"/>
Actualidad
Vender falsos milagros

Nu Skin, la estafa piramidal que involucra a famosas argentinas

Las estafas piramidales son un tipo de "negocio" que no es nuevo, pero suele volver a aparecer en épocas de crisis; ahora fue el turno de Argentina y un producto para el cuidado facial promocionado por influencers

31.05.2020 21:15

Lectura: 11'

2020-05-31T21:15:00
Compartir en

Por Alejandra Pintos

"Mi rutina de cada mañana. Después de desayunar trato mis ojos con el cabezal específico para ojos de mi galvánica facial. ¡Tecnología única que hace que tus propias células rejuvenezcan!". "Para las chicas que me estaban preguntando, la Lumi ya está a la venta, aprovechen". "Te vas a enamorar de la galvánica corporal para celulitis, flacidez y estrías. La tecnología es tan necesaria como alimentarse bien y entrenar. Todo es salud y no estética". Estos mensajes empezaron a aparecen en las redes sociales de una veintena de actrices, modelos, vedettes y comunicadoras argentinas hace aproximadamente un mes, a mediados de abril, como complemento de la imagen de una herramienta para la cara blanca y celeste.

Zaira Nara, Nicole Neumann, Verónica Lozano, Cinthia Fernández, Silvina Escudero, Julieta Nair Calvo, Agustina Cherri y Marcela Kloosterboer, entre otras, subieron fotos y videos hablando de las maravillosas bondades de las máquinas de Nu Skin. Los productos iban desde una herramienta de limpieza facial que de usarse dos veces al día dejaba "la piel más sana y joven" en un par de semanas hasta un "spa en casa" que prometía estimular y tonificar la piel utilizando microcorriente. Hasta ese punto, más allá de la cantidad de famosas involucradas, no había nada demasiado extraordinario: no era la primera ni la última vez que una marca se valía del alcance de influencers para hacer promociones.

Sin embargo, cuando las seguidoras -porque la acción apunta a mujeres- manifestaban que querían saber más dejando comentarios en sus posteos, las famosas rápidamente las dirigían a otra cuenta, privada, para que las asesoraran. Cada una recomendaba una cuenta diferente, que podía o no llevar su nombre. Por ejemplo, la de Cinthia Fernández, una de las promotoras más entusiastas, se llama @cinyvos y al momento de escribir esta nota tiene más de 62.000 seguidores.

Esta modalidad de venta levantó sospechas de varios. ¿Por qué era un proceso tan oscuro? ¿De qué se trata esta marca misteriosa?

Al buscar en Google "Nu Skin", las preguntas sugeridas por el motor de búsqueda (con base en la frecuencia) son: "¿Es Nu Skin una compañía legítima"?, "¿es NuSkin una estafa piramidal?" y "¿cuánto cuesta unirse a Nu Skin?".

Y, a esa altura, ya quedaba más que claro que no se trataba de una promoción más en las redes sociales.

Qué es Nu Skin. Es una empresa multinivel basada en Utah, Estados Unidos, que vende suplementos, limpiadores faciales, cremas y herramientas para realizarse tratamientos en el rostro o en el cuerpo, prometiendo resultados asombrosos. Fue fundada en 1984, cotiza en bolsa y en 2018 generó ganancias de casi 3.000 millones de dólares.

Su aparato estrella es una herramienta de limpieza facial que funciona a pilas, rotando una suerte de cabezal de silicona para limpiar la piel. En la web de Nu Skin recomiendan usarla dos veces al día para una piel más tersa y pura. En la web de la marca se vende a 200 dólares y en Argentina se comercializa a 21.000 pesos argentinos (unos 13.650 pesos uruguayos), aunque se pueden encontrar alternativas muy similares en sitios chinos como Ali Express a 10 dólares.

"Es más de lo mismo que hay en el mercado, tal vez mejora un poco los materiales. De todas maneras, yo creo que todos los cepillos de oscilación generan flaccidez en la piel a futuro. Yo nunca recomendaría usarlos todos los días, tal vez dos veces a la semana o día por medio, en el caso de una piel muy seborreica. Depende mucho del tipo de piel la indicación de uso", explicó a galería la cosmetóloga médica Florencia Ibarra.
Pero el negocio de Nu Skin no está en los productos, sino en sus vendedores.

