Cultura
Frances McDormand

Retrato de una antiestrella de Hollywood

Es una de las favoritas para llevarse el Oscar, el tercero de su carrera, por su trabajo en Nomadland, multipremiada película escrita y dirigida por la ascendente Chloé Zhao

22.04.2021

Lectura: 12'

2021-04-22T07:00:00
Compartir en

Desde hace algún tiempo (un tiempo que se mide en años) la actriz dos veces ganadora del Oscar Frances McDormand decidió desviarse del camino habitual de las estrellas de cine y tomó una decisión prácticamente suicida en este contexto: no usa bótox, no se tiñe el pelo, no se sometió a cirugías y evita usar maquillaje, incluso en aquellos acontecimientos en los que disimular imperfecciones es básicamente una norma, como las apariciones televisivas o las galas de premios. Cuando recibió el Oscar por su trabajo en Tres anuncios por un crimen (2017) lo hizo a cara lavada. Y en la ceremonia de entrega de premios del año siguiente combinó su vestido de Valentino con unas sandalias Birkenstock color amarillo diseñadas por ella misma (y el director creativo de la firma, Pierpaolo Piccioli, también hay que decirlo). Es una de las actrices más prestigiosas de Hollywood, aunque no vive en Hollywood. Es muy celosa de su vida privada y casi no concede entrevistas. Es una rareza, podría decirse. Pero de cerca, esta rareza es bastante más normal.

McDormand está entre las favoritas para ganar el Oscar por su trabajo en Nomadland, película escrita y dirigida por Chloé Zhao (The Rider, de 2017), basada en Nomadland: Surviving America in the Twenty-First Century, libro de no ficción escrito por Jessica Bruder. Nomadland ha recibido, hasta ahora, más de 200 premios internacionales. Ganó el León de Oro en Venecia. El premio del Público en el Festival de Toronto. Ganó dos de las cuatro nominaciones a los Globos de Oro. Y tiene seis nominaciones al Oscar (que se entrega el próximo domingo 25), entre ellos mejor película, actriz y director. En Uruguay, el estreno en cines está previsto para mayo.

El filme narra la historia de Fern, una viuda que sale a la carretera después del colapso económico y social del pueblo donde vivió toda su vida. Fern es un personaje ficticio, creado en buena medida por Zhao, una especialista en combinar realidad y ficción, pero que cuenta con algunas intervenciones de la propia McDormand, quien puso mucho de sí misma en la concepción de esta criatura. La crítica ha caído rendida, una vez más, ante el trabajo de la actriz, para quien "camaleónica" es una de las definiciones que la prensa especializada aplica cada vez más.

En un artículo publicado sobre fines del año pasado en Vogue, Abby Aguirre señala un punto interesante respecto al carácter camaleónico que se le suele atribuir a la labor de McDormand. Aguirre apunta que la actriz no recurre a un regimiento de maquilladores ni a maratónicas sesiones de maquillaje ni a agregados ortopédicos, físicos o digitales, ni a cambios de peso extremos para transformarse en sus personajes. Es camaleónica pero sin prótesis. Su talento, como alguna vez dijo su amiga, la actriz Holly Hunter, es algo "extraño e inefable: está en su cuerpo". Aunque, hay que decirlo, no siempre fue así. Al principio recurrió a trucos protésicos.

La actriz lleva casi 40 años de matrimonio con el escritor, director y productor Joel Coen, quien junto con su hermano Ethan ha creado algunas de las obras más memorables de las últimas décadas: Balada de un hombre común (2013), Sin lugar para los débiles (2007), El gran Lebowski (1998), Fargo (1996), Barton Fink (1991) y De paseo a la muerte (1990), por señalar unas pocas. De hecho, la primera película de McDormand es también la primera de los Coen, Simplemente sangre (1984), donde encarnó a Abby, una joven adúltera cuyo marido contrata a un sicario para que la mate. McDormand llegó a ese trabajo gracias a quien entonces era su roommate en el Bronx, Holly Hunter, que había obtenido el papel pero debía renunciar a él por haberse comprometido con una obra de Broadway. Antes de eso trabajaba como cajera en una tienda en la que, de tanto en tanto, se robaba algunos chocolates Godiva. Y antes de eso estaba en una pequeña ciudad del Medio Oeste, interpretando a Lady Macbeth, en una obra para la secundaria.

