Revista Galería
CINE

La primera carcajada

Guasón, protagonizada por Joaquín Phoenix y dirigida por Todd Phillips, es uno de los estrenos más importantes del año.

07.10.2019

Lectura: 9'

2019-10-07T14:27:00
Compartir en

Por Alejandra Pintos

Todos conocemos al Guasón villano. A ese payaso de risa escalofriante, sádico, maníaco, delirante, que, a lo largo de la filmografía -y de los cómics- de Batman, les ha hecho la vida imposible al héroe y a Ciudad Gótica. Ya lo hemos visto hasta de canto, desde el cine hasta en forma de dibujito animado en la televisión. Y a la pantalla grande llegó de la mano de grandes actores, como Jack Nicholson y Heath Ledger, que se llevan parte del crédito de haber convertido a este villano en uno de los personajes más interesantes del universo de DC Comics.

Pero, ¿cómo el Guasón se transformó en el Guasón? Eso es lo que explora la última película de Todd Phillips, Guasón, que se estrena este jueves 3 en Uruguay. El filme cuenta la historia de Arthur Fletcher, un humorista con problemas psicológicos y una vida dura que, anhelando que alguna luz brille sobre él, prueba su suerte como comediante, aunque luego descubre que el chiste siempre recae sobre él mismo. Después de ser rechazado y humillado (una y otra y otra vez) en una hostil Ciudad Gótica, finalmente llega al punto de quiebre y se deja llevar por el lado oscuro, convirtiéndose en el Guasón.

Esta narrativa patética le valió a la película una ovación de pie de ocho minutos en el Festival de Venecia en agosto pasado, pero también duras críticas. Muchos señalaron que la historia de Arthur Fletcher es -aterradoramente- similar a la de varios "lobos solitarios" que han cometido tiroteos masivos en Estados Unidos. Stephanie Zacharek, crítica de cine de la revista Time, escribió: "La película da un halo de glamour a Arthur, incluso cuando sacude su cabeza con falso arrepentimiento al cometer un acto violento", y agregó que el filme es "agresivo y posiblemente irresponsable". Tanto Phillips como Phoenix se mostraron en desacuerdo con estas acusaciones.

Es que, justamente, a pesar de ser una película "de superhéroes" (algo que solía ser un descalificativo), es una historia tremendamente humana y actual. "Me encanta la complejidad del Guasón y me pareció que su origen merecería ser explorado en la pantalla, ya que nadie lo ha hecho y ni siquiera en el canon se ha formalizado su nacimiento. Así pues, Scott Silver y yo escribimos una versión de un personaje complejo y complicado, y de cómo podría evolucionar... y luego involucionar. Eso es lo que me interesaba, no una historia del Guasón, sino la de convertirse en Guasón", explicó Todd Phillips al ser consultado sobre qué lo motivó a contar esta historia. El director, que venía de hacer comedias como ¿Qué pasó ayer? y Todo un parto, demostró su versatilidad al ser aclamado por su último trabajo.

Pero el Guasón, este Guasón, no sería lo mismo sin su protagonista, Joaquín Phoenix. Al igual que Arthur Fletcher, Phoenix tiene una historia trágica. De hecho, muchos de los artículos que narran su vida se titulan La trágica vida de Joaquín Phoenix. Joaquín es el tercero de cinco hermanos (casi todos con nombres asociados a la naturaleza, River, Rain, Liberty y Summer). Nació en San Juan, Puerto Rico, mientras su familia se encontraba de misión junto a Los Hijos de Dios, un culto al que pertenecían sus padres (y que abandonaron pocos años después). Durante su infancia vivió en la pobreza, compartiendo una habitación con sus cuatro hermanos y sus padres. Luego empezó a actuar y las cosas comenzaron a mejorar hasta que a los 19 vio cómo su hermano River moría de sobredosis. Como actor, siempre ha recurrido a lo que se conoce como "actuación de método", sumergiéndose con intensidad en la psique de sus personajes. Esto lo llevó a ser nominado a los Oscar por su rol como Johnny Cash en Johnny & June - Pasión y locura, pero también a rehabilitación, luego de abusar del alcohol y las drogas, al igual que Cash.

Ese recorrido personal de Phoenix lo llevó a provocar una sensibilidad y empatía particulares, que se ven reflejados en su papel como el Guasón. "Hubo momentos en los que me encontré sintiendo por él, incluso sintiendo que entendía su motivación, y en el momento siguiente me repugnaban las decisiones que él tomaba. Hacer de este personaje fue un reto para mí como actor, y sabía que también desafiaría al público y sus ideas preconcebidas sobre el Guasón, porque en su mundo ficticio, como en nuestro mundo real, no hay respuestas fáciles", contó. La interpretación del actor es descrita como una de las mejores de Phoenix, que sin dudas se ha posicionado como uno de los grandes talentos de su generación.

En esta entrevista, cedida por Warner, explicó más sobre su proceso de preparación.

Cuando te llegó el guion de Guasón, ¿qué te hizo aceptar el rol de Arthur Fletcher?

Bueno, pensé que era audaz, nunca había leído nada igual. Sin dudas, es diferente a cualquier película del género de superhéroes, pero además era distinto a los dramas que había leído. Parecía tener una enorme variedad de sabores y tonos.

Históricamente, el Guasón es un narrador poco confiable, y también lo es en este filme. ¿Te afectó este aspecto del personaje en las decisiones que tomaste como actor?