De acuerdo con una declaración formal a la Federal Trade Commission de Estados Unidos, recogida por el programa Last Week Tonight en un especial sobre estafas piramidales, en 2015 solo 18,3% de los distribuidores activos recibieron cheques con comisiones. Los distribuidores activos representan 35,82% del total de los distribuidores, por lo tanto 93% de los distribuidores de Nu Skin no produjeron ganancias.

"¿Qué hace NuSkin? Es una estafa piramidal. Lo que buscan es que te inscribas como distribuidora poniendo plata y así recibir productos para revender. El problema es que no se gana casi nada y se termina gastando una fortuna ¿Entonces, cómo hacés dinero? Reclutando más gente", explicó en sus redes la argentina Daniela López, cosmetóloga médica y cofundadora de Chicas Programando.

Cómo funciona la pirámide. En el documental Betting on zero (disponible en Netflix) se explora cómo funcionan estas empresas multinivel, que en realidad no son más que estafas piramidales. La película se centra en el caso de Herbalife, que ha sido acusada numerosas veces de tratarse de un esquema ilegal y que, según muestran, exige a los distribuidores que compren cantidades enormes de stock -que al ser un alimento tiene vencimiento- para ascender en la estructura de la empresa. Esos productos son caros, difíciles de vender en esos volúmenes y, por lo tanto, la única forma que tienen los del nivel más bajo de hacer dinero es atraer a nuevas personas. Así es como aparecen los mensajes de: "¿Querés ser tu propio jefe?" y "¿te gustaría trabajar desde casa y hacer grandes sumas de dinero?".

"Dada la forma en la que funcionan las estafas piramidales, el éxito solo se da si se logra reclutar a otros. Los reclutas se incorporan a la empresa en el nivel inferior y si frenamos ese proceso, salta a la luz que los niveles más bajos no tienen forma de generar ingresos. La probabilidad de tener éxito decrece a medida que se va sumando más gente y se puede probar de forma matemática que 95% de las personas pierden plata", explica en el documental William Keep, profesor de Negocios de la Universidad de New Jersey.

Según probaron en el programa Last Week Tonight, matemáticamente ese ciclo de ir incorporando nuevos reclutas solo puede hacerse 13 veces antes de que se acabe la cantidad disponible de personas. Y, cuando no se puede sumar a más nadie, quienes están en la base de la pirámide pierden su inversión inicial, que en el caso de Nu Skin en Argentina, según una investigación de Rodrigo Lussich para Intrusos, es de al menos 500 dólares. Luego, para ir subiendo de nivel -lo que implica ganar una comisión mayor- hay que poner aun más dinero.

"Las personas que salen más perjudicadas son las que menos tienen, porque son las que conocen menos cantidad de personas que tengan ese dinero en su círculo íntimo", explicó en un video la economista argentina Candelaria Botto, coordinadora de la ONG Economía Feminista. Y añadió: "Nada que nos promete rendimientos extraordinarios en un plazo tan corto puede ser real o legal". En Uruguay, este tipo de productos se venden a través de un par de páginas de Facebook y algunas publicaciones en Mercado Libre, pero no es una marca que esté instalada en el mercado local. Según Álvaro Fuentes, director del área de Defensa del Consumidor, organismo que depende del Ministerio de Economía y Finanzas, no han recibido ningún reclamo vinculado a esta marca ni a otras estafas piramidales.

"El tema es que nosotras tenemos menos oportunidades en el mercado laboral, tasa de desempleo y grados de informalidad más altos y encima además ganamos menos. Entonces, al tener menos oportunidades en la economía formal, cuando aparecen estas promesas vacías, ante una falta de oportunidades se puede entender que se caiga más fácilmente", dijo Botto al portal de noticias argentino Filo. Muchos observaron que este tipo de "negocios" no son nuevos y suelen aparecer en épocas de crisis, cuando hay más personas sin empleo formal y desesperadas por generar ingresos.

