Revista Galería
Anécdotas de la casa presidencial

La residencia de Suárez y una historia de amor

Con la llegada de Luis Lacalle Pou al gobierno se retoma la tradición de los mandatarios que eligen vivir en la casona del Prado

20.12.2019

Lectura: 15'

2019-12-20T09:30:00
Compartir en

Por Elena Risso

Matilde Ibáñez tenía 15 años cuando vio por primera vez a Luis Batlle Berres. No sabía quién era ese joven que caminaba por la calle, pero le pareció "un tipo espléndido". Tan atraída se sintió por él que pensó: "Con este hombre me voy a casar".

Era 1922 y Batlle Berres tenía 25 años. Con el tiempo, en aquella pequeña Montevideo de comienzos del siglo XX, Ibáñez empezó a ver a ese muchacho en otros lugares, y siempre le llamaba la atención lo mal vestido que estaba. A pesar de la ropa que llevaba, él le gustaba. Por eso, cuando un día lo vio en la rambla, le pidió a un amigo en común que los presentara.

"A partir de ese momento fue un tira y afloja. Yo, que lo quería conocer y él, que no quería conocerme. Claro, él lo que pretendía era quedarse mucho tiempo soltero y divertirse bastante, sin compromisos con ninguna mujer. Así que estuve como dos años sin conocer a Batlle", recordó Ibáñez en una entrevista publicada en el libro Trato, retratos y destratos, del periodista César di Candia.

Al final, logró vencer la resistencia; se pusieron de novios y se casaron, con José Batlle y Ordóñez, tío del novio, como padrino. Era 1927 y el flamante marido era diputado y figura emergente en el Partido Colorado; faltaban 20 años para que llegara a ser presidente.

SE ALQUILA. En el Uruguay de la primera mitad del siglo XX no existía una casa presidencial, sino que los mandatarios alquilaban residencias mientras ejercían su mandato, porque se entendía que debían ocupar una vivienda adecuada a las obligaciones protocolares.

Gabriel Terra, por ejemplo, arrendó una casona en Agraciada y Capurro, donde hoy está instalado el Servicio Hidrográfico de la Marina. Alfredo Baldomir alquiló una casona en bulevar Artigas y Rivera, donde hoy se levanta la Torre de los Caudillos. Juan José de Amézaga, por su parte, arrendó el Palacio Piria, la actual sede de la Suprema Corte de Justicia

Tomás Berreta, que asumió en 1947, alquiló una casa en avenida Brasil y Coronel Alegre, pero apenas la ocupó unos meses, porque murió en agosto del mismo año. Fue entonces que asumió el gobierno su vice, Batlle Berres, que junto a Ibáñez tenía tres hijos: Jorge, Luis y Matilde.

Batlle Berres propuso que en vez de que el Estado continuara alquilando una casa para el presidente de turno, se destinara una residencia específica para ese fin. La idea fue aceptada y había dos opciones: el histórico Palacio Taranco, o una casa que pertenecía a la Intendencia de Montevideo, que estaba en la esquina de Suárez y Reyes.

Y ahí, al momento de elegir, pesó la decisión de la señora del presidente. Ibáñez no lo dudó: en ese cruce de calles del Prado fue donde, en 1922, había visto por primera vez al hombre desconocido con el que quiso casarse. La casona de Suárez era el lugar indicado para vivir.

Luis Batlle, el primer presidente que vivió en Suárez, con sus hijos Jorge, Luis y Matilde.

UNOS SÍ, OTROS NO. Aquel primer encuentro casual determinó el lugar de residencia de la mayoría de los presidentes uruguayos desde 1948 hasta ahora, con algunas excepciones. Oscar Gestido, por ejemplo, rechazó ocuparla porque optó por continuar viviendo en su casa y así transmitir un mensaje de austeridad. Tampoco se usó como lugar de residencia presidencial en los años en que el gobierno era ejercido por un Consejo Nacional de Gobierno, porque sus integrantes rotaban una vez por año.

Luego de la última dictadura militar (1973-1985), Suárez fue ocupada en cuatro gobiernos: los dos de Julio Sanguinetti (1985-1990 y 1995-2000), el de Luis Lacalle Herrera (1990-1995) y el de Jorge Batlle Ibáñez (2000-2005). Con la llegada del Frente Amplio al gobierno en 2005, cambió la costumbre.

En sus dos administraciones (2005-2010 y 2015 hasta ahora), Tabaré Vázquez decidió quedarse a vivir en su casa de Buschental, a pocas cuadras de Suárez. En tanto, mientras fue presidente, José Mujica (2010-2015) siguió viviendo en su chacra de Rincón del Cerro. De todas maneras, la residencia presidencial continuó abierta, en uso, y los mandatarios la siguieron utilizando (ver recuadro).

