Cultura
Nueve películas y una novelización

Quentin Tarantino está a una cinta de la décima, que marcará el cierre de su filmografía

El cineasta siempre ha sostenido que la décima película que dirigiese sería la última. Y, según unas declaraciones recientes, sigue fiel a la idea

25.07.2021

Lectura: 8'

2021-07-25T07:00:00
Compartir en

Esto no ha tomado a ninguno de sus seguidores por sorpresa, pero que durante un tiempo consideró la idea de que esa última cinta fuese un reboot de la primera que dirigió, al menos de manera oficial, Reservoir Dogs (ver recuadro), sí.

"¡No lo haré! Pero lo consideré", dijo Quentin Tarantino a Bill Maher en su programa Real Time with Bill MaherReservoir Dogs (Perros de la calle), la historia de un robo de diamantes que se tuerce, llegó a los cines en 1992. La narración es fragmentada, va hacia adelante y hacia atrás en el tiempo, y se saltea el robo, nada menos: solo se muestra el antes y el después del infortunado suceso.

"Si Don Siegel hubiera acabado su carrera en 1979, cuando hizo Escape from Alcatraz, ¡qué película final!", dijo el director sobre su decisión de retirarse tras la décima. "Trabajar durante 30 años, haciendo tantas películas como he hecho... no tantas como otras personas, pero... Es realmente una carrera larga. Y le he dado al cine todo lo que tengo", añadió.

Su última película hasta la fecha es Once Upon a Time in Hollywood (Había una vez en Hollywood), que llegó a los cines en 2019. La cinta, ambientada en la década de 1970, muestra cómo Rick Dalton (Leonardo DiCaprio), una estrella del western de capa caída, y su doble, Cliff Booth (Brad Pitt), tratan de lidiar con los cambios en Hollywood. En paralelo a la trama principal se narran fragmentos de la vida de la actriz Sharon Tate (Margot Robbie) y de los miembros del culto la familia Manson, liderado por Charles Manson (Damon Herriman).

En este filme coincidieron por primera vez DiCaprio y Pitt, dos de los actores más famosos y a la vez talentosos de los últimos años. Entre los secundarios aparecieron nombres de veteranos como Al Pacino, estrellas como Luke Perry (fallecido poco después del rodaje), Lena Dunham, Dakota Fanning, y caras nuevas como Margaret Qualley.

Recientemente, el director ha publicado la novelización homónima de la película. "No es que haya tomado el guion y lo haya descompuesto en una forma novelística. Volví a contar la historia como una novela", dijo Tarantino en un podcast, según The Wrap.

"Creo que, si eres fanático de la película, pienso que te divertirás leyendo el libro y explorando más y más profundamente a los personajes, llegando a saber secretos que no conocías y no estaban en la película", añadió. Las novelizaciones fueron los primeros libros de adultos que el director leyó en la década de 1970 y mantiene un gran afecto por el género.

Quienes han leído la novelización de Once Upon a Time in Hollywood aseguran que es como un trabajo de Elmore Leonard, autor de novelas policiales de las que Tarantino se ha declarado fan. De hecho, Jackie Brown (Triple traición, 1997), su tercera película, es una adaptación de una novela de Leonard, Rum Punch (publicada en español por Ediciones B con el título Cóctel explosivo). Gracias a Tarantino, Leonard se puso de moda en Hollywood, con adaptaciones como Out of Sight (Un romance peligroso), Get Shorty (El nombre del juego) o Be cool (Tómalo con calma).

El asunto racial. La octava película de Mr. T, The Hateful Eight (Los ocho más odiados), es un western que homenajea a otros tantos westerns y se ambienta unos años después de la Guerra de Secesión estadounidense. Cuenta con las actuaciones de Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Walton Goggins, Demian Bichir, Tim Roth, Michael Madsen y Bruce Dern. Toda la película está rodada en 70 milímetros, al estilo de las viejas películas del Oeste. Y cuenta con composiciones de su admirado Ennio Morricone (1928-2020), responsable de la banda sonora de más de 500 películas y series de televisión. Morricone ganó el Oscar a la mejor banda sonora en 2016 por la cinta dirigida por Tarantino.

La séptima, estrenada tres años antes, en 2012, también es un western. En Django Unchained (Django sin cadenas), Jaime Foxx es un esclavo liberado por un cazarrecompensas que, además de ayudar a este último a encontrar a unos forajidos, busca a su esposa, vendida a un terrateniente llamado Calvin Candie. King Schultz, el cazarrecompensas, es interpretado por Christoph Waltz; Kerry Washington se mete en la piel de Broomhilda, la esposa de Django; y a Candie, el terrateniente, le da vida Leonardo DiCaprio.

