Revista Galería
Regresa Mildred Ratched

La serie de Netflix que indaga en el origen de la enfermera de Atrapado sin salida

Protagonizada por Sarah Paulson, Ratched es un spin off de Atrapado sin salida, la película de 1975 dirigida por Milos Forman

16.08.2020

Lectura: 10'

2020-08-16T07:00:00
Compartir en

Ojos verdes, grisáceos, la mirada penetrante, coronados por una cofia blanca, impecable. Un peinado cuyo diseño y volumen recuerdan a los cuernos de Belcebú. Pulcra y refinada, angelical y distante, irradia también severidad y autoridad. Controla la medicación y los horarios de todo un pabellón de pacientes del Salem State Hospital. Es la personificación de la institución psiquiátrica como medio de control social más que como vehículo de sanación. O quizás, simplemente alguien que hace su trabajo. El American Film Institute la ubicó en el cuarto puesto del ranking general de los mayores 50 villanos de la historia del cine. Dentro de su género, es la segunda mejor villana de la historia, después de la Bruja de El mago de Oz. Ahora, una serie lleva su nombre y cuenta su historia.

Conociendo a Mildred. Ratched se presenta como un spin off y a la vez una precuela, en formato serie, de Atrapado sin salida, la película de 1975 dirigida por Milos Forman y protagonizada por Jack Nicholson. Basada en la novela One Flew Over the Cuckoo's Nest (traducida como Alguien voló sobre el nido del cuco o Atrapado sin salida), del estadounidense Ken Kesey, la cinta cuenta principalmente la historia de R. P. McMurphy, un individuo con varios arrestos en su haber, serios problemas de conducta, y una fuerte y prácticamente incontrolable tendencia a la agresividad, que es ingresado en un psiquiátrico, el Salem State Hospital, para evaluar si esos estallidos de violencia se deben a alguna especie de trastorno mental.

Atrapado sin salida fue la segunda producción en la historia hollywoodense en ganar el Oscar en las cinco categorías más importantes: Mejor película, director, actor, actriz y guion adaptado. La recordada y elogiada interpretación de Nicholson como McMurphy, un hombre que está en la frontera entre el es o se hace, fue distinguida con el mayor galardón que la Academia concede a un actor.

El filme también fue la consagración de Lousie Fletcher, que parecía haber salido de la nada para dar vida a un personaje cuya participación es limitada pero determinante e intensa dentro de la trama: el de la enfermera Mildred Ratched, encargada del pabellón donde se encuentra McMurphy junto a otros pacientes.

Fletcher consiguió el papel a fuerza de perseverancia y, también, un poco de suerte. "Vete a casa y olvídate del papel, no vas a conseguirlo", le dijo Forman, el director, cuando audicionó para interpretar al personaje. Y no se lo dijo una vez, sino cinco. Fletcher parecía curtida en el tema. Antes del director, se dice que 15 agentes habían rechazado representarla: llevaba más de 10 años fuera del ambiente y ya era tarde para volver al cine; además, tenía más de 40. La buena suerte estuvo de su lado de una manera, quizás, inesperada.

Primer golpe de buena suerte: todas las actrices a las que se les había ofrecido la posibilidad de encarnar a la villana del filme (Anne Bancroft, Ellen Burstyn, Faye Dunaway, Jane Fonda, Diane Keaton, entre varias más) habían rechazado la oferta. Es que entonces, la mayoría de las grandes estrellas de Hollywood huían de los papeles antagonistas como de la peste. Y el de la enfermera Mildred Ratched era la peste en uniforme. El tipo de personaje para alguien que no tiene nada que perder y mucho para ganar (como un Oscar, por ejemplo).