Cuando asuma el 1º de marzo de 2020, Luis Lacalle Pou retomará la tradición de vivir en la casa presidencial. En más de una oportunidad explicó que la decisión de instalarse en la casona responde, fundamentalmente, a cuestiones de practicidad, ya que su casa en La Tahona queda lejos de Montevideo y de los organismos estatales.

Hay otro punto que incide en el lugar de residencia: la casa del presidente tiene que cumplir con ciertas medidas de seguridad, algo que sería muy costo y complejo de aplicar en un barrio privado como en el que reside Lacalle Pou. El tamaño de la residencia actual de Lacalle Pou tampoco es suficiente para montar el sistema de seguridad que se destina a un presidente.

Hace unos días, en el programa Malos pensamientos, el presidente electo contó que cuando su padre era presidente, él dormía en la buhardilla de Suárez, alejado del movimiento intenso de la casa. "Tenía una cama, una cómoda, unas pesas y un aparato de música y poca cosa más", recordó.

En aquellos años, contó, iba todos los días a estudiar al British en moto o en ómnibus, y una vez que tuvo edad para conducir se trasladaba en auto particular. No tenía custodia, dijo.

Los tres hijos de Lacalle Pou son menores (tienen 15 y 13 años), y también van al British. Lorena Ponce de León, señora de Lacalle Pou, dijo que ahora se despiertan a las 6.30 de la mañana para entrar a clase a las 8 y que no cree que en ese sentido la rutina cambie demasiado. Tanto ella como su marido dijeron que a los chicos los entusiasma la cancha de fútbol que hay en el jardín de la casona.

Con la llegada de Lacalle Pou a Suárez, se repite la historia de Batlle Ibáñez, porque se trata de un presidente que vuelve a vivir en la casa que antes ocupó como hijo de un mandatario.

EL ORIGEN. Para conocer la historia de la casa ubicada en el número 310 de Suárez, hay que trasladarse a comienzos del siglo XX, cuando el Prado se fue poblando de casonas y quintas que primero se utilizaron como lugares de descanso y después como hogares permanentes.

En 1908, la familia Fein Joanicó le encargó la construcción al arquitecto Juan Aubriot. "Años más tarde, la finca fue adquirida en remate por el alemán Werner Quincke, que le encomendó algunas modificaciones a su compatriota el arquitecto Karl Trambauer, entre ellas el ascensor de reja y madera que se preserva hasta hoy. Cinco años más tarde, la adquirió Federico Susviela", contó el escritor Diego Fischer, en una columna publicada el sábado 7 en El País.

Susviela fue el primer patólogo uruguayo y era diplomático. Murió en 1928 y el laboratorio de histología que había instalado en el sótano y su biblioteca fueron donados a la Facultad de Medicina. Su viuda, María Corina Elejalde, argentina de origen, regresó a Buenos Aires y volvía al Prado a pasar el verano, hasta que finalmente cedió la casa al Banco de Seguros del Estado a cambio de una renta mensual. Cuando murió, el banco se quedó con la casa, que en 1940 vendió a la Intendencia de Montevideo, que la dio en préstamo al Servicio Hidrográfico de la Marina.

En 1947, con la llegada de Batlle Berres al gobierno, el destino de la casona cambió. Para que el presidente se instalara a vivir en ella, se encomendó al arquitecto Juan Scasso (el del Estadio Centenario) que le realizara algunas reformas. Ibáñez decoró la casa con cuadros, muebles y obras de arte de otras dependencias estatales, incluido un piano del Palacio Taranco.

Con algunas variantes en su decoración, la casona ha mantenido su arquitectura ecléctica, que combina estilos europeos. Por eso, se pueden encontrar sillones renacentistas en el hall y muebles franceses en la sala principal o el escritorio del presidente.

La planta alta de la casa está destinada al presidente y su familia, mientras que en la planta baja se encuentran muebles y objetos de distintas épocas, cargados de significado histórico. Por ejemplo, la alfombra del escritorio presidencial fue un regalo que la primera ministra de India, Indira Gandhi, le hizo a Jorge Pacheco Areco en 1968.

La mayoría de las pinturas que tradicionalmente se encontraban en la casona se devolvieron al Museo Nacional de Artes Visuales durante el primer gobierno frenteamplista, entre las que se encontraban cuadros de José Cúneo y Pedro Figari.

DOS MUDANZAS. Con el retorno democrático, Sanguinetti ocupó la casa en sus dos presidencias. Marta Canessa, esposa del exmandatario, contó que luego de que su marido ganara por primera vez las elecciones, Matilde Ibáñez le sugirió que se mudara a Suárez y le recordó que había sido "muy feliz" en esa casa.

