Mirador
MIRADOR / Restaurantes

Los restaurantes, lugares de encuentro en la nueva normalidad

A medida que los casos de coronavirus van descendiendo, las personas van acostumbrándose a la nueva realidad y se animan a encontrarse en restaurantes, bares y cafés

07.06.2020
2020-06-07T18:00:00
Compartir en


Por María José Carricaburu, Giovanna D'uva y Valentina Villano

Salir a los balcones a interactuar con los vecinos, hacer videollamadas con amigos, visitar a familiares y conversar desde la ventana y mandar fotos y videos a los distintos grupos de WhatsApp fueron solo algunas de las alternativas que las personas encontraron en medio de la pandemia para mantenerse cerca de sus seres queridos.

Poco a poco, esas soluciones parecen ir desdibujándose. Pese al frío, que llegó para quedarse, las ganas de interacción social de la población están intactas y poco a poco, y con los recaudos necesarios, los encuentros tan anhelados se concretan. Los casos activos de Covid-19 van en descenso, los uruguayos retoman sus trabajos de manera presencial paulatinamente y los lugares que facilitan los encuentros sociales comienzan a abrir sus puertas.

A pesar de la exhortación a quedarse en casa, nunca hubo una orden explícita por parte del gobierno de cerrar las puertas de los locales gastronómicos. Sin embargo, el 17 de marzo comenzó a regir una nueva normativa de la Intendencia de Montevideo (IM), con aspectos que no todos los locales podían cumplir con facilidad. Frente a esto y a la presencia casi nula de ciudadanos en la vía pública, a fines de marzo muchos decidieron cerrar sus puertas voluntariamente.

Los requerimientos para que bares, cafés, restaurantes y mercados gastronómicos puedan estar en funcionamiento son múltiples. El aforo máximo por planta (siempre que el área útil lo permita) es de 100 personas, pueden permanecer abiertos hasta las tres de la mañana y no se admite pista de baile. Las mesas tanto en espacios interiores como exteriores deben estar a dos metros de distancia y pueden ocuparlas un máximo de cuatro personas. Además, no se admite el uso de servilletas de tela, solo de papel. Los servicios higiénicos deben estar en óptimas condiciones y contar con agua corriente, toallas de papel, dispensadores de jabón líquido y alcohol con difusor o en gel.

En los comienzos de esta nueva normalidad galería hizo un recorrido por algunos locales gastronómicos de Montevideo que ya retomaron su actividad presencial siguiendo la normativa de la IM.

Café Misterio abrió sus puertas el 8 de mayo y, desde entonces, según el personal del local, la recepción del público ha sido buena. Además de reducir 50% el número de mesas y aumentar el espacio de dos metros entre ellas, el local realiza tareas de esterilización constante. Se han incorporado individuales de papel, los utensilios se desinfectan de forma metódica a partir de un protocolo y el personal trabaja con tapabocas y guantes. Además, a partir de la emergencia sanitaria, el restaurante ubicado en Carrasco incorporó las opciones de delivery y take away.

Lo de Carola se mantuvo trabajando durante el aislamiento social en la modalidad de delivery y fue recién la última semana de mayo que abrió sus puertas al público con todas las medidas de sanidad requeridas por la IM.

Montevideo Beer Company se resistió a dejar sin cerveza artesanal a sus fieles clientes, por eso cerró sus puertas pero no sin antes encontrar una solución: Montevideo Beer Truck. Bajo la premisa "Si vos no venís por la birra, la birra va por vos", MBC salió a recorrer los distintos barrios de Montevideo en una chopera móvil, ofreciendo sus cervezas tiradas. El público debió estar atento a sus redes sociales para enterarse de los días y horarios de las diferentes beer stop's e ir a buscar su variedad favorita. El 14 de mayo, la cervecería volvió a abrir las puertas de su local ubicado a metros del ombú de bulevar España, y espera con ansias que se den las condiciones para reabrir el resto de sus locales. Las características mesas amplias y comunitarias del lugar se sustituyeron por otras más pequeñas a una distancia de dos metros y los vasos de vidrio se reemplazaron por vasos de plástico, entre muchas otras medidas implementadas para cumplir con la normativa estipulada.

García retomó su actividad el 28 de mayo y las mesas de su terraza se colmaron de clientes que, con las medidas de higiene correspondientes, disfrutaron las especialidades de la carta. Además de las medidas obligatorias, el restaurante decidió dar un paso más y habilitó el acceso a su carta a través de un código QR, reduciendo la manipulación de la carta habitual.

Jacinto cerró sus puertas durante una semana al comienzo de la cuarentena y luego, contemplando las medidas necesarias, retomó su actividad normal. Si bien no es imprescindible, el lugar recomienda realizar reserva previa para asegurar una mesa. El restaurante ubicado en Ciudad Vieja incorporó servicio de delivery y take away y actualmente funciona en las tres modalidades.

Chivipizza, que durante el aislamiento trabajó en modalidad de delivery y take away, reabrió primero las puertas de su local de Punta del Este el 9 de mayo y el 14 retomó su actividad presencial en Carrasco. Ambos locales se encuentran abiertos de martes a domingos en el horario de 19:00 a 23:00.

En todos los locales gastronómicos visitados el personal utiliza tapabocas, guantes y en algunos casos hasta pantallas protectoras. También realizan aseo de mesas, pisos, cocina y servicios higiénicos con mayor regularidad, asegurando cumplir con los requisitos de la nueva normalidad y cuidando el bienestar de todos sus clientes