En algunos momentos pensé que él disfrutaría de alterar su historia y del efecto que eso tendría en otra persona, en cómo esa persona se sentiría al respecto. En otras ocasiones, él alteraba la historia porque era realmente lo que creía. A veces, con personajes así, es frustrante, porque querés entender cuáles son sus motivaciones. Cuando me di cuenta de que podía tomar cualquier decisión, se convirtió en algo liberador para este personaje.

Todd Phillips describió el trabajo contigo como una verdadera "sociedad". ¿Lo sentiste así?

Sí, y no fue solamente cuando estábamos en el set. Después de que habíamos terminado de filmar, o en los fines de semana, nos llamábamos, mandábamos mensajes o nos juntábamos a hablar de las siguientes escenas. Creo que estábamos tan en sintonía durante el proceso que si uno de nosotros no se sentía inspirado, el otro lo inspiraba. Hubo algunos momentos en los que me resultó sorprendente cómo pensábamos lo mismo, la misma solución a un problema.

Hablando de solucionar problemas, hay una escena que es un momento crucial para Arthur. ¿Cómo trabajaron con Todd para crear lo que sucedería allí?

La preparación fue el estudio de la danza y el movimiento, pero no encontramos la intención real de esa escena hasta que fuimos al set ese día. Cuando llegamos, sentimos que todavía nos faltaba algo que ilustrara cómo emergía una parte diferente de la personalidad de Arthur. Llegamos a la idea porque yo había estado estudiando danza y él empezó a reproducir una música de cello; era una pieza muy impactante. Entonces yo dije: "Tal vez debería haber movimiento", y él dijo: "Bueno, yo empezaría con el pie. Empezá con el pie y ese va a ser tu movimiento". Eso fue todo lo que dijo. Después nos fuimos y maduramos la idea. Luego surgió algo más. Fue un momento crucial para el personaje y para mí y Todd como dupla.

En la película hay unas escaleras que también jugaron un rol importante en cómo ustedes construyeron el personaje: ¿Cómo sucedió?

Cuando estaba escribiendo en el diario de Arthur como parte de mi preparación del personaje, Todd me envió algo sobre escalones, para inspirarme en la escritura. Luego me contó sobre los escalones que usaríamos en algunas escenas, en las que Arthur sube por unas escaleras largas una y otra vez. En algunas páginas del diario simplemente escribí: "Escalón, tras escalón, tras escalón, tras escalón, tras escalón", una y otra vez a lo largo de varias páginas. Eso se convirtió en parte de la historia y a veces con Todd nos mandábamos mensajes que decían: "Escalón tras escalón".

-

El villano más aterrador

César Romero / Batman (1966)

El primer actor en interpretar al Guasón en la pantalla grande fue el estadounidense César Romero, que decidió darle un toque caricaturesco y no tan oscuro como los que vendrían después (sobre todo al negarse a afeitarse el bigote, que simplemente era pintado de blanco, dándole un aire aún más absurdo).

Jack Nicholson / Batman (1989)

Fue el primero en darle ese tono tétrico que adoptaría el Guasón en adelante. Nicholson, que ya tenía experiencia en roles aterradores -habiendo interpretado a Randle Patrick McMurphy en Atrapado sin salida, de Milos Forman, y a Jack Torrence en El resplandor, de Stanley Kubrick. Su actuación como el Guasón mantiene la teatralidad de Romero pero le añade una cuota de oscuridad que, hasta el momento, no habían tenido los villanos en el cine.


Heath Ledger / El caballero de la noche (2008)

La actuación de Heath Ledger en El caballero de la noche es icónica y, sin dudas, lo mejor de la película (que de por sí es excelente). Si bien mantiene la esencia absurda del personaje, le otorga un matiz de realidad, inaugurando una nueva era para las películas de superhéroes. La interpretación le valió un Oscar póstumo, algo inusual para un filme de ese género.


Jared Leto / Escuadrón suicida (2016)

Era difícil calzarse los zapatos del Guasón después de Ledger y, por eso, ya desde el punto de vista estético, el Guasón de Escuadrón suicida era completamente diferente. Los tatuajes en el rostro y en el pecho, el pelo peinado con gel hacia atrás y la dentadura de metal fueron un distanciamiento claro de su predecesor. La interpretación de Jared Leto no destacó, pero fue correcta. Y eso, teniendo en cuenta las circunstancias, fue suficiente.


Todd Phillips: de la comedia al thriller psicológico


Todd Phillips dedicó la mayor parte de su carrera a explorar el género de la comedia con películas como Borat y Qué pasó ayer. Sin embargo, con Guasón se dio el gusto de transitar -y con éxito- un camino diferente, el del thriller psicológico. "Me inspiraron los estudios de personajes que vi cuando era más joven. El aspecto, la vibración, el tono de esas películas tenían sentido para esta historia", dijo el director. Para Phillips, eso supusieron los años 70 y 80, la era de grandes películas como Serpico, Taxi Driver y Network.

Phillips asegura que escribió el guion pensando en Phoenix. "El trabajo anterior de Joaquín siempre me quedó grabado, pero lo que más me gusta de él es su estilo y su imprevisibilidad, que a nuestro juicio encajaría mucho en este personaje", comentó el director. "Mientras otros hacen matemáticas, Joaquín toca jazz. Es uno de los mejores, no tiene miedo; su trabajo es valiente y vulnerable, y pensé que si podíamos tenerlo, podríamos hacer algo especial", explicó.

 

Cargando...