Estilo de vida
Gente siniestra

Historias de zurdos: desafíos y particularidades en un mundo al revés

Cada 13 de agosto se celebra el Día Internacional del Zurdo, una minoría de la que se habla poco y se sabe menos, pese a que en sus filas hay artistas, futbolistas y empresarios célebres

15.08.2020 06:00

Lectura: 15'

2020-08-15T06:00:00
Compartir en

Por Leonel García

Nadie se ha muerto por ser zurdo, vale decir antes que nada. Al menos ahora, ya que en la época de la Inquisición estaban muy mal vistos y durante los albores de la Revolución Industrial las maquinarias pensadas para diestros les causaron más de un accidente. Es un alivio pensar que ya no es considerado un defecto físico a corregir ni una señal del Diablo. Pero que han tenido que adaptarse a un mundo pensado para el 85% (o el 87%, o el 89%, o el 90%; los estudios no se ponen de acuerdo) de los mortales, vaya si han debido hacerlo. Parece una tontería pensar que el espiral de la libreta pueda resultar incómodo, salvo si sos del 15% (o 13%, u 11%, o 10%) de las personas que tiene a la mano izquierda como dominante.

"Como es algo que lo vivís desde chico, te terminás acostumbrando", dice hoy Jean Andrés Vives, comerciante, de 43 años. "Cuando estás en el jardín, que estás dibujando, no pasa nada. Pero en la escuela, cuando vos estás aprendiendo a escribir, vos mismo te estás tapando lo que estás escribiendo", agrega y sorprende a todo aquel integrante de la abrumadora mayoría. Claro: un diestro ve cómo el "Mi mamá me mima" va apareciendo en el renglón. "¿Por qué te pensás que los zurdos escribimos con el cuaderno tan inclinado? Y más tarde, bueno, siempre tenía que buscar bancos para zurdos. Si había uno en el liceo, me lo reservaba; si no conseguía, terminaba con la columna toda torcida y el brazo cansado".

"Dificultades hubo siempre", agrega Mariana Ferrario (44), empleada administrativa. A leer y escribir le suma manejar (el Reino Unido debe ser un paraíso para los zurdos al volante; en el resto del mundo la caja de cambios está a la derecha). "Y ahora está el tema del pos: todos los equipos para pasar la tarjeta tienen la ranura a la derecha. No es imposible que hagamos las cosas pero sí resulta más difícil. Lo que parece una estupidez es abrir las latas: ¡todos los abridores son para derechos!", agrega. Nuevamente: no es subir el Everest, pero es esa extraña sensación de por qué corno el botón del mouse (o de enviar, o de grabar) está ahí. Y que hay que recorrer y recorrer para encontrar un adminículo específico, mucho más limitado en la variedad de precios y modelos, siempre.

Ser zurdo puede ser hoy sinónimo de ser genial o creativo, en una afirmación que tiene tan poco sustento científico como aquella que aseguraba que vivían menos. En todo caso, son unos sobrevivientes en un mundo donde falta tanta paz y justicia como bancos, cuchillos de cocina, tijeras, abrelatas e instrumental médico para zurdos.

Por caso, si el pasado jueves 7 un zurdo quería comprarse una guitarra eléctrica adaptada en una de las cadenas musicales más importantes de Uruguay, solo iba a encontrar una, una Squier Stratocaster, en el departamento de Maldonado y a 515 dólares. Podía caminar unos metros, en cambio, y en una tienda más pequeña hacerse de una símil Les Paul, a 760 dólares, 60 dólares más cara que su versión "normal" (o sea, para diestros). ¿Elegir modelo, color, precio? Difícil. Claro, podría hacer lo que hacen muchos: comprar una viola de las comunes y dar vuelta el encordado; tendría que acostumbrarse, eso sí, a no rozar con el brazo los mandos de tono y volumen, que a un derecho nunca incomodarían. Nadie dijo que esto fuera imposible: Jimi Hendrix lo hizo y es considerado el mejor guitarrista de la historia del rock. Otros guitar hero zurdos se resignaron a hacer eso de "si no puedes con tu enemigo, únete a él": cansado de no encontrar una guitarra para él, Mark Knopfler y Gustavo Cerati aprendieron a tocar como diestros, teniendo la izquierda como sus manos hábiles.

