Actualidad
Cine, libros y gastronomía

Pocitos está de estreno: abrió Cultural Alfabeta

En la clásica esquina de Barreiro y Berro se inauguró una nueva versión del clásico complejo que incluye cinco renovadas salas de cine, una librería y una cafetería

05.05.2022 07:00

Lectura: 8'

2022-05-05T07:00:00
Compartir en

Por Patricia Mántaras

Es viernes de mañana y el sol entra delicadamente por las ventanas de la cafetería de Cultural Alfabeta, en la esquina de Miguel Barreiro y Pedro Berro, donde hace casi 40 años se inauguraban dos salas de cine que revitalizarían esta zona de Pocitos. El proyecto es ambicioso y la invitación altamente tentadora, pues conjuga tres ingredientes sumamente compatibles: cine, libros y café.

El barrio estaba esperando la reapertura y bastaba una breve observación en los días previos a la inauguración para encontrarse con vecinos curiosos, que pegaban la ñata al vidrio para ver qué tan avanzada estaba la obra.

Varios socios estratégicos se unieron para echar a andar esta maquinaria. Life Cinemas sigue al frente de los cines, y a ellos se sumaron los responsables de la librería Escaramuza, de su cafetería, y de Culto Café. Sin embargo, Cultural Alfabeta tiene una impronta propia e independiente. “Creo que hay un común denominador entre todos (los socios), y es que el concepto de este cine siempre nos atrajo, y todos vinimos, y lo recordamos por haberla pasado bien en diferentes momentos de nuestras vidas”, cuenta Alejandro Lagazeta, responsable de la librería. La propuesta surgió de parte de Pablo Garfinkel, de Life Cinemas, previo a la pandemia, y el proceso fue evolucionando y transformándose. “Discutimos los cambios de cultura y cómo crear una cultura diferente, y ahí nos dimos cuenta de que todos teníamos una sensibilidad especial para este proyecto”. El trabajo más de fondo fue enfocarse en el barrio, en Pocitos, para conservar la identidad que los cines Alfabeta tienen, devolviéndole a su vez algo nuevo al barrio. “Esperamos estar a la altura”.

El arquitecto uruguayo Alexis Anderson fue el encargado de dar forma al proyecto, mientras que el interiorismo estuvo en manos de la argentina Inés San Martín. En todos los espacios predomina el hierro, el cemento, la madera y el verde, por lo que el trabajo de la paisajista Dolores Capurro se hace también muy visible. “El paisajismo del lugar representa lo bohemio y lo elegante a la vez, se respira cultura. La elección de las plantas se basa en el color verde todo el año y el color blanco de los jazmines trepadores”, explicó Capurro.

El clásico patio central del complejo sigue ahí, pero ahora, justo en el corazón, un olivo de más de 25 años se roba el protagonismo. “Además de poder cosechar sus olivas, todas las miradas van hacia él”, opinó la paisajista.

Después de varias postergaciones, los nuevos aires finalmente llegaron al barrio: el martes 3 abrió sus puertas de par en par Cultural Alfabeta, con más de 700 butacas de cine, un horario extenso de 9 a 23 horas y una propuesta que va de martes a domingo.

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

La librería. Libreros entrenados y una propuesta de calidad y adaptada al concepto general de Cultural Alfabeta definen a esta librería, dotada de un carácter fuerte y un sesgo innovador, según Lagazeta. Detrás de una fachada vestida de suculentas, jazmines y romero, espera una buena selección de libros de cine, música, arte, diseño, fotografía y gastronomía. Se contempló, entre otras novedades, “lo que está pasando en cuanto a manga y el resurgimiento de la literatura japonesa”, ofreciendo así un perfil que “la hace diferente al resto de las librerías de la ciudad”.

Además, el horario extenso de funcionamiento y su ubicación justo junto a un cine invita a pensar nuevas dinámicas. “Nos permite expandirnos más, salir del modo tradicional de librería y hacer una librería un poco más flexible a diferentes experiencias”.

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

La cafetería. El hilo conductor en la gastronomía de Cultural Alfabeta será el café, aseguró Alejandro Morales, responsable de esta área.  “Hoy, desde hace poco tiempo, estamos tomando el mejor café que tomó la humanidad. Es el alimento de alta gama más accesible para todos. En los lugares donde está el café de especialidad se conforma una gastronomía en torno a él, y es una gastronomía que apunta al acceso a buenos alimentos, y que además es accesible”.

La propuesta toma de la cocina moderna el trabajo con los ingredientes “para sacar el mayor partido”, y de la cocina montevideana “algunos guiños que tocan en la nostalgia”. En la carta conviven un sándwich de pan 100% centeno con pescado curado y un churrasco de cuadril con cebolla, morrón y puré de papas; ejemplos de esas dos gastronomías.

