Estilo de vida
Interiorismo

Geometría en tonos neutros

Una casa en altura frente a la rambla de Malvín fue remodelada para integrar ambientes y crear un amplio balcón al mar

10.09.2019

Lectura: 3'

2019-09-10T13:09:00
Compartir en

Casa con Cinco Muebles es el nombre que los arquitectos Matías Coello y Juan Martín Minassian, del Estudio Mass Arquitectos, le dieron al proyecto de un PH de altos, típico de la geografía urbana de Montevideo, frente a la rambla de Malvín.

En la búsqueda de formas más dinámicas de habitar, la planta de 155 metros cuadrados se sometió a una transformación que generó un espacio fluido y abierto, integrando el paisaje de la rambla a los distintos ambientes interiores. Mientras que hacia el oeste se dispone el sector privado de la casa, hacia el este se eliminaron paredes en las áreas sociales y se estableció un frente continuo y profundo para conformar un gran balcón sobre el Río de Plata de 20 metros de profundidad.

Para equipar ese gran espacio homogéneo, los arquitectos diseñaron cinco piezas de mobiliario singulares desde el punto de vista geométrico y cromático, que articulan y definen las diferentes áreas ocupadas por la pareja de treintañeros que ahora vive allí.

Mueble uno. La estufa de alto rendimiento colocada sobre un rack de hierro con pintura al horno microtexturada es otro de los puntos singulares de la casa. El hierro es uno de los materiales favoritos del Estudio Mass Arquitectos por ser flexible y maleable.

Mueble dos. Un elemento que da carácter a la casa es un extenso muro equipado con placares en forma de L, que va desde el comedor hasta la cocina, donde se transforma en la mesada con la pileta.

Mueble tres. Al dueño de casa le gusta mucho cocinar, y en la antigua distribución de la casa la cocina quedaba alejada del living, donde se reúne habitualmente con sus amigos, a quienes le gusta agasajar con ricos platos caseros. La solución fue quitar las paredes que separaban la cocina del living (y se eliminó un dormitorio; la casa originalmente tenía tres dormitorios y servicio) e instalar una gran isla de más de cuatro metros de largo de granito negro marmolado. Las butacas blancas también fueron diseñadas por los arquitectos responsables del proyecto.

Mueble cuatro. La mesa circular del comedor, hecha en madera, refuerza la presencia del color negro en varios puntos de la casa y se contrapone al blanco de paredes y muebles de melamínico. La silla beige circular es un diseño del estudio de los arquitectos, y las tres luminarias negras de estilo nórdico pertenecen a la serie Beat, del diseñador británico Tom Dixon.

Mueble cinco. La mesa ratona, del mismo material del rack, entra en el juego de la paleta cromática -que busca contrastar con el blanco-, de la combinación de texturas y de las figuras geométricas.

La figura circular -además de ser una obsesión del estudio, según confiesan sus responsables- es una constante en toda la casa; se repite en mesas, sillas, espejos, luminarias y detalles, y alude a la línea y el punto. Dentro de esa lógica geométrica aparecen las mesas auxiliares de Estudio Diario, la luminaria de techo (diseñada por el estudio y hecha en una pieza de hierro incrustada en el cielorraso y tapada con un acrílico arenado) y la abertura interior que da transparencia a la pared de la entrada.