Actualidad
Como Instagram, pero pago

Qué es OnlyFans, la plataforma que revolucionó la industria del porno online

OnlyFans empezó como una plataforma para que influencers capitalizaran sus miles y millones de seguidores, pero terminó sacudiendo la industria del entretenimiento para adultos

09.11.2020

Lectura: 5'

2020-11-09T19:34:00
Compartir en

En Silicon Valley existe una estrategia que es común entre los emprendedores. La llaman pivotear. El término, tomado del básquetbol, hace alusión a aquel jugador que se ubica tanto en la defensa como en el ataque, según la jugada. En el mundo empresarial, cuando una empresa pivotea cambia su modelo de negocios o el mercado al que apunta. Básicamente se distancia de la idea original para adaptarse a la realidad. Eso le sucedió a OnlyFans, que pasó de ser un servicio de suscripción para influencers a una plataforma de porno a medida.

La empresa de tecnología fue fundada por el emprendedor británico Tim Stokely en 2016 y dos años después, en 2018, se sumó al equipo su hermano Thomas, especialista en inversiones. La idea inicial era crear un espacio en el que los influencers pudieran vender contenido exclusivo a sus seguidores más fieles -de ahí el nombre-. Así, los creadores de contenido tendrían la posibilidad de generar ingresos extra haciendo desde videos de cocina hasta entrenamientos de fitness. Esto les permitiría no estar tan atados a acuerdos comerciales para hacer dinero y, además, fidelizar a sus fanáticos. "Si usas redes sociales para producir tu propio contenido, deberías estar en OnlyFans. Ya sea que subas tutoriales, tips, material de detrás de escena o selfies sin parar, muchos de tus seguidores están dispuestos a pagar por ellos", dice el sitio web de la iniciativa.

Sin embargo, a medida que el sitio fue haciéndose popular, el contenido fue subiendo de tono hasta el punto de transformarse en el destino elegido para trabajadores sexuales de diferentes géneros y orientaciones que, durante la cuarentena impuesta por la pandemia, se quedaron sin empleo. La falta de censura y la alta demanda de contenido pornográfico -era de esperarse con millones de personas encerradas en sus casas sin poder interactuar con otros- hicieron que OnlyFans viera un aumento del 75% en la cantidad de nuevos usuarios entre marzo y abril. "Actualmente estamos viendo unos 200.000 nuevos usuarios cada 24 horas y recibimos entre 7.000 y 10.000 creadores cada día", contaron a la revista Glamour representantes de la empresa. Actualmente OnlyFans tiene 30 millones de usuarios y 450.000 creadores de contenido.

Cómo funciona. Es algo así como Instagram, pero pago. En OnlyFans uno se suscribe al canal particular de un creador de contenido, o también puede pagar varios. El precio lo pone la celebridad, que puede cobrar desde cinco a 50 dólares al mes a sus suscriptores. También existen modalidades pay per view y el usuario puede escribirle por mensaje privado al creador pidiéndole algo en particular. Por ejemplo -y basado en el testimonio de una creadora a The New York Times- que atienda el timbre de la casa sin ropa.

El 80 % del dinero se lo lleva el famoso y el resto va para la empresa, que asegura que después de pagar los costos operativos e impuestos solo ve el 12 %. Esa es una diferencia importante con plataformas como Spotify, que han sido criticadas por pagar poco a los creadores. Además, la estética que predomina en OnlyFans es la casera y de bajo presupuesto, para dar una sensación de cercanía, lo que implica costos de producción muchísimo más bajos que, por ejemplo, un video de YouTube o una producción de fotos profesional.

OnlyFans es la versión "para adultos" de las decenas de aplicaciones que conforman la gig economy, un concepto que alude a los trabajos esporádicos que tienen una duración corta y en los que el contratado se encarga de una labor específica dentro de un proyecto. Con el avance de la tecnología el mundo laboral se ha transformado y aplicaciones como Airbnb, Uber y Task Rabbit han flexibilizado las reglas de trabajo: quien decide cuándo y dónde trabajar ahora es el empleado.

Un ejemplo es el de Monica Huldt, modelo y aficionada del fitness, gana más de 100.000 dólares al año a través de OnlyFans. Sus suscriptores -que en marzo eran cientos- pagan 6,50 dólares al mes, a lo que se le agregan las propinas y el contenido personalizado. Según contó Huldt a Business Insider, dos años atrás estaba casi en bancarrota.

Para las celebridades con millones de seguidores y poco pudor, OnlyFans es una forma de capitalizar rápidamente su cantidad de fanáticos. La actriz y modelo Bella Thorne batió el récord de OnlyFans el pasado agosto al ganar un millón de dólares en sus primeras 24 horas en la plataforma. Se estima que en tan solo una semana hizo unos dos millones de dólares. La ex chica Disney causó controversia tras prometer desnudos y enviar fotos en lencería. A partir de esa situación el servicio de suscripción cambió su funcionamiento, limitando cuánto se puede cobrar y qué tan rápido se les acredita el dinero a los creadores.

Las críticas a la plataforma apuntan a que en OnlyFans todo vale. Los responsables de la página apenas verifican que los usuarios sean mayores de edad. Además, para los creadores de contenido, si bien es una forma de dinero fácil, puede traer consecuencias graves a futuro. "Una vez que las mujeres publican esas imágenes pierden el control de las mismas. Esas imágenes pueden aparecer en múltiples sitios. Es una huella que queda en internet y que puede traer consecuencias que afectan aplicaciones laborales y relaciones futuras", explicó a Glamour Julia Davidson, asesora de seguridad en internet y consultora del gobierno británico.

Los cinco famosos que más ganan dinero en OnlyFans
Cifras estimativas mensuales según la plataforma:

1. Blac Chyna
£15.418.259 (19.891.250 dólares)
2. Bella Throne
£9.013.128 (11.627.926 dólares)
3. Cardi B
£7.158.487 (9.235.235 dólares)
4. Tyga
£5.896.939 (7.607.699 dólares)
5. Mia Khalifa
£4.920.033 (6.347.383 dólares)