En estas dos películas Tarantino trata el tema racial. "La manera con la que estoy lidiando con la raza en Estados Unidos, especialmente la negra, que es básicamente ignorada en los westerns, o incluso la esclavitud, después de la Guerra Civil... siento que tengo algo que decir", dijo el director a EFE durante la presentación de Django Unchained.

En una entrevista con Entertainment Weekly, a propósito de The Hateful Eight, señaló: "Lidiar con la raza en Estados Unidos es una de las cosas que tengo que ofrecer al cine. Esa es una parte de mi interés en la sociedad estadounidense, por lo que el hecho de que se transforme en mi trabajo tiene mucho sentido".

En Inglourious Basterds (Bastardos sin gloria, 2009), Tarantino traslada a sus personajes a la Francia ocupada por los nazis, donde una joven judía busca venganza por la ejecución de su familia y un grupo de soldados estadounidenses judíos encara su misión, matar nazis y acabar con la cúpula del III Reich. Para muchos, esta es la obra maestra del cineasta de Tennessee.

Pulp Fiction y la Palma de Oro. Pero para otros, sin embargo, su obra mayor es Pulp Fiction (Tiempos violentos) la segunda que dirigió, estrenada en 1994 y que se hizo con la Palma de Oro en el Festival de Cannes.

Pocas cosas quedan por alabar de esta historia de historias, elevada a obra de culto, que consiguió recaudar más de 200 millones de dólares con un presupuesto de ocho. Una de las escenas más recordadas es la de la danza entre Mia Wallace, a quien da vida Uma Thurman, y Vincent Vega, interpretado por John Travolta.

Antes de ese baile, Mia cuenta a Vincent que rodó un episodio piloto de una serie sobre un equipo de agentes secretas, en el que cada una tenía habilidades especiales, llamado Fox Force Five. "Era la mujer más mortífera del mundo con un cuchillo", decía Wallace.

Tal vez la línea suene a Kill Bill. Y no es una mera coincidencia, ya que es uno de los metachistes que tanto le gusta dispensar al director. Aunque se dividió en dos entregas, Kill Bill Vol. I y Kill Bill Vol. II, cuenta como una sola película. Se estrenaron en 2003 y 2004 y fueron sucedidas por Death Proof (A prueba de muerte), la quinta, que llegó a las salas en 2007, dentro del díptico Grindhouse, proyecto en colaboración con Robert Rodríguez.

"Siento una gran presión por mantener el nivel de trabajo del que estoy satisfecho y me decepcionaría mucho si la gente esperara cierta calidad y no la tuviera", dijo en una entrevista que concedió a EFE en 2015. "Tengo suerte. No tengo mujer ni hijos y no hay nada que se anteponga a mis películas, que son lo más importante. Todo lo demás es secundario", comentaba. En aquel momento, aún no se había casado con Daniella Pick ni habían tenido a su hijo, que nació en 2020.

 

ANTES DE LOS PERROS DE LA CALLE, EL CUMPLEAÑOS DEL MEJOR AMIGO

Aunque Reservoir Dogs es oficialmente la primera película dirigida por Quentin Tarantino, en los hechos el realizador había dirigido otra antes: My Best Friend's Birthday (El cumpleaños de mi mejor amigo).

Se trata de una producción independiente en blanco y negro escrita por el propio Tarantino junto con Craig Hamann. El proyecto se desarrolló en la década de 1980, cuando ambos trabajaban en Video Archives, un videoclub de Manhattan Beach, California, que Tarantino considera su verdadera escuela de cine.

Todo empezó en 1984, cuando Hamman escribió un pequeño guion de unas 40 páginas acerca de un joven que intenta hacer algo bueno para el cumpleaños de su amigo, al que su novia había dejado. Tarantino se sumó como guionista, la historia se amplió hasta llegar a las 80 páginas (lo que equivale a 80 minutos de película), y con un presupuesto, se dice, de 5.000 dólares rodaron, usando película de 16 mm, durante tres años. En el proceso de montaje, un incendio arruinó la cinta y los minutos que lograron rescatarse, unos 40, han sido proyectados en diferentes festivales de manera extraoficial y todavía pueden verse en la web. Se dice que el filme no era bueno y que el incendio, en definitiva, resultó conveniente para Tarantino.

Muchos elementos de My Best Friend's Birthday fueron reciclados por Tarantino en otros guiones, como True Romance (Escape salvaje) y Natural Born Killers (Asesinos por naturaleza), dirigidos por Tony Scott y Oliver Stone, respectivamente.