La polémica. Tanto Zaira Nara como Nicole Neumann tienen pieles y físicos envidiables, esto es en parte gracias a su genética y también a las dietas que hacen, las rutinas de ejercicios que mantienen y los productos que utilizan. Al publicitar en sus redes los productos de Nu Skin, explícita o implícitamente están diciendo que quienes los usen quedarán como ellas. Pero, como explicó con lucidez Jimena Barón, no hay una receta mágica. "Yo pienso: antes de gastar fortunas en productos de belleza, prueben una semana lavarse la cara cuando se levantan y antes de acostarse, hidratar la piel con alguna crema (la que puedan comprar según el bolsillo) tomar dos litros de agua por día, comer sano y dormir bien. Debería haber un gran cambio y no sale una fortuna. Dale una chance a eso antes de intentar comprar magia. La magia no existe, ya te pasó con tu ex, deberías saberlo. Hay un negocio gigante atrás de la belleza. Por experiencia propia, cuando una tiene un cuerpo trabajado muchas personas te preguntan: "¿Cómo hacés?', y muchas marcas ven como una oportunidad que la respuesta sea su producto", afirmó.

Casi un mes después de que las famosas formaran parte de la acción de promoción de Nu Skin, la Secretaría de Comercio Interior de la Nación de Argentina imputó a la empresa de cosméticos y máquinas para el cuidado de la piel por brindar "información falsa y engañosa para la promoción y venta de sus productos". El organismo actuó de oficio tras verificar que Nu Skin publicaba anuncios que "inducían al engaño y la confusión", violando la Ley de Defensa del Consumidor argentina. Sin embargo, las mujeres que ayudaron a difundir esas promesas de una "juventud duradera" no tuvieron ningún tipo de sanción. De hecho, algunas como Sol Pérez y Cinthia Fernández los han defendido al ser invitadas por diferentes programas de televisión para hablar del tema.

Que tantas celebridades se sumaran rápidamente a promocionar y vender productos de dudosa efectividad para una compañía acusada de ser una estafa piramidal -algo que se puede ver con apenas googlear el nombre- puso en cuestionamiento qué tan ético es el trabajo de quienes se llaman influencers. "Cuando sos influencer dejás de ser víctima y pasás a ser cómplice", sentenció Botto, que usa Instagram como plataforma para hablar de economía y tiene casi 30.000 seguidores.

La responsabilidad de los influencers

El mercado de los influencers está poco regulado alrededor del mundo y a pesar de que se estima que en 2019 recibieron de parte de las marcas unos 8.000 millones de dólares, qué tan transparente sea la celebridad depende en gran parte de él o ella. En Estados Unidos, la Federal Trade Commission (FTC) desde hace unos cinco años exhorta a diferentes influencers a que aclaren en sus posteos cuando se trata de un anuncio (usando el hashtag #ad, como medida básica). Y si bien no puede penalizar a los embajadores de marca, sí ha multado a varias empresas, como a la marca de indumentaria Lord & Taylor, por publicidad engañosa. Por su parte, Instagram tiene habilitada una función para quienes tienen perfil de empresa que aclara cuando se trata de una colaboración paga y con qué marca.

A pesar de esto, muchos continúan haciendo publicidad a productos de dudosa efectividad. Uno de los casos más notables es el de las hermanas Kardashian, que en sus perfiles promocionan batidos y tes para bajar de peso, que está comprobado que no solo no funcionan sino que pueden ser peligrosos, ya que están asociados a la deshidratación. La actriz y activista Jameela Jamil, quien sufrió trastornos alimentarios, suele hablar públicamente de este tema y está trabajando en una legislación para prohibirlos en el Reino Unido.
"Si tú sos tan irresponsable como para no a) admitir que tenés un personal trainer, nutricionista, probablemente un chef y un cirujano para lograr la estética que tenés en lugar de este producto laxante y b) contar cuáles son los efectos secundarios de este producto no aprobado por el gobierno, que los doctores dicen que no es sano, supongo que yo lo tendré que hacer", escribió en una foto de Khloe Kardashian, en la que posaba con un frasco de Flat Tummy Tea.