Personajes
Como para que entendamos todos

Rocío González, una youtuber uruguaya que habla de economía y geopolítica en la red

Desde su canal de YouTube, una joven estudiante de periodismo se mete en asuntos a veces complejos y los analiza y explica de manera sencilla, amable y entretenida

30.05.2021

Lectura: 11'

2021-05-30T07:00:00
Compartir en

Por Juan Andrés Ferreira

Habla de manera pausada y no recurre a una edición acelerada como puede verse en muchos videos de youtubers. Casi no usa gráficos. Tampoco incluye ambientación musical o efectos sonoros demasiado sofisticados. El escenario donde graba los videos es su propio dormitorio. Y se nota. Una parte de la cama, la biblioteca y el ropero entran en cuadro. "Apoyo mi celular en la mesita de luz, enciendo la luz del techo y la lamparita de la mesa, lo que me da una buena iluminación", cuenta. "Básicamente lo hice así porque es como mejor me daba la luz y como mejor podía poner el celular. Obviamente cuido que el fondo quede prolijo, que no esté nada tirado ni desordenado", resume. Y, en buena medida, es eso lo que Rocío González, estudiante de periodismo de 20 años, hace con los videos que sube a su canal: intenta presentar temas que le interesan de la manera más sencilla posible.

Y esos temas pueden ser las manifestaciones populares en Colombia, la violencia sexual ejercida sobre las mujeres, el verdadero poder de la realeza en Inglaterra, la erotización de las estrellas adolescentes, el asesinato de Daunte Wright, o la mutilación genital femenina en algunos países de África. Su video más popular sigue siendo el que explica y analiza las acciones de GameStop en Wall Street a raíz de las publicaciones en Reddit. "Te cuento todo lo que necesitás saber sobre la bolsa de valores, las compras cortas y Melvin Capital", anuncia en la descripción del video. Un mensaje similar fue el que dejó desde su cuenta en Twitter (@rociogonzalezy), lo que derivó en que centenares (y luego miles) de usuarios se acerquen a su canal, AnaliZando, en cuyo cabezal se lee: "A mí también me intriga".

En el cosmos de youtubers uruguayos hay de todo. Música, deportes, videogames, libros, soliloquios, monólogos, observaciones sobre hábitos, manías y costumbres, recomendaciones de cine y series, animaciones hechas en Paint, humor de todo tipo y color. Hay youtubers más populares que otros. Está Alaska, que genera bastante contenido humorístico; está Barcagamer, uruguayo residente en México, que hace reacciones, storytimes y reviews de videojuegos; está el popular Fede Vigevani, también en México, el uruguayo con más seguidores (11 millones). Martín De Benedetti, desde su canal Espacio Yorugua de Montevideo Portal desmenuza hechos y fenómenos que configuran lo que podría llamarse "lo uruguayo". Y también está el ciclo No es el fin del mundo, creado por el escritor y cineasta Pablo Casacuberta, acaso una de las mejores producciones que pueden verse en esta plataforma de video, junto con Tiranos Temblad o Zin TV.

En este contexto, González se abre camino con videos de entre ocho y 12 minutos, metiéndose en temas políticos, económicos y sociales, cuidando, claro, de hacerlo de la manera más clara posible, lo que implica que antes de grabar cada video tenga que serenarse un poco.

¿Qué te motivó a hacer videos y subirlos a YouTube?
Quería hablar de los temas que me interesaban. Estaba en primero de facultad, pensaba que nadie me iba a contratar para escribir sobre esos temas, pero me daba cuenta de que tenía un medio a disposición, YouTube. Y probé. Empecé a subir un video cada tanto. De a poco le fui agarrando el gusto a subir videos y ver lo que la gente opinaba. El canal existe desde 2017 porque la cuenta es de ese año, pero arranqué a subir videos en 2019, 2020.