Fletcher había abandonado el cine una década atrás porque quiso criar a sus hijos y dedicarse por entero a la vida familiar. Además, su carrera actoral no había sido muy destacable. Había participado en series de televisión cuando hacer televisión no era cool. En cine estuvo en Los delincuentes, de Robert Altman, producida por su marido, Jerry Brick. Y aquí viene el segundo golpe de buena suerte. Forman vio el filme de Altman para estudiar a otra actriz, Shelley Duvall, a quien pensaba ofrecerle el papel. Pero el trabajo de Fletcher lo hizo cambiar de parecer. Lo bien que hizo, porque la intérprete dio en el clavo cuando le sugirió al director que Ratched, en lugar de ser la encarnación del mal debía ser delicada, casi angelical y, sobre todo, estar convencida de que hace el bien, que es una de las maneras más retorcidas de hacer el mal. "Me di cuenta de que era mucho más poderoso si ella no sabía que era malvada. De hecho, ella cree que está ayudando a las personas", recordó la actriz, a quien Forman no le dio demasiadas indicaciones acerca del pasado de su personaje: ella se lo inventó. Según Fletcher, Mildred sacrificó su vida por la gente, o al menos así lo sentía ella, que no se casó ni tuvo hijos para dedicarse de lleno a su oficio. 

Su performance acabó siendo el punto más alto en la carrera de Fletcher. "Todo lo que puedo decir es que me ha encantado ser odiada por ustedes", dijo al recibir su galardón. Y generó uno de los momentos más emotivos en la historia de los premios de la Academia cuando, al recibir el premio, con voz entrecortada usó el lenguaje de señas para agradecer a sus padres, ambos sordos (Fletcher aprendió a hablar con una de sus tías).

La interpretación de Fletcher hizo de Mildred Ratched uno de esos personajes secundarios que cargan con una historia propia, una historia de la que, en el filme, solo se adivinan las inmediaciones de algo más denso y complejo. Una historia que, tarde o temprano, debía contarse. Y eso es lo que sucederá cuando el 18 de setiembre se estrene Ratched, la serie de Netflix que aborda los orígenes de esta inquietante figura.

Detrás del proyecto se encuentra Ryan Murphy, creador y showrunner de Nip/Tuck, Glee, Pose, American Horror Story, Scream Queens, 9-1-1-, 9-1-1: Lone Star y Feud. Se trata de la tercera producción que Murphy desarrolla para Netflix tras The Politician y Hollywood. Murphy convocó a una de sus habituales colaboradoras, la exquisita y sorprendente Sarah Paulson, que saltó a la fama precisamente por su labor en la antología American Horror Story, de la que incluso llegó a dirigir algunos episodios.

El servicio de streaming ya liberó, a modo de adelanto, un tráiler de la serie, que lleva la rúbrica de Murphy en cada plano: fotografía, diseño de producción, banda sonora y vestuario se conjugan en la creación de una atmósfera cautivadora e inquietante, entre el glamour y el horror, a lo que se suma la presencia de Paulson, para quien el papel de Ratched, al parecer, le calza como un guante. A pesar de que aparece con su color natural de ojos, que no son claros como en la película.

Mildred antes de Mildred. Sarah Catherine Paulson. Nacida el 17 de diciembre de 1974. Un metro sesenta y ocho de versatilidad actoral. Especialista en papeles complejos, multidimensionales, como Marcia Clark (quizás el mejor papel de su carrera, en The People vs. OJ Simpson: American Crime Story) o Alice Macray (Mrs. America) o Lana Winters (American Horror Story, antología en la que dio vida a una docena de personajes) o la señora Epps de 12 años de esclavitud. O, ahora, Mildred Ratched, la villana menos pensada.

Aunque el de Clark es uno de los mejores personajes (un personaje, además, de la vida real), ella ni siquiera llegó a verse en acción. No tuvo tiempo de ver la serie, ha dicho. Aunque sí pudo ver Ratched, entre otros motivos porque es productora ejecutiva. "Me lo tomé muy en serio e hice lo que no había podido hacer en cinco años, que es mirarme a mí misma", contó en una entrevista con Awards Watch. "Espero que a la gente le guste y tenga en cuenta que la diferencia fundamental entre Ratched y Atrapado sin salida es que la serie sucede mucho antes que lo que se cuenta en la película", comentó. "No me verán con el peinado de la película sino con uno que evoca el comienzo de ese look".