Estímulos tempranos. A Julieta Echeverriaga, una niña zurda de 10 años que cursa cuarto de escuela, no le resulta ya molesto escribir en el cuaderno. "Sí me cuesta escribir en el pizarrón, tengo que tener apoyado el codo para no borrar lo que pongo", dice. Pequeñas delicias de la zurdera, aprendidas desde la más tierna infancia. Luego de mucho buscar, ha encontrado al final tijeras para ella, en un abanico muchísimo más acotado que si fuera diestra: "Hay muy pocos diseños, hay de un solo color; no, no son tan lindos". Para un niño, este tipo de cosas son importantes.

Los psicomotricistas están siempre atentos al desarrollo de la lateralidad, señala la licenciada Nancy Peré. La tendencia natural a usar mayoritariamente una de las manos aparece desde muy temprana edad. "Cuando los adultos notan que en el niño o niña es habitual que utilice preferentemente su mano izquierda, es bueno ir incorporándole nuevas experimentaciones con dicha mano. En la actualidad, las tijeras para zurdos se consiguen con facilidad. Así vamos ayudando a consolidar los aprendizajes en habilidad manual y colaborando a un desenvolvimiento armónico", agrega.

La psicopedagoga Agustina Ponce de León, por su lado, descarta que la zurdera tenga una relación con alguna dificultad de aprendizaje del tipo cognitivo. "Pero sí se notan más niños con dificultades porque viven en un mundo que no está pensado para ellos. Vos leés de izquierda a derecha. Y los zurdos presentan un problema de orientación espacial. En otras ocasiones agarran mal el lápiz, se manchan las manos al escribir. Si bien luego se corrigen, posiblemente les sea más difícil aprender las reglas ortográficas". Lo mismo en actividades más cotidianas como atarse los cordones: "Ellos se hacen ‘la vueltita' con la mano izquierda".

Peré señala que muchas veces, cuando el pequeño comienza a hacer sus primeros trazos previos a dibujos, los adultos se "adelantan" y le colocan el marcador o crayón en su mano derecha, "generándole ciertas confusiones" si su predominio manual está a la izquierda. Al menos, se hace de forma inocente. En la cuenta de Facebook Mundo Zurdo abundan las historias sobre adultos que fueron obligados a ser diestros desde niños, a fuerza de reglazos o brazos izquierdos atados al cuerpo.

La psicomotricista Peré, zurda también, recomienda que se les enseñe a inclinar la hoja al escribir a todos los niños con la mano izquierda hábil. "De esta forma, la realización de los trazos gana fluidez y velocidad. Si se deja la hoja recta, como es habitual, a medida que se avanza en los trazos se va cubriendo lo escrito, volviéndose verdaderamente intrincado el proceso de coordinación óculo-manual imprescindible al escribir". Por eso, agrega, los zurdos tienden a escribir con mayor lentitud. Para ella, el desafío "no es tanto ser zurdo sino que los estímulos son presentados desde un pienso diestro".

Ponce de León, psicopedagoga, que hizo una maestría en Educación Emocional en España, sostiene que las frases negativas relacionadas al ser zurdo ("siniestro", "levantarse con el pie izquierdo") pueden afectar negativamente al niño. Sin embargo, los tiempos están cambiando. Hoy ya hay juegos de geometría específicos y cuchillos con el filo para ambos lados. Y, sobre todo, naturalización. "Solo puede generar confusión que pretendan cambiarle la lateralidad con la que nacieron", expresa.

Destacados y liberados. El hecho de que hayan sido estigmatizados históricamente (ver nota aparte), que tengan que recorrer o pagar más para conseguir instrumentos adecuados a su lateralidad, y que hasta usar un abrelatas les resulte más difícil que al común de los mortales, no ha impedido que los zurdos se destaquen en prácticamente todas las áreas.

Además de Hendrix, Cerati y Knopfler, el mundo del rock tiene zurdos ilustres como Kurt Cobain y a dos de los cuatro Beatles: Paul McCartney y Ringo Starr. El mayor ídolo de la historia de Peñarol, Fernando Morena, se cansó de hacer goles con su pierna izquierda, así como el último Dios tricolor, Álvaro Recoba. Ya que se está en el fútbol, Diego Maradona y Lionel Messi -ambos candidatos al mejor jugador de todos los tiempos- son zurdos, argentinos y llenos de magia. Amadeus Mozart y Ludwig Van Beethoven eran zurdos, Vincent Van Gogh también; lo mismo Napoleón, Aristóteles, Benjamin Franklin, Marie Curie, Albert Einstein, Leonardo da Vinci y Marilyn Monroe. Aun en ambientes muy distintos, se trata de gente que llegó al máximo en lo suyo.

