a Estados Unidos. Ella busca indagar en la realidad de los niños que atraviesan la frontera sur del país en busca de asilo. La tercera novela de Luiselli (Ciudad de México, 1983), que sorprendió desde su debut en 2011 con Los ingrávidos, es un artefacto literario ambicioso e inusual, un modelo perfectamente ensamblado, hecho de intertextualidad, paisajes geográficos y emocionales, ofreciendo un retrato del tejido sonoro, social, político y espiritual de la realidad contemporánea. Con idas y vueltas por los laberintos del tiempo y el espacio, esta es la historia de una familia, también de un país, también de un continente.

Sigilo, 480 páginas, 980 pesos

 

Manual de supervivencia para músicos emprendedores, de Gabriel Turielle

Para el músico, emprendedor y gestor cultural uruguayo Daniel Turielle, fundador del sello discográfico y agencia artística Contrapedal y del portal mentoriamusical.com, la carrera musical es "un viaje personal de autoconocimiento en el que uno va descubriendo el universo y creando su propio destino". El camino, advierte, no es fácil, pero la perseverancia ofrece recompensas. Partiendo de esta visión, el productor e impulsor de proyectos como Max Capote, Dani Umpi y Franny Glass ofrece un didáctico manual en el que puede encontrarse un poco (y mucho) de todo sobre el arte y el negocio de la música, desde consejos para tocar en vivo a una guía de cómo funcionan los derechos de autor. Entre apuntes biográficos, personales y profesionales, confesiones y reflexiones, consejos prácticos y esenciales, Turielle aborda las diferentes etapas y procesos y fenómenos que, en una compleja red de interrelaciones, derivan en la concreción de un producto artístico.

Estuario, 288 páginas, 500 pesos

 

A ver qué se puede hacer. Ensayos, reseñas y crónicas, de Lorrie Moore

Moore lo cuenta en el prólogo. El título no es un alarde sino una instrucción que recibía con casi cada nota que le enviaba Robert Silvers, editor de The New York Review of Books, junto con los libros a reseñar. Aunque no solamente hay literatura en esta antología, que va de 1983 a 2017. Moore (Nueva York, 1957), para quien las reseñas son prácticamente un tipo de escritura autobiográfica, despliega su pensamiento y sus observaciones con ese estilo tan propio, hecho de imágenes sugerentes y frases que son como invitaciones a bailar. Lúcida, sensible, y también ácida, agridulce y muy divertida, la autora de Autoayuda y ¿Quién se hará cargo del hospital de ranas? comparte análisis y reflexiones sobre películas y cineastas, sobre series como True Detective, Top of the Lake y O.J.: Made in America, sobre narradoras como Joyce Carol Oates, Clarice Lispector y, por supuesto, Alice Munro, su maestra.

Eterna Cadencia, 512 páginas, 1.090 pesos

 

El arte de envejecer, de Cicerón

"Si buscas una idea nueva, lee un libro viejo". La frase, atribuida a Iván Pávlov, bien podría resumir el espíritu de esta colección de la editorial Koan titulada Sabiduría clásica para lectores modernos, que reúne, en pequeños libros, textos de autores como Séneca (El arte de mantener la calma) y Epicteto (El arte de ser libre), además de Cicerón, con El arte de envejecer y El arte de cultivar la verdadera amistad. Presentados con nuevas traducciones -especialmente adaptadas para estos tiempos-, con introducción, notas y una selección de lecturas recomendadas de Philip Freeman, autor de Cómo gobernar un país. Una guía antigua para políticos modernos -que hace accesible el pensamiento del estadista y orador romano, cuya lectura parecía reservada para pocos-, este tratado aborda, de manera directa y elocuente, los temores a envejecer y argumenta por qué son muy exagerados o sencillamente errados.

Koan, 112 páginas, 390 pesos

 

Debimos ser felices, de Rafaela Lahore

"Antes de que yo naciera, mi madre ya había escrito una nota de suicidio". La narradora encuentra la carta de su madre, que aún vive, mientras revisa una vieja libreta en un apartamento en Montevideo. "Mamá, mirá lo que encontré".

Así arranca la primera novela de Rafaela Lahore (Montevideo, 1985), periodista uruguaya radicada en Santiago de Chile desde hace cuatro años. Debimos ser felices se publicó primero en Chile, en 2020, a través de la editorial Montacerdos, tras obtener el premio Mejores Obras Literarias del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio en la categoría inédita.

No es fácil sostener un comienzo como este. La buena noticia es que Lahore hace más que eso. Bastante más. Hecha de sutiles fragmentos que ocupan un párrafo (o unos pocos párrafos) por página, de pequeños actos que el tiempo recobra y resignifica, de imágenes que vuelven a pasar por el corazón reclamando atención, cuenta la historia de tres generaciones de mujeres -la abuela, la madre, la hija- y sus circunstancias. Y de este modo, en apariencia sencillo, con delicadeza y precisión, dispensa escenas y momentos de una encantadora intensidad poética (algún fragmento, de hecho, adquiere la forma de un poema).

Como piezas de un puzzle que se adivina interminable, los breves fragmentos van presentándose página a página, párrafo a párrafo, en el ensamblado de una historia que, vale decir, procede de otras historias, y contiene otras tantas dentro. Es febrero y ya está aquí una de las novelas del año. 

Criatura, 156 páginas, 490 pesos

 

El Pardejón, la novela de Fructuoso Rivera, de Jorge Chagas

Está Eustaquio Santos, el hombre sin mote, el soldado fiel de Don Frutos, el que lleva a cuestas el cuerpo inerte e insepulto de su líder dentro de un barril de aguardiente. Y están sus recuerdos. Y también está Fructuoso Rivera, Don Frutos, el primer presidente de la naciente República, el líder y el caudillo, el traidor y el asesino de indios, el Pardejón. Y también están sus recuerdos, provenientes del más allá.

Como lo hiciera en Gloria y tormento, la novela que registró el paso por la vida de José Leandro Andrade, la primera estrella de fútbol global, Jorge Chagas logra con enorme habilidad apelar a elementos fantásticos para relatar episodios reales. Sería fácil a priori encarar un libro sobre Don Frutos: se lo puede ensalzar en su bravura, sus dotes de liderazgo, su incuestionable habilidad y su condición de héroe nacional (que lo es, más allá de lo que puedan decir sus detractores), como se puede hacer foco en su sinuosidad, su oportunismo, sus laxas convicciones sobre lo legal y el eterno mote de traidor. La imperfección de su persona, sus claroscuros, lo hacen mucho más humano y terrenal, alejado de los mármoles -muchas veces labrados en hipocresías- destinados a los próceres. Acá se lo baja a tierra a tal punto que relata sus amoríos a la vez que resalta su eterno amor a Doña Bernardina.

"Ha dicho una gran verdad, compadre Santos. Si hay algo peligroso en este mundo son los soñadores. ¿Sabe por qué? Porque siempre buscan lo imposible", cuenta Don Frutos, sumergido en un barril de alcohol, desde más allá del plano de los vivos.

Fin de Siglo, 156 páginas, 420 pesos