¿Por qué videos y no podcast?
Miro mucho YouTube. De alguna manera sabía más o menos cómo funcionaba todo. El mundo de los podcasts me llama la atención pero en estos momentos no tengo mucha idea de cómo funciona, de cómo te encuentra la gente. En realidad creo que me quedaría más práctico hacer podcast, pero realmente no estoy muy metida en ese mundo y siento que estoy mucho más familiarizada con YouTube. Mi instinto me llevó hacia ahí.

¿Cuánto tiempo te lleva hacer un video?
Depende. Los que son con mucha información que yo no sé, me llevan más de dos horas solo de investigación. El de la reina me llevó más. Hay noticias que son más rápidas, que se resuelven en media hora. Grabar me lleva otra media hora, o más. Lo que lleva más tiempo es editar, unas dos horas. Después hay que hacer la caption que va en YouTube, la descripción del video, el anuncio en las redes, lleva media hora más. Al final, en promedio, cada video lleva cuatro, cinco horas de trabajo.

Hablás de una manera pausada, con calma, ¿te sale así o tenés que trabajarlo antes de grabar?
En facultad era muy de hablar mucho y decir poco. Pero justamente en facultad te van puliendo, eso me lo fueron sacando, sobre todo en materias escritas: me mostraban que a veces podía sacar un párrafo entero de lo que había escrito y el texto quedaba igual porque no decía nada. Ahí fui aprendiendo a hablar lo justo, no un montón para decir poco. Aunque a veces me voy por las ramas y tengo que editar algunos tramos. Por otra parte, siempre fui de hablar muy rápido. En los primeros videos hablaba así y recibí comentarios al respecto: "No se te entiende nada", "Te trabás toda", "Hablá bien". Algunos de esos comentarios iban con muy mala onda, pero me daban información importante, decían algo que valía la pena tener en cuenta. Entonces, antes de ponerme a grabar intentaba serenarme y recordarme que tengo que hablar claro. Y ahí sí, empezaba a grabar. A veces estoy hablando y, si una frase o una palabra no se me entiende -cada vez me pasa menos que antes-, la repito y después, al editar, pongo la que quedó bien.

¿Cómo elegís los temas?
Al estudiar periodismo casi siempre estoy en la esfera de las noticias. A veces pasa que escucho una noticia que me parece interesante, que siento que me interpela o que a mi audiencia le va a gustar. Si cumple con alguno de esos tres requisitos, la reviso, y ya entrar en esa revisión le da chances para salir en un video. Busco noticias en diarios, informativos y radios. Y un medio muy importante también es Twitter. Tengo mucha audiencia uruguaya y argentina, entonces lo que hago es buscar las tendencias en Uruguay y Argentina. Miro sobre qué es lo que la gente está hablando, opinando y comentando. Y si veo que es un tema al que se le puede sacar jugo, empiezo a buscar información a través de medios más tradicionales. Me gusta que en mi canal haya siempre esta retroalimentación entre los medios y la información pura y qué está diciendo la gente en las redes sociales y en la calle. Me gusta mucho que esas cosas dialoguen. Aunque un requisito fundamental es que la gente esté interesada en el tema, es cierto que también hago videos más por algo personal, sabiendo que no van a tener muchas visualizaciones. Hace meses hice un video sobre la mutilación genital femenina. Es algo que sucede más en países de África. Sabía que el tema no estaba en la agenda pública, que tampoco se estaba hablando, pero me interesa mucho. Pensé que si hacía un video podía sumar a la conversación y a que la gente se informe. Hay videos que sé que van a ser populares, como los de las elecciones en Estados Unidos.

¿Cómo definirías a tu audiencia?
Creo que un porcentaje es esporádico. Que llega porque justo el tema le interesa. Hay otra parte, la más leal, digamos, que mira y le da like a un video apenas lo subo. A veces a esa gente no le interesa tanto el tema pero sí el tono, el estilo del canal, y mira los videos por eso. Hay usuarios que comentan siempre, que ya los conozco por el nombre y que comentan desde hace un año. Trato de responder a todos. Está lindo porque eso va generando una conversación. Tengo, capaz, una tercera audiencia que es la que no mira todos los videos pero si le llama la atención alguno de ellos, entra y comenta. Eso me encanta. Cuando comentan y dialogan entre sí.