Eso alimentó la idea de que los zurdos son más inteligentes y creativos que los diestros. Sin embargo, desde la Sociedad Española de Neurología se recordó en 2017 que no hay ningún estudio científico lo suficientemente serio y abarcativo como para asegurar eso. Lo que sí hay, añadieron, es apenas alusiones a alguna persona zurda "especialmente brillante". Sin embargo, un trabajo realizado en 2006 por dos científicos australianos, publicado en la revista Neuropsychology, señaló que los miembros de esta minoría "procesan más rápido la información a ambos lados del cerebro", lo que los hacía especialmente aptos en videojuegos y en deportes. En el sentido contrario, una investigación realizada por la Universidad de Harvard en 2014 aseguró que -como una variante de la brecha salarial por género- los zurdos tienen ingresos 12% menores que los diestros.

Si hay que mencionar a zurdos con dinero, valen los ejemplos de Bill Gates y Steve Jobs, ultramillonarios y genios de la informática.

En el deporte, esa velocidad de procesar información que señalaba ese estudio australiano puede explicar por qué el béisbol, el críquet y el ping-pong son deportes ideales para ellos, según un estudio de 2017 de la revista Biology Letters. De cualquier forma, en toda disciplina que implique un uno contra uno, como el tenis o el boxeo, un zurdo es la pesadilla de un diestro, justamente por no estar acostumbrado a vérselas contra alguien que reacciona "al revés", algo que los desconcierta más de lo que están dispuestos a admitir. No por nada, Rafael Nadal es la némesis de Roger Federer, así como Rod Laver es el único jugador en ganar los cuatro títulos del Grand Slam (en dos ocasiones) y Martina Navratilova dominó el circuito femenino durante una década. Entre los púgiles, Marvin Hagler y Manny Pacquiao están entre los más destacados (está la tentación de nombrar a Rocky Balboa, pero ese es solo el más notorio de los boxeadores de ficción).

Recientemente, cuando los zurdos ya se habían librado del estigma diabólico que arrastraban desde la Edad Media, cuando se tomaba con pinzas la idea de que había más criminalidad entre sus filas (algo que sostenía el italiano Césare Lombroso, uno de los padres de la criminología moderna, aunque precario desde el punto de vista de la metodología científica), a fines de la década de 1980 y principios de 1990 los psicólogos Diane Halpern y Stanley Coren aseguraron, y así lo publicaron en las prestigiosas Nature y New England Journal of Medicine, que los zurdos vivían en promedio nueve años menos que los diestros.

Sin embargo, el tiempo demostró que esa conclusión -sostenida por reconocidos profesionales y medios arbitrados- tenía basamentos muy pobres. Se había hecho a partir de consultas a familiares de 2.000 fallecidos en California, preguntándoles cuál era la mano hábil del fallecido. En promedio, los zurdos eran nueve años más jóvenes. La explicación era muy simple: hasta hace poco tiempo, cuanto mayor era una persona, más posible era que se le hubiese obligado a ser diestra de niño. Los zurdos, como tantas minorías, recién en las últimas décadas han podido liberarse más. Desde 1976, cada 13 de agosto celebran el Día Internacional de la Zurdera; al menos, no se sabe de ninguna organización de diestros que haya reclamado su propia jornada.

DIESTRA VS. SINIESTRA

Desde el punto de vista fisiológico, el cuerpo es controlado por el cerebro de un modo cruzado; por ende, en un zurdo el hemisferio cerebral dominante es el derecho. Esa mitad ha sido asociada mucho a la creatividad. Sin embargo, la idea que se tenía del zurdo ha sido, hasta ayer nomás en la evolución humana, predominantemente nefasta.

Un sinónimo de izquierda es "siniestra", término de connotaciones negativas. Se habla de "levantarse con el pie izquierdo" como el preámbulo de un mal día. "Ir por izquierda" es equivalente a burlarse o a perjudicar a alguien. "Soy derecho" o "ir por derecha", en cambio, significa actuar con rectitud. Alguien que domina sus dos perfiles es "ambidiestro"; o sea, su izquierda es otra "diestra". Y esto solo en castellano.

