Estilo de vida
Una nueva oportunidad

Guía para reciclar en casa: desde un perchero hecho con juguetes hasta compost

Celebramos el Día Mundial del Reciclaje con consejos y acciones sencillas para aportar a la mejora del medio ambiente. 

17.05.2020

Lectura: 8'

2020-05-17T07:00:00
Compartir en

Por Clementina Delacroix

Reciclar, reutilizar, reducir y recuperar. Estas palabras estarán en la mente de muchos el próximo domingo 17, jornada en la que se celebra el Día Mundial del Reciclaje. Aquí presentamos una guía rápida con acciones concretas, que se pueden realizar en casa y que ayudará a sumar un granito de arena a la mejora del medio ambiente.

El reciclaje es el proceso por el cual un producto ya utilizado, en principio destinado al desecho, se somete a un tratamiento que lo vuelve a introducir en el ciclo de vida, lo cual permite hacer un mejor uso de los recursos, reducir el impacto de nuestros hábitos y ejercitar la creatividad. Esta amplia definición nos permite reciclar desde nuestros desechos orgánicos y materiales hasta la ropa, los muebles, los juguetes y los alimentos que sobran después de la comida. El caldo de un puchero puede reutilizarse para cocinar un risotto; un juguete en desuso puede transformarse en un objeto de decoración, un sujetapuerta o una lámpara. Las posibilidades son infinitas.


Las creaciones de Mona Lisa

Mona Lisa, una adicta a crear cosas lindas que prefiere mantener el anonimato, comparte con mucho humor en su perfil de Instagram Te Tiro Un Dato consejos e información para inspirarse y reciclar en el hogar. Este personaje inspirado en la obra de Da Vinci es experto en darles una segunda oportunidad a las cosas que otros descartarían y enseña a los demás a seguir su ejemplo. "A casi cualquier cosa que encuentro la puedo convertir en una lámpara", asegura. De chica vivía en el campo y aprendió de sus padres que las cosas había que arreglarlas. Donde algunos ven algo que ya no sirve más, ella ve material para crear. "Comprar, comprar y comprar y luego tirar es un despropósito de toda la basura que generamos", agrega esta emprendedora que hace tiempo trata de que no se consuma plástico en su hogar. 

Perchero con juguetes. Este Perchero, ideal para un cuarto infantil, lo creó a partir de juguetes que su hijo ya no usaba y una tabla de madera. Algunos de los juguetes los cortó al medio y los rellenó de silicona líquida para darles mayor consistencia. Luego los pegó a la tabla también con silicona (porque era lo que tenía a mano, pero se puede usar cualquier tipo de pegamaneto). Atornilló los juguetes desde la parte de atrás de la tabla con un tornillo largo para que quede bien fijo y quedó pronto. Los colores de los juguetes combinaban con el cuarto, por lo que los dejó así, pero se pueden pintar si se desea lograr un efecto más uniforme. 


Hoja de esqueleto de caballo aplastada y enmarcada en un cuadro viejo. 

Esta cómoda había perdido los herrajes originales y fue adaptada con restos de cuero. 

Una pausa para innovar

La diseñadora visual Belén Olivera siempre comienza su día con un buen café y eso la inspira a crear. Tanto en su trabajo diseñando interfases gráficas para una empresa de software como en el hobby que inspiró su cuenta de instagram But First Coffee, la creatividad es fundamental. Le encanta transformar los espacios en su casa y en cada mudanza ha aceptado el desafío de adaptar sus muebles al nuevo espacio. Fue así que su rack de televisión se transformó en un mueble bajo mesada en el baño después de lijarlo, pintarlo, encerarlo y cortarle las patas. "Esto del diseño de interiores lo descubrí desde que tengo mi casa y empecé a disfrutar de arreglar las cosas y transformar lo que tenía en algo nuevo", explica. "Con pocas cosas se puede hacer cambios, ese es el desafío y me divierte encontrarle otra utilidad a las cosas que capaz que era impensada", agrega. Además de darles un uso amigable con el medio ambiente "son cosas a las que uno le agrega identidad y personaliza", explica.

Una de las transformaciones que hace Olivera es pintar botellas de vidrio o plástico y crear floreros decorativos. Para hacerlo utiliza pintura de tiza, pincel y resina acrílica. Le da tres manos de pintura a pincel para que quede uniforme y luego protege el resultado para que dure más con una mano de resina acrílica. 


"En el living tenemos estas sillas que nos regalaron en la mudanza, son de la década del 50 o 60, pero con pintura y nuevo almohadones revivieron", explica Belén Olivera. 