Los tres videos más vistos son el de GameStop, uno dedicado a "todo lo malo de Joe Biden", y otro sobre un clip de la rapera Cazzu.
El de Cazzu sale totalmente de mi área. Lo publiqué de noche, estaba haciendo un trabajo de facultad con unos compañeros, lo subí y me olvidé completamente. Al otro día me levanto y veo que ya tiene dos mil visitas, lo que en ese momento para mi canal era superraro. Y estaba repleto de dislikes y comentarios de odio. Dije: "Capaz que me equivoqué". Lo dejé ahí. Al rato vuelvo a ver y aumentaron las visitas. Y, sobre todo, los comentarios en contra. Ahí empecé a preguntarme si estaba bien lo que había dicho, capaz lo tengo que eliminar, pensé. Volví a ver el video y me di cuenta de que seguía pensando lo que dije. Lo dejé. Está lleno de comentarios negativos, sobre todo agresivos. Yo crecí viendo eso. Internet está lleno de odio. No me trauma, no me impacta demasiado, me lleva a cuestionarme y pensar en lo que dije. Muchos de los que comentaban y agredían eran fans de Cazzu, gente que capaz llegó al video sin verlo, simplemente se enteró de que es una crítica y comentó. El de Biden es parte de una serie, Todo lo malo de.... Hice de (Donald) Trump, hice de (Barack) Obama. El de Biden ganó visitas conforme se acercaban las elecciones en Estados Unidos y también los días siguientes. YouTube te dice de dónde viene tu tráfico. A ese video llegaba gente de países muy diversos que en Google había puesto en el buscador: "cosas malas" + "Joe Biden". Algunas personas que vieron el video decían que yo apoyaba a Trump. Y nada que ver. Pero en Internet es así. El martes subo un video titulado Todo lo malo de Donald Trump y me saltan diciendo que no sé nada, que cómo voy a odiar a Trump. Y yo, para el miércoles ya tenía preparado un video igual pero de Biden, que me gustó mucho cómo quedó, tenía información que no mucha gente sabía. Por supuesto, me saltaron también. Por eso, desde entonces me acostumbré a aclarar al principio de cada video. La gente que es razonable, entiende, la que no, no. Después, el de GameStop fue el más loco. No me esperaba tantas visualizaciones. Me enteré del tema por Twitter. Me interesa bastante la economía, sé cómo funcionan las acciones, el mercado de valores, pero no entendía lo de GameStop y Reddit, entonces me metí en un par de lugares hasta que lo entendí. Una vez que pude entenderlo decidí hacer un video porque vi que, como yo, había gente que no lo entendía mucho. Hice el video, lo publiqué y después, abajo de dos hilos de Twitter puse: "Hola. Si a alguien le interesa el tema, hice un video explicándolo, se los dejo acá abajo". Antes de acostarme veo que mucha gente empieza a compartir el tuit, lo que genera que el video tenga más y más visitas. Me fui a dormir con tres mil visualizaciones y cuando desperté había más de 20.000. De la nada, en muy poco tiempo, pasé de 100 seguidores a mil y algo. Las suscripciones se sumaron de a cien. Después el tema dejó de ser relevante y las aguas se calmaron.

¿Pudiste identificar qué busca la gente en tus videos?
Al canal llegan dos tipos de usuarios. Uno es el que no le gusta leer mucho. Hay una noticia importante, que se puede resumir en un párrafo pero que no todos quieren leer ese párrafo. Esos usuarios buscan esa noticia en YouTube. Después está el usuario al que le gusta leer y que para algunos temas complejos busca complementar y ampliar la información. Me gusta informarme sobre un tema, desmenuzarlo, entenderlo y presentarlo de una forma supercomprensible. Me gusta convertir algo complicado en algo que todo el mundo pueda entender en 10 minutos. Eso es lo que más me gusta hacer. Y creo que hay bastante demanda.