La idea original de Ratched pertenece al novel guionista Evan Romansky. Para su primer proyecto siguió el camino trazado por series como Bates Motel (que cuenta lo que ocurrió antes de lo narrado en Psicosis) o Gotham (la historia de Batman antes de Batman) y pensó que sería una buena idea contar cómo fueron los primeros pasos de esta mujer tan particular, qué fue lo que la hizo ser lo que se ve en Atrapado sin salida. El personaje apareció en más de una oportunidad en la ficción televisiva Once Upon a Time, interpretado por Ingrid Torrance, pero no había tenido una serie solo para ella.

La serie le da una vuelta de tuerca al personaje. Según Alexis Martin Woodall, productora ejecutiva de Ratched, Murphy y su equipo han creado una serie que "defiende el feminismo y explora la naturaleza del poder de las mujeres en una sociedad que no les otorga ninguno", especialmente en el momento en que se desarrolla la historia, los años inmediatamente posteriores a la II Guerra Mundial. Como en otros proyectos de Murphy, Ratched no trata solamente de un tema, sino de varios. "No se trata solo de mujeres", comentó Woodall. "Y no se trata solo de la guerra y no es solo sobre salud mental. También se trata de grupos marginados y de cómo podemos ayudar mejor a las comunidades desde el principio".

La historia arranca en 1947, veinte años antes de los hechos narrados en la película. Comienza cuando Mildred se traslada al norte del país con la intención de conseguir trabajo en un hospital psiquiátrico estatal que es pionero en la creación y aplicación de nuevos experimentos con la mente humana. De un comunicado de Netflix: "Mildred se presenta como la imagen perfecta de lo que debería ser una enfermera, pero a medida que empieza a trabajar en el sistema de salud mental y con aquellos que están dentro de él, se descubrirá que su elegante exterior oculta una oscuridad que va creciendo en su interior y que lleva ardiendo durante mucho tiempo, revelando que los verdaderos monstruos se hacen, no nacen".

Dato: Paulson tiene cuatro años más que los que tenía Fletcher cuando encarnó a la enfermera en la película de Forman.

El reparto se completa con estrellas consagradas como Sharon Stone, Rosanna Arquette y Judy Davis, a las que se anexan nombres que han pasado por producciones de Murphy, especialmente American Horror Story. Entre esos nombres se encuentran los de Cynthia Nixon (Sex and the City), Amanda Plummer (Tiempos violentos), Corey Stoll (House of Cards) y Vincent D'Onofrio (Nacido para matar), además de Jon Jon Briones (Sons of Anarchy), Harriet Sansom Harris (Hollywood), Finn Wittrock (American Crime Story), Charlie Carver (The Leftovers), Alice Englert (Top of the Lake) y Sophie Okonedo (Después de la Tierra).

El showrunner dirigió dos capítulos de esta primera temporada. Nelson Cragg, director de fotografía de varias producciones de Murphy, se encargó de la dirección de otros capítulos, del mismo modo que Jennifer Lynch (9-1-1, Quantico), Michael Uppendahl (The Walking Dead, Mad Men, Weeds, Glee), Daniel Minahan (Game of Thrones) y Jessica Yu (13 Reasons Why).

Por el momento, la serie tiene dos temporadas, con ocho y 10 episodios respectivamente. Murphy reveló que había trazado el arco dramático de la protagonista como para cuatro temporadas y que en cada una la enfermera se enfrentaría a un adversario masculino diferente. En la última temporada, la narrativa de la serie se entrelazaría con la trama de Atrapado sin salida.

Cargando...