Estilo de vida
Por fuera de lo binario

Fluidez de género: entre lo masculino y lo femenino

Si bien siempre existieron quienes no se identificaban con ninguno de los dos géneros, el término surgió a mediados de la década pasada y celebridades como Sam Smith, Jonathan Van Ness y Ruby Rose se identifican con él

26.05.2020

Lectura: 8'

2020-05-26T19:23:00
Compartir en

Por Alejandra Pintos

"No soy hombre ni mujer. Creo que floto en algún lugar en el medio", contó el cantante Sam Smith en una entrevista de 2019 con la actriz y activista Jameela Jamil. Y agregó: "Siempre fui muy libre en la forma en la que pienso mi sexualidad, entonces empecé a cambiar mi forma de pensar el género". Con estas declaraciones, Smith, británico y de 27 años, contó al mundo que se identifica como de género fluido, aunque sigue prefiriendo que se refieran a él con pronombres masculinos.

Si se piensa al género como un espectro -en lugar de la concepción binaria tradicional- en un extremo estaría lo femenino y en el otro lo masculino. Quienes se consideran de género fluido se ubican al medio de la banda, moviéndose hacia uno u otro lado; ahí es donde se ubica el cantante. Este "movimiento" se puede dar de una situación a otra, de un día a otro o con el paso de los años. El término surgió alrededor de 2007, a medida que blogs, foros y redes sociales se volvieron masivos y se fueron formando grupos virtuales entre quienes se consideran de género fluido.

Un antecedente es el término "no binario", que justamente representa a quienes no se identifican como masculino ni femenino (ver recuadro), y tiene sus orígenes en los fanzines queer de la década de los 80. En español, los miembros de la comunidad LGBTQ+ prefieren el lenguaje inclusivo ("no binaries") para evitar asignarle un género a través del lenguaje. "Queer", "género no conforme", "no binario": todas estas palabras se refieren a las personas que no se identifican con el binarismo. "Todos estos son términos que han surgido de la experiencia personal", explicó a Vice Lou Himes, psicólogo clínico no binario radicado en la ciudad de Nueva York.

Actualmente, varios países reconocen el género "no binario" en los documentos legales, entre ellos Alemania, Argentina, Canadá, Dinamarca, Nueva Zelanda, Pakistán, algunos estados de Estados Unidos y Uruguay, en el marco de la Ley Integral para Personas Trans. En este documento se agrupan las identidades no binarias dentro de la definición de personas trans. "La persona que se autopercibe o expresa un género distinto al sexo que le fuera asignado al momento del nacimiento, o bien un género no encuadrado en la clasificación binaria masculino femenino, independientemente de su edad y de acuerdo a su desarrollo evolutivo psicosexual", detalla.

Jonathan Van Ness en la alfombra roja de los premios Emmy. Foto: AFP.

¿Una nueva identidad? No es que antes del 2000 no existiesen personas no binarias -por ejemplo, la palabra andrógino fue usada en décadas anteriores para describir a quienes tenían un género fluido-, sino que quienes tienen esta identidad de género ahora cuentan con una palabra para describirse a sí mismos, una comunidad que los apoya y una mayor apertura de la sociedad. "Internet ha sido una fuente de información para los no binarios, de los matices de la expresión de género, en los últimos cinco años. Mirando hacia atrás, siempre hubo chicos no binarios, pero recién en los últimos años empezaron a tener un lenguaje para no sentirse solos, para embanderarse", aseguró a The New York Times Linda Hawkins, codirectora de la clínica de género y sexualidad en el hospital de niños de Filadelfia.

Según los expertos, no es sencillo identificar qué tamaño tiene la comunidad no binaria porque muchos tradicionalmente se han identificado como transgénero para evitar tener que ahondar en detalles sobre su identidad y porque no encontraban el término adecuado para describirse. Según un estudio del Reino Unido, quienes se identifican como no binarios rondan el 0,4% de la población. Dentro de la comunidad trans, alrededor de un tercio entra en esta categoría.

Una distinción importante es que la identificación de género no está vinculada con la sexualidad. De acuerdo con la filósofa estadounidense Judith Butler, el género es una performance, algo construido culturalmente, basado en las normas de la sociedad, mientras que el sexo está vinculado a la biología. Entonces, hay quienes se consideran no binarios que prefieren tener relaciones con mujeres, otros con hombres o con quienes no entran en esas categorías. "La identidad es esta cosa extraña que existe entre nosotros y el resto de las personas. Es esta percepción, este espacio de pensamiento, entre uno y los demás", resumió Theresa "TDo" Do, una persona no binaria de San Francisco a CNN.

