A casi dos décadas de su muerte, Julia Child, la primera chef mediática de Estados Unidos, mantiene vivo su legado con un libro, un documental, un reality de cocina y una serie inspirada en su vida que se estrenará a fin de mes

"/>
Gastronomía
Chef mediática

Julia Child, una mujer que cambió las reglas de la gastronomía

A casi dos décadas de su muerte, Julia Child, la primera chef mediática de Estados Unidos, mantiene vivo su legado con un libro, un documental, un reality de cocina y una serie inspirada en su vida que se estrenará a fin de mes

11.03.2022 07:00

Lectura: 8'

2022-03-11T07:00:00
Compartir en

Por Marcela Baruch Mangino

En 1963, cuando Julia Child debutó en la televisión estadounidense, tenía 50 años. Lejos de los estereotipos, era una mujer de mediana edad, muy alta y con un tono de voz particular. Había vuelto a Estados Unidos, a su California natal, después de vivir poco más de una década en Francia, donde encontró su verdadera vocación, la cocina. En aquella época los chefs estaban lejos de considerarse estrellas y las mujeres aparecían en la pantalla a lo sumo como asistentes. El programa se llamó The French Chef y nació a raíz de la publicación de su primer libro, Mastering the art of french cooking, un bestseller con millones de copias vendidas. En 1966 recibió su primer Emmy como conductora —fue nominada ocho veces y ganó tres—, el primero de un sinnúmero de reconocimientos que incluyen medallas del gobierno francés como L’Ordre National du Mérite Agricole, L’Ordre National du Mérite, Chevalier de l’Ordre des Arts et des Lettres y l’Ordre National de la Légion d’Honneur. Le otorgaron doctorados honoris causa en humanidades en la Universidad de Brown, Boston, Rutgers, Harvard, California State y el Smith College. Además, fue la primera mujer en recibir el premio Grande Dame de Les Dames d’Escoffier, y obtuvo varios premios James Beard Foundation —los Oscar de la cocina estadounidense— por sus libros y programas. En el año 2003, con 91 años, recibió La Medalla Presidencial de la Libertad en Estados Unidos, el máximo reconocimiento civil del país, donde la conocen simplemente como Julia.

El impacto de Child en la cultura estadounidense es tal que, a pesar de que han pasado 18 años desde su muerte en 2004, en el último año se estrenó un documental sobre su vida llamado Julia (distribuido por Sony Pictures Classic), su sobrino nieto Alex Prud’homme escribió un libro para niños inspirado en su legado titulado Born Hungry, el lunes 14 la cadena Food Network estrenará el reality The Julia Child Challenge y el jueves 31 comienza a emitirse la serie Julia, por HBO Max.

En el documental Julia, sus directoras Julie Cohen y Betsy West  revelan videos en los que Child cuenta que, después de verla hacer un omelette en vivo para presentar su libro en un programa, los televidentes enviaron cartas al canal de la televisión pública WGBH pidiendo que la contrataran para hablar de cocina. Bromista y extremadamente entusiasta, esta chef conquistó con su modo de ama de casa que simplifica recetas y se ríe de sus errores, con un tono peculiar de voz algo ronca, su respiración fuerte y su tamaño casi torpe de 1.88 metros de altura. 

En la década que duró su show, la cocinera usó el espacio para educar sobre cocina y otros temas, enseñó cómo aplicar las técnicas francesas que había aprendido en la prestigiosa Le Cordon Bleu de París 10 años antes. Tenía práctica en la docencia, pues en Francia, después de terminar la escuela de cocina, en 1952 Child fundó un pequeño instituto para mujeres de habla inglesa L’École des Trois Gourmandes, junto con la escritora Simone Beck y la cocinera Louisette Bertholle. Beck es coautora de Mastering the art of french cooking, su obra prima, una enciclopedia de la cocina francesa en inglés, que abarca dos tomos de 700 páginas cada uno y más de 400 dibujos de Sidonie Coryn. 

En la película Julie & Julia, estrenada en 2009, dirigida por Nora Ephron a partir del libro publicado con el mismo nombre por la bloguera Julie Powell y protagonizada por Meryl Streep y Amy Adams, relatan las peripecias de la publicación de esta obra que demoró 10 años en imprimirse. Su primera traducción al español recién vio la luz en 2014, bajo el título El arte de la cocina francesa. En total, Child tiene 18 libros publicados en vida y tres póstumos, escritos por su sobrino nieto Prud’homme. 

Aún en vida, en 1995, la cocinera creó la Fundación Julia Child para ayudar en el desarrollo de la gastronomía a instituciones, cocineros y periodistas. Prud’homme recibió una de esas becas. En 2015 la fundación sumó, además, el premio The Julia Child Award, que se entrega a quienes realizan un aporte significativo a la manera en que los estadounidenses cocinan, comen y beben.