Si bien las opciones van cambiando en el transcurso del día, el sándwich de pan de centeno así como otro de pan integral con granos, remolacha fermentada y queso de cabra y una tarta de jamón y queso con salsa bechamel, “como de abuela”, estarán disponibles a toda hora. “Esa combinación moderno-tradicional-nostalgia va todo el día”, dijo Morales.

Por ahora el desayuno será “de cafetín”, y al mediodía a las opciones anteriores se sumarán la milanesa clásica, el churrasco de cuadril y una cazuela de vegetales con lentejas.

A la noche la carta incorporará, entre otras opciones, gramajo y pescado frito. “No son tapas, son comidas de café, de esquina, platos ideales para antes de entrar al cine o después de salir”.

Respecto al café en sí mismo, Alvaro Planzo, a cargo del café de especialidad que se sirve en el lugar, propone “volver a las raíces”. “Quiero afirmar la cafetería tradicional italiana”, explicó, “volver a la base del expreso, del capuccino, con sabores familiares para el público en general”. Habrá café de tres orígenes clásicos y un blend de esas tres variedades que será insignia del lugar. “Tendremos algún origen nuevo cada tanto, pero va a ser un proceso. Quiero llegar, en cuanto a rangos etarios, a todo público, y hacer fácil el consumo de café de especialidad”.

El café se tuesta in situ y también se puede llevar en grano o molido para consumir en casa.

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

En el departamento dulce, tras ese “mascarón de proa” que es el café hay una fuerte presencia de la pastelería. En la cafetería “vas a encontrar flan de dulce de leche, un cheesecake, postres así, y en la tienda va a haber mucha pastelería de merienda, para que puedas entrar a mirar una película con un budín, con un scon”, cuenta Florencia Courrèges, responsable de la pastelería del emprendimiento. “Vamos a innovar, además, en algo en lo que todavía no me había metido, pero que me gusta, que es la línea de chocolate. Va a haber mucha presencia de chocolate en tabletas, en alguna barrita, en alfajores, en tortas. Le vamos a dar mucha importancia, porque también consideramos que hay que ponerle un ojo y que no sea tan elitista; que todo el mundo pueda comerse una rica tableta de buen chocolate y no sea prohibitivo”, explicó. “Además, está buenísimo entrar a ver una película y comerte una barra de chocolate con un café”.

La cafetería habilita también la posibilidad de llevar algo rico a casa para merendar.

El mismo espíritu cinéfilo. La película Protocol, de Herbert Ross, protagonizada por Goldie Hawn, inauguró los proyectores de las salas de Miguel Barreiro 3231 el 11 de julio de 1985. En ese entonces eran dos cines, el Alfa y el Beta, que con sus dimensiones reducidas acercaban al país el modelo de complejo multisala. Nueve años después, en 1994, se sumó un tercer cine, el Gamma, y tres años más tarde el espacio pasó a llamarse Alfabeta.

Los nostálgicos tal vez recuerden que en los primeros tiempos la propuesta comercial de esta galería abierta incluía locales como Habitat, una tienda de decoración; Acle y MIF, de vestimenta; Puggi, de accesorios; el restaurante Good Food; y la papelería Mosca.

Hoy el espíritu del emprendimiento está unificado bajo una orientación clara al consumo cultural. “Creo que nos reconocimos dentro de la ciudad, como reconocés a alguien que va a ser tu amigo, tu pareja. Después de que empieza la convivencia hay que ajustar algunos aspectos, pero vamos a explorar cosas nuevas juntos”, dijo Mariana Chango en representación de Life Cinemas. “Este cine nunca fue fuerte en niños, de hecho solo dábamos películas infantiles en vacaciones de julio, pero la librería tiene una parte de niños tan divina y tan curada y de tanta calidad que tal vez en algún momento digamos: ¿Por qué no incursionamos los fines de semana (con cine para niños)?”.

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

Foto: Lucía Durán

El eje de la programación de las cinco salas seguirá siendo el cine de autor, las películas que recorren festivales y que históricamente se exhibieron en el complejo. “Esa es la base, siempre cine de calidad”, aseguró Chango. “También estamos seguros de que ahora, con este casamiento múltiple, van a pasar otras cosas; va a ser un lugar divino para hacer, seguramente, otras actividades culturales”.

Todos los socios están de acuerdo en llevar adelante el emprendimiento de manera dinámica, atentos a sus propios objetivos pero adaptándose también a lo que la gente vaya pidiendo.

Cultural Alfabeta abre en el mejor momento: ya sin aforo y con un público ávido de cine, de elegir un buen libro mientras se espera que empiece la película, y de compartir un café y una charla para comentarla al salir. n

Cultural Alfabeta abre de martes a domingo de 9 a 23 horas. Las entradas para el cine se adquieren en lifecinemas.com.uy