El género como espectro. "La fluidez de género es mucho más que decir ‘hoy me siento más femenina' u ‘hoy tengo ganas de ser más masculino'. Es una experiencia física y mental para mí, es un cambio emocional en la forma en la que interactúo con el mundo", explicó Lee Luxion, no binario, a CNN.

Sin embargo, es cierto que los roles de género se han vuelto más difusos que en décadas anteriores, y estrellas pop como Harry Styles o Bad Bunny se animan a pintarse las uñas, usar caravanas de perlas o vestirse de mujer. No es que hayan sido los primeros -sin duda David Bowie, Prince y Freddy Mercury allanaron ese camino-, sino que hoy es aceptado con otra naturalidad en la sociedad y es algo cada vez más popular. Aunque no se identifiquen como de género fluido, han contribuido a que se normalice una estética diferente y a que cada vez más jóvenes se animen a explorar los roles de género con más libertad.

Un caso de éxito es el de la actriz y modelo australiana Ruby Rose, que saltó a la fama en 2014 después de estrenar el cortometraje autobiográfico Break Free. En él, Rose se presenta al comienzo como una mujer tradicionalmente femenina, maquillada, con peluca rubia, y luego va sacándose ese disfraz para revelar su verdadera identidad, mostrando su pelo corto y tatuajes. A partir de ese video, que se volvió viral, Rose consiguió papeles en Orange is the new black, John Wick 2: un nuevo día para matar y Notas perfectas 3.

Rose se identifica como de género fluido, aunque prefiere pronombres femeninos. "Tengo una fluidez grande de género, cuando me despierto me siento algo así como de género neutral", explicó. Según contó en varias entrevistas, cuando era chica estaba convencida de que era un varón y ahorraba dinero para poder costearse la transición. Después cambió de opinión, en parte gracias al modelaje, que le permitió descubrir su costado andrógino y expresar diferentes géneros en las distintas sesiones de fotos.

Otro ejemplo es el de la actriz no binaria Asia Kate Dillon, que en 2017 se incorporó al elenco de la serie Billions, en un rol que específicamente estaba escrito para una actriz de género fluido, una rareza en Hollywood. Dillon también tuvo un rol en la tercera entrega de la saga de John Wick, donde interpretó a The Adjudicator (el adjudicador, que escrito en inglés no tiene pronombres de género), un asesino que no usa la violencia.

No dejan de ser dos casos en la inmensidad de papeles que se escriben en Hollywood cada año, pero, de a poco, todas las identidades van encontrando su lugar -y una figura que las represente-.

Glosario de género y sexualidad

Cisgénero: la identidad de género corresponde al género que se le asignó al nacer. El prefijo cis- es antónimo de trans y se usa para reconocer y visibilizar una posición privilegiada.

No binario: no se identifica dentro de la categoría femenina o masculina.

Queer: es un término colectivo que engloba a personas que no se identifican con un género en particular. Al principio tuvo connotaciones peyorativas, pero en los 60 fue apropiado por los homosexuales para visibilizar su orientación sexual, y hoy tiene un contenido político y está vinculado a la disidencia sexual.

Género no conforme: la expresión de género no se ajusta a las normas tradicionales. Es similar a no binario y queer, pero se usa como un término paraguas. A veces se utiliza para referirse a personas que se identifican como cisgénero pero se visten o comportan de maneras que desafían los estereotipos de género.

Transgénero: no se identifica con el género que le fue asignado al nacer, no importa si se realizó cirugías para cambiar de sexo o se sometió a tratamientos hormonales.

Agénero: es una identidad en la que la persona no se identifica con ningún género; al no conformarse con el sexo registrado en su nacimiento, ni con el opuesto a este, decide establecerse como una persona que no "se siente identificada" ni como hombre ni como mujer.

Pangénero: contiene todas las identidades, aunque de una manera fija y no variable como en el género fluido.

Demisexual: siente atracción sexual por una conexión emocional previa.

Asexual: no siente atracción sexual por otros. Incluye desde el rechazo absoluto hasta la indiferencia, pero no debe confundirse con el celibato.

Bisexual: atracción por personas de su mismo género y del opuesto.

Intersexual: las características sexuales, como los órganos reproductivos y los genitales, no encuadran dentro de los estándares sexuales masculinos o femeninos.

Polisexual o pansexual: siente atracción sexual, emocional o estética hacia personas de más de un género, pero no necesariamente de todos los géneros o al mismo tiempo, de la misma manera, al mismo nivel o con