En la cuenta Mundo Zurdo se indica que los términos para referirse a alguien así en alemán (links, linken), remiten a alguien "traicionero", "torpe" o "vivo" en su variante de "taimado". En portugués, canhoto tanto quiere decir "zurdo" como "diablo". Justamente, durante la oscura época de la Inquisición fueron perseguidos, encarcelados y quemados en hogueras sospechosos de brujería (Juana de Arco, por caso, era zurda).

Hasta hace pocas décadas, en Japón un marido podía repudiar a su esposa si descubría que era zurda. De hecho, en ese país tan avanzado en diferentes aspectos, se estima que solo entre el 2% y el 5% de la población dice tener a la izquierda como mano hábil, algo totalmente extraño comparado con el resto del mundo.

PROBLEMAS UNIVERSALES

Preguntar a los participantes del grupo cerrado de Facebook Mundo Zurdo sobre las dificultades que han tenido en su vida cotidiana, genera una inmediata cascada de respuestas con la suficiencia de la gente que se ha adaptado a todo, la catarsis de quien se queja de vivir en un mundo no diseñado para ellos y con una no menor dosis de declaraciones de orgullo. No es de extrañar: es un grupo con 10.002 miembros.


· Soy chef, y aunque pueda parecer una trivialidad cuando agarro un pelapapas que no es el mío es imposible de usar, ya que, si bien vienen con filo de los dos lados, con el uso se va afilando del lado que se utiliza y generalmente del lado zurdo no cortan nada... ¿se entiende? Otra: la cuchara para helados también complica.
Telmo Damián Berho, San Fernando, Buenos Aires, Argentina.

· Pues mi principal dificultad siempre ha sido no poder escribir a una velocidad rápida, sufría mucho con los dictados en clase y me terminaba doliendo la mano mientras veía que los demás niños escribían de manera normal.
Salvador Béthencourt, México

· Soy de Santiago de Cuba, acá no venden materiales para zurdos, me he acostumbrado a vivir en un mundo de diestros, pero le confieso que fue muy difícil en los años escolares el uso del pupitre, aún un poco me cuesta recortar, las agendas con anillos... Pero lo más difícil es cómo a la hora de escribir mancho mi mano, esa es la parte que no me gusta. Para evitar un poco eso pongo una hojita debajo de la mano así no ensucio mi mano ni el trabajo.
Yisel González Fontanet

· En mi caso hubo algo muy particular. Como zurdo al dormir me acostaba sobre mi brazo izquierdo y mi esposa sobre el derecho. No sé si los diestros se acuesten ambos sobre su brazo derecho pero sí recuerdo que fue un tema... En la actualidad, las perillas de la estufa las abro o cierro al revés. O si voy a un lugar caminando en vez de dar vuelta a la derecha mi sentido de orientación me manda a la izquierda y muchas veces he tenido que retornar. Las tijeras las uso en la derecha, pero las tomo al revés y no cortan. Al sentarme en una mesa siempre busco o pido no sentarme junto a un diestro para no chocar; o me da más espacio o me siento en la orilla de la mesa de tal forma que no tenga a nadie a mi lado izquierdo.
Gabriel Velasco Muñoz, México

· A los que dicen que no han tenido problemas, les encargo que encuentren una escuela de música donde enseñen a tocar violín de zurda. Ya recorrí todo Monterrey y en todas quieren que toque mi violín de derecha. Yo les digo: "Es como si yo le dijera a usted que solo puede escribir de zurda".
Blanca Idalia Salinas Martínez

· Soy cirujano (ginecóloga). Es todo un reto conseguir pinzas, tijeras, incluso mi lugar en la sala de quirófano (de qué lado del paciente operar). Ahora creo que no podría (o me tardaría muuucho) en aprender a usar instrumental para zurdos. Y lo cotidiano: mancharte donde vas escribiendo, escoger tu lugar en la mesa al comer para no estar chocando (con el de al lado), pelar papa... pero sin eso: ¿que sería lo divertido de la vida?
Ethel Ramírez, México

· Saludos desde Ecuador, ¡amo ser zurda! Acá no encuentras ningún artículo para zurdos, así que toca adaptarse. Siempre he cambiado el mouse de la computadora del lado izquierdo. El espiral de los cuadernos siempre me molestó y recuerdo que cuando era pequeña no podía usar el sacapuntas correctamente.
Katty Ángel