"Ahí me decidí, pero a sabiendas de que la casa tenía que ser algo así como rebautizada" luego de la dictadura, recordó Canessa en el libro Ellas 5, de Pablo Vierci. Para dar "una señal simbólica", se decidió tirar abajo el muro que había sido levantado por la dictadura y reponer la verja que dejaba ver el jardín y el frente de la casa.

En el segundo mandato, Sanguinetti encargó al arquitecto Enrique Benech que construyera el rosedal y, en 1998, el pabellón de cristal y acero para recepciones. También le pidió al artista Enrique Medina que pintara los garajes.

Julio Sanguinetti y el vicepresidente Enrique Tarigo en uno de los rincones de la residencia.


Julio Sanguinetti con Marta Canessa junto al presidente de Brasil, José Sarney, el argentino Raúl Alfonsín, y el canciller de ese país, Raúl Alconada.

INVIERNOS FRÍOS. Cuando en 1990 se instaló en Suárez junto a su familia, Lacalle Herrera mantuvo intacta la planta baja para funciones protocolares y acondicionó el primer piso con muebles propios para que su familia ocupara esas instalaciones, recordó en 2007 a galería.

Hace algunas semanas, Lacalle Pou contó en el programa Malos pensamientos que el espacio familiar se amuebló de manera muy simple: una mesa redonda "chiquita" para toda la familia, un televisor y dos sillones.
La principal reforma que se hizo en esos años fue para mejorar Suárez chico, nombre con el que se conoce la casa lindera a la vivienda principal, con el objetivo de hacerla más funcional y confortable para las reuniones políticas.

En la época de Lacalle Herrera había varias mascotas en Suárez, porque la familia del presidente había llevado a sus perros fox terrier que tuvieron cría en el lugar. A ellos se sumó después una alpaca que el mandatario había traído de Bolivia.

Antes de llegar a Suárez, la familia de Lacalle Herrera vivía en una casa de la calle Echevarriarza. Julia Pou, señora del exmandatario, explicó que "a priori" ninguno quería ir a la casona, pero que luego de las elecciones la dinámica familiar se alteró con la presencia de custodios en la casa y resolvieron mudarse.

De a poco, recordó, se fueron acomodando a los cambios. "La convivencia con tanta gente resultó mucho más normal de lo que me parecía. La gente te trata como tú la tratas. Cuando llegamos había un cocinero que se llamaba Edgardo... 'Hola, Edgardo', y al día siguiente los chicos estaban comiendo sandwiches con Edgardo en la cocina, y un día después estaban jugando al fútbol con él", dijo la exsenadora en el libro de Vierci.

Pou también dijo que para los chicos fue "un golpe" la mudanza, porque venían de una casa muy luminosa, y Suárez no lo es. "Además, fue un golpe de frío, en particular para los chiquilines, que eran muy chicos, porque el que te dije (Lacalle Herrera) no dejaba prender la calefacción con su cantinela de 'esto lo paga el pueblo' y nos hacía apagar las luces y la calefacción", contó a Vierci.

Lacalle Herrera, recordó Pou, les decía: "Si ustedes pagan de su bolsillo, adelante". Y agregó: "Él cuidaba al pueblo, yo a la familia, y ante la gripe generalizada en ese caserón gigante, yo privilegié la salud". Contó que "ni bien se iba" el presidente, se prendía la calefacción, y que cuando la custodia avisaba que estaba volviendo "los chicos iban corriendo a apagar las luces y la calefacción". "Cuando él llegaba pensaba que estaba así caldeado porque sí, por arte de magia. 'No ven que no hace tanto frío', decía. 'Ustedes están muy mal acostumbrados'", recordó la madre del presidente electo.

Luis Alberto Lacalle Pou en la casa de Suárez cuando su padre era presidente.

Luis Alberto, Pilar, y Juan José Lacalle Pou en Suárez.

LA CASA DEL PADRE. Batlle Ibáñez volvió a Suárez en marzo de 2000, y en su caso esa mudanza tuvo un valor especial, porque había vivido en esa casa con sus padres a partir de 1948.

Al tomar posesión de la residencia, Batlle y su señora, Mercedes Menafra, encomendaron al arquitecto Juan Zumarán la refacción y decoración de la casa. Se cambió la pintura, en una buhardilla se armó un gimnasio y en otra zona un escritorio para el exmandatario.

Durante su gobierno, en varias oportunidades el expresidente Batlle abrió la casa para visitas en el Día del Patrimonio. También su señora trataba de que fuera algo más que una casa presidencial, y por eso en el día de su cumpleaños la abría a niños de escuelas. "Yo les decía a las niñas: 'Ustedes también tienen que prepararse para ser presidentes, no solo los varones", contó en el libro de Vierci.