En una entrevista en el programa Nightline de ABC, Cohen y West dicen que Julia Child cambió la cocina estadounidense y que su trabajo impactó profundamente en la cultura del país. Su fama comenzó en los 60, años de revolución feminista, y si bien afirman que Julia nunca se manifestó abiertamente como una, abogó por la maternidad planificada y la presencia de mujeres en las cocinas profesionales, hasta el momento casi inexistentes. A su marido, Paul Child, también se lo consideraba un feminista, por apoyar a su esposa en el desarrollo de su carrera en la segunda mitad de su vida, después de retirarse como diplomático.

Ambos se conocieron trabajando para la Oficina de Servicios Estratégicos de Estados Unidos, en Ceilán, durante la Segunda Guerra Mundial. Vivieron en Asia, Estados Unidos y Francia. Julia acompañó a su esposo durante su carrera diplomática en París, donde, según dijo a la prensa en varias ocasiones, tuvo una especie de revelación en la primera comida que compartieron allí: un lenguado a la meunière (enharinado y frito en manteca y servido con limón, perejil y papas hervidas). Es entonces que ella comienza a tomar clases de cocina y a desarrollar su vida profesional como educadora y comunicadora culinaria, en libros, columnas de diarios y programas de televisión.

En 1960, a su regreso a Estados Unidos, los roles de ambos se invierten, Paul se jubila y se convierte en el apoyo de su mujer detrás de cámaras. Algunos de los episodios de The French Chef se pueden ver en YouTube tanto a color como en blanco y negro, pero debe advertirse que sus imágenes pueden herir sensibilidades de vegetarianos y veganos. Allí Child bromea con pollos, pavos, corderos, con la naturalidad propia de una época que no es esta. 

La cocina del set, que había sido diseñada por Paul Child a medida, se encuentra en exposición permanente en el Museo Nacional de Historia Estadounidense (Smithsonian National Museum of American History), en Washington. 

Mantener el legado. El sobrino nieto de Child, Alex Prud’homme, parece ser el designado para mantener la obra y las recetas de esta cocinera vigentes en cada una de las páginas que escribe, pues Julia no tuvo descendencia. En 2006 se publicó la primera obra, Mi vida en Francia, una memoria de vida que escribieron juntos y en la que la cocinera comparte cómo era su vida en Europa, lo que sintió en aquella primera comida que probó en París, hasta la despedida de su casa en la Provence durante su última visita. 

En febrero de este año, el autor cambió el rumbo de las memorias y presentó Born Hungry: Julia Child Becomes “The French Chef” , un libro para niños ilustrado por Sarah Green que cuenta la historia detrás de la leyenda de su tía abuela.

Lejos de desvanecerse, con el tiempo la fascinación por Julia Child aumenta e inspira nuevas recreaciones de sus recetas, programas y manera de ver la vida. En el último año se estrenaron dos películas sobre ella. Según dijeron a Nightline Cohen y West, autoras de su documental, “Julia fue una revolucionaria” y por eso se convirtió en la protagonista de su último trabajo. “Buscábamos otra revolucionaria como la de nuestro primer documental, RBG —la jueza de La Suprema Corte de Justicia Ruth Bader Ginsburg—”. Este primer trabajo se estrenó en 2018, mientras que el nuevo material se presentó en 2021. El documental Julia resulta de una recopilación de entrevistas, programas de televisión y testimonios de reconocidos profesionales como el chef español radicado en Estados Unidos José Andrés y la crítica de restaurantes Ruth Reichl, entre otras celebridades.

Este carácter revolucionario y determinado es el que también se eligió mostrar en la serie de televisión que pronto estrenará HBO Max, que comparte el título de Julia. En este caso, la protagonista es la inglesa Sarah Lancashire, y la nueva producción se centra en el desarrollo de la carrera de Child en la televisión y en cómo se convirtió en un ícono nacional, en una época en que los cocineros no eran estrellas.

Con una mirada actual, el lunes 14 en Estados Unidos se estrenará The Child Challenge, un reality de cocina donde ocho participantes competirán al elaborar algunas de sus recetas más famosas, como el souflé. De esta manera, la cadena Food Network —transmitida por Discovery+—, devuelve a Julia a la pantalla chica contando la historia de cada preparación que los contrincantes deberán preparar.

Con estos nuevos contenidos sobre su vida disponibles será fácil reencontrarse con el emblemático personaje de la cocina en televisión o sencillamente conocerla. Como decía Julia Child al final de cada uno de sus programas, “bon appétit”.