Ecoladrillos: una alternativa de construcción ecológica


Desde un sorbito, un film para envolver alimentos, bandejas de comida para llevar, vasos y envoltorios de dulces hasta productos de higiene y belleza, el plástico forma parte de nuestras vidas. El armado de ecoladrillos con botellas PET (tereftalato de polietileno) es una buena opción para reducir y reutilizar los plásticos. Estos envases, en cualquiera de sus tamaños, se rellenan a presión con residuos plásticos limpios y secos como bolsas, envoltorios, cajas de jugo, tubos de pasta dental, entre otros, y luego se utilizan como materiales de construcción. Es importante que los plásticos que ingresen a la botella estén limpios y secos para prevenir la formación de bacterias que generen gas metano y comprometan la estructura de los ecoladrillos.

Es una solución simple y útil para responder a los desechos contaminantes diarios, para sacar de circulación plásticos que de lo contrario pueden terminar en ríos, lagos y océanos y que se degradan en microplásticos. Además, permiten dimensionar las cantidades de plástico que se utiliza a diario. Una vez prontos los ecoladrillos se pueden coordinar donaciones a organizaciones que los recolectan, por ejemplo, el grupo de Facebook Proyecto Ecoladrillos Entre Todos, o a personas con proyectos individuales de construcción ecológica.

De nuevo a la tierra


Otra forma de reducir el impacto de nuestros desechos en el medioambiente es el compostaje. Este proceso de descomposición de los desperdicios orgánicos en el que la materia vegetal y animal se trasforma en abono es una de las formas más efectivas y naturales de disminuir la cantidad de residuos. Implica separarlos y dejarlos descomponerse en un recipiente específico por un período determinado. Pero si se vive en apartamento, no se tiene espacio, tiempo o simplemente no hay interés de hacer ese proceso, existe una solución sencilla para colaborar de todas formas con el medio ambiente.

La iniciativa Compost Ciudadano, de Andrea Alba y Federico Luisi, que comenzó como un plan piloto en 2019, ofrece una segunda vida útil a estos residuos. Los hogares clasificadores que integran el programa descartan sus residuos orgánicos en un tacho especial que es recolectado en un horario acordado una vez por semana y a partir del tercer mes reciben compost ciudadano ya pronto para utilizar en sus plantas, jardines o huerta. Los hogares interesados en participar pueden comunicarse por más información al 098 574920 o por Instagram a @compost_ciudadano.


Consejos de Lucía Soria para reutilizar comida

· Al llegar con las compras, sacar de la heladera todo lo más viejo que haya para consumir. Pensar qué se puede hacer con eso y tratar de cocinarlo ese mismo día. No pensar en una receta específica, si son zapallitos, cortarlos, cocinarlos y después usarlos para comer con otras cosas.
· Antes de usar las verduras, lavarlas bien. Después de pelarlas y cortarlas, guardar todos los descartes y pieles limpias en una bolsa hermética en el freezer. Cuando esté llena, hacer un caldo delicioso.
· Las cáscaras de quesos se pueden agregar a los caldos envueltas en lienzo, le dan un sabor increíble.
· Las cáscaras de zapallo, papa y boniato quedan riquísimas fritas bien despacio, como un crocante para arriba de una pasta, arroz o cualquier plato.
· El pan que se pone viejo quebrarlo en pedacitos con las manos, mezclarlo con aceite y dorarlo en el horno hasta que quede bien seco. Se tendrá crocantes de pan para un montón de platos: sopas, pastas, ensaladas, arroces.
· Muchas cáscaras de frutas sirven para hacer aguas saborizadas. Si se dejan 24 horas en un frasco en la heladera, queda un agua deliciosa. También se pueden hervir para lograr un sabor más intenso.
· Todas las hojas de rabanito, nabo, brócoli, lechuga que no estén muy lindas, sirven para hacer buñuelos.


Seis acciones que se pueden tomar para empezar a reciclar hoy

1 · Si se tiene una huerta, usar cáscaras de huevo llenas de tierra para hacer plantines. Cuando están prontos, romper un poco la cáscara para que las raíces puedan crecer y plantarlos directo en la tierra.
2 · Comprar productos de tamaño familiar que permiten reducir el volumen de residuos.
3 · Evitar los productos desechables o de un solo uso. Pueden ser prácticos, pero son muy dañinos para el ambiente.
4 · Llevar los medicamentos vencidos o que ya no se necesitan a la farmacia o a un centro de salud, allí sabrán qué hacer con ellos.
5 · Intercambiar aquello que ya no se usa. Existen diversos mercados de cambio digitales en las redes y en Internet.
6 · Al imprimir documentos, utilizar las dos caras del papel.