El día que se instalaron en Suárez, Menafra le dijo a Batlle que la primera invitada tenía que ser su madre, porque ella tenía que volver a recorrer la casa que había elegido para vivir medio siglo antes.

Una cálida noche de marzo de 2000, junto a su hijo mayor convertido en presidente y tomada del brazo de su nuera, doña Matilde viajó en el tiempo hasta 1948, cuando llegó por primera vez con su marido a la casona. Pero la historia, en realidad, había comenzado mucho antes, con un encuentro fortuito en la calle en 1922 en la esquina de Suárez y Reyes.

Jorge Batlle con Mercedes Menafra, su madre Matilde y su hermana Matilde en la primera noche en Suárez como presidente.

Jorge Batlle y su nieta María Paz de Souza en Suárez.

Jorge Batlle y su nieto Nicolás Milburn.


Jorge Batlle con su hijo Raúl, su nuera Helena Morador, y sus nietos Lorenzo y Gerónimo.

 

VISITAS Y MUEBLES

Suárez recibió numerosos visitantes ilustres, entre ellos el papa Juan Pablo II, Luciano Pavarotti, Plácido Domingo, Octavio Paz, el rey Juan Carlos de España y Felipe González.

En el primer gobierno de Tabaré Vázquez se devolvió al Club Atlético Peñarol un juego de comedor que estaba desde la segunda presidencia de Julio Sanguinetti. Lo mismo se hizo con muebles del Palacio Taranco, que todavía quedaban en la casa, como un gran piano de cola Pleyel Vernier Martin de estilo florentino.

El 8 de octubre de 1964 llegó a Uruguay el presidente de Francia Charles de Gaulle y se alojó en Suárez. Como el mandatario era muy alto, hubo que llevar una cama especialmente para él.

 

SOBRE GASTOS Y FUNCIONAMIENTO

Ni Tabaré Vázquez ni José Mujica vivieron en Suárez, ya que optaron por seguir haciéndolo en sus casas particulares. Cuando se supo que Luis Lacalle Pou sí ocuparía la residencia, militantes frenteamplistas cuestionaron la decisión, por entender que eso significaría un costo extra para el Estado.

Pero eso no es exactamente así. En primer lugar, porque el hecho de que el presidente no resida en Suárez obliga a acondicionar sus residencias particulares para dotarlas, por ejemplo, de personal y sistemas de seguridad acordes. Además, aunque ellos no estén en Suárez, la residencia sigue abierta, con empleados y en funcionamiento.

El profesor de Historia Diego Delgrossi respondió a través de su cuenta de Twitter a algunos de esos cuestionamientos. "La residencia de Suárez nunca dejó de funcionar; las casas particulares de Mujica y Vázquez tuvieron que ser reformadas para contener lugar para secretarios, seguridad, lugar de recepción y comunicaciones. Y la totalidad de ‘costos operativos' fueron pagos por el erario", escribió el 30 de noviembre.
El presidente Tabaré Vázquez trabaja todos los días en una oficina que tiene en Suárez y almuerza ahí, dijo a galería Jorge Márquez, encargado de la casa. A veces lo acompañan algunos de sus hijos o nietos.

"Toda la casa está habilitada y se preservó tal cual estaba", dijo Márquez, que está en ese lugar desde el 1º de marzo de 2015 y finaliza su contrato con el mandato de Vázquez. 

En Suárez trabajan siete personas, entre ellos un cocinero que prepara el almuerzo a diario, una comida que a solicitud del presidente es "muy sencilla". A ellos se suman personas que se ocupan del mantenimiento. "Son tres hectáreas con cinco edificaciones, donde además de la oficina del presidente funcionan otras", explicó Márquez.

La casa principal tiene tres dormitorios, uno de ellos en suite. Esos cuartos y el resto de los espacios de las edificaciones se limpian a diario, dijo Márquez, para mantenerlos en buen estado. "Hay ventanas de cinco metros de altura, con cortinados pesados, obras de arte, muebles, tapices", explicó.

En las últimas semanas, el presidente Vázquez mantuvo distintas reuniones en Suárez, según consta en la página web de Presidencia. Un día, en la oficina que tiene instalada en la residencia, recibió a alcaldes de la cuenca del Santa Lucía, en otra oportunidad a la directora general de la Unesco Audrey Azoulay, y también a su colega de Costa Rica Carlos Alvarado.

 

El presidente Tabaré Vázquez recibió en Suárez a su par de Costa Rica, Carlos Alvarado.