McDormand es una de las 17 actrices que ha ganado la "triple corona de la actuación" (Oscar, Emmy, Tony). Es una de las 15 intérpretes que obtuvo el Critic's Choice Award, el Globo de Oro, el Screen Actors Guild, el Bafta y el Oscar en un mismo año (2017, por Tres anuncios por un crimen). El personaje de Marge Gunderson de la película Fargo, por el que ganó su primer Oscar, ocupa el puesto 33 en la lista de héroes del American Film Institute de Los mejores héroes y villanos de la pantalla.

La construcción de Fran. Cynthia Ann Smith nació en 1957 en Gibson City, Illinois, hija de una madre soltera que la dio en adopción al poco tiempo de nacer. Tenía 18 meses cuando fue adoptada por un matrimonio canadiense, Vernon W. McDormand, un pastor de los Discípulos de Cristo, y Noreen E. Nickleson, enfermera que trabajó buena parte de su vida como secretaria del pastor. Fue la tercera hija adoptada por Vernon y Noreen, quienes le cambiaron el nombre por el de Frances Louise. Aunque muchos le dicen Fran.

Fran tenía 14 años cuando una profesora de Inglés le dio el papel de Lady Macbeth para una representación escolar. Y entonces, quizá sin saberlo, la profesora encendió la chispa. Obtuvo una beca para estudiar teatro en Bethany College, en Bethany, West Virginia. Posteriormente asistió a la Universidad de Yale, donde obtuvo una maestría en Bellas Artes, en 1982. Y de ahí, a Nueva York, a buscar trabajo. Tuvo la suerte de hacerse amiga de Hunter, porque gracias a ella no solo consiguió su primer papel, también por este trabajo conoció a quien se convertiría en su esposo.

Durante el rodaje de Simplemente sangre McDormand le pidió a Joel Coen, coguionista y director del filme, recomendaciones de libros para trabajar en su papel. Coen le dio una caja con novelas de Raymond Chandler, Dashiell Hammett y James M. Cain, a lo que ella le preguntó con cuál debería empezar. La respuesta de Coen fue: El cartero siempre llama dos veces. "Me sedujo con la elección de libros", recordó McDormand. "Y yo seduje invitándolo a hablar sobre ellos". Cuando terminaron el rodaje en Arizona, actriz y director se mudaron juntos a Nueva York.

Para su segunda película, Educando a Arizona (1987), los Coen escribieron un papel especialmente para ella. El de Dot, la amiga de la pareja protagonista (Nicolas Cage y Holly Hunter) que ofrece sus impresiones sobre todo lo concerniente a la maternidad y que da consejos que nadie solicitó. En esa oportunidad, el personaje requería que McDormand usara senos falsos.

Para la tercera película, De paseo a la muerte (1990), no hubo papel diseñado a medida. Cuando crearon a Verna, la coprotagonista, los Coen pensaron en Marcia Gay Harden. A pesar de que ya había trabajado con otros directores, a pesar de haber recibido una nominación al Oscar por su labor en Mississippi en llamas, de Alan Parker (1988), McDormand no se tomó de buena manera que su esposo haya elegido a otra actriz para un personaje relevante (McDormand tiene un papel supersecundario, ni siquiera acreditado). "Eso fue parte de mi proceso de aprendizaje y parte de nuestro proceso de aprendizaje en privado como pareja", reconoció en una entrevista. "Ambos tuvimos que trabajar en eso".

Así que llegó el momento de asumirlo: no siempre iba a conseguir papeles en las películas de su esposo y su cuñado. En realidad, no siempre iba a conseguir los papeles que quería. A menudo le señalaban que no era muy linda, que no tenía un cuerpo estilizado, que era un poco dientuda. Por entonces podía aspirar a los papeles de "amiga de", "novia de", "esposa cansada y aburrida" o "vecina de", personajes que a veces ni siquiera tenían nombre propio, como incluso le sucedió en De paseo a la muerte.

Luego de su aparición en Educando a Arizona, le llegaban guiones para interpretar "mujer de pechos grandes". Entonces empezó a acudir a los castings con sus pechos postizos. En una audición le sugirieron que la producción podía hacerse cargo de un implante de silicona. Gracias pero no.

Sin embargo, un papel para los Coen requirió nuevamente el uso de una prótesis. Fue la bolsa con la que simulaba siete meses de embarazo de Marge Gunderson, la única agente de policía del pueblo que está empecinada en hacer bien su trabajo.

En 1994, mientras filmaban la película, McDormand y Coen adoptaron a Pedro, un bebé de Paraguay, que llegaría al hogar poco después de terminado el rodaje. Al año siguiente, junto con el arribo de Pedro, también llegó el Oscar. "Es imposible mantener la compostura en esta situación", dijo al recibir el galardón. "¿Qué estoy haciendo aquí? Sobre todo teniendo en cuenta el extraordinario grupo de mujeres con las que fui nominada. Las cinco mujeres tuvimos la suerte de tener la opción, no solo la oportunidad, sino la opción, de interpretar personajes femeninos tan ricos y complejos". Más adelante invitó a escritores y directores a que sigan desarrollando papeles femeninos realmente interesantes. "Y mientras están en eso, también pueden incluir algunos para los hombres". Y a continuación agradeció a su cuñado Ethan, "quien ayudó a convertirme en actriz", a Joel, "quien hizo de mí una mujer", y finalmente a "nuestra luna y nuestro sol, Pedro McDormand Coen, que me ha convertido en madre".

Varios años y otros tantos (y variados) papeles después (en Casi Famosos, Quémese después de leerse, Aeon Flux y Transformers 3, por ejemplo) volvería a recibir la estatuilla dorada por su impactante labor en Tres anuncios por un crimen, producción en la que en un principio no quiso participar. Fue su esposo quien la convenció de sumarse al proyecto. Escrita y dirigida por Martin McDonagh, director de Escondidos en Brujas y Siete psicópatas, la película cuenta la historia de Mildred, una mujer que coloca tres anuncios en carteles de una carretera para presionar a las autoridades a que resuelvan el asesinato de su hija. McDonagh permitió que ella hiciera sugerencias sobre su personaje, y McDormand decidió cómo debía ser el vestuario de Mildred.

Tres anuncios por un crimen recibió siete nominaciones al Oscar: película, actriz, actor (Sam Rockwell), actor de reparto (Woody Harrelson), guion, edición y música original. Una vez más, su discurso al recibir el premio dio que hablar: primero agradeció a lo que llamó su "clan": "Joel y Pedro McCoen". Y luego dijo: "Estos dos individuos incondicionales fueron bien criados por sus madres feministas. Se valoran a sí mismos, a los demás y a quienes los rodean". Colocó la estatuilla en el suelo y pidió a las demás nominadas en todas las categorías (actrices, productoras, guionistas, directoras, directoras de fotografía, vestuaristas, maquilladoras, diseñadoras) a que se pongan de pie. Entonces lanzó: "Miren alrededor. Miren, señoras y señores, porque todas tenemos historias que contar y proyectos que necesitan financiamiento. No nos hablen de esto en las fiestas de esta noche. Invítennos a sus oficinas en un par de días, o pueden venir a la nuestra, lo que les venga mejor y les hablaré de todas ellas".

En aquella nota con Vogue, publicada en 2020, la actriz dijo sentir que "está trayendo personajes marginales al centro de la escena". Marginales en lo que refiere al lugar que la industria de Hollywood suele darles (cuando no los reviste de glamour) en las ficciones que se ven en pantalla. En el mundo fuera de la pantalla, los personajes que encarna Fran se sienten más cercanos, no tan laterales: personas reales que envejecen, que tienen deudas, que se deprimen y que hacen lo que pueden con lo que tienen.

La realizadora Chloé Zhao junto a la actriz y productora del filme, Frances McDormand (Foto: Todd Williamson)

Ahora, en Nomadland, ocurre algo similar respecto a su participación en la confección del personaje. Más allá de que ella es además productora del filme (ella eligió a la directora, y no al revés), McDormand y Zhao decidieron poner algo de Fran en Fern. Por ejemplo, el juego de platos viejos que la protagonista lleva en su camioneta son los mismos platos que Vernon le dio a McDormand cuando se graduó de la universidad. A su vez, hay una escena en la que una niña le recita a Fern unas líneas que Fran recitó décadas atrás y que pertenecen, precisamente, a Macbeth. Puede que sea una referencia al pasado de Fran, pero también es un saludo al futuro: Frances McDormand, Fran, interpretará a Lady Macbeth en la próxima película de los Coen: The Tragedy of Macbeth.

Nomadland, una película híbrida, que combina ficción con no ficción, personas reales interpretándose a sí mismas e interactuando con actores profesionales que interpretan papeles especialmente creados para la ficción, como el caso de Fern, ha sido definida como una especie de "western existencial", como una película "compasiva y cuestionadora del alma estadounidense". Según Peter Bradshaw, del periódico británico The Guardian, la "tranquila y modesta" actuación de McDormand "puede ser la mejor de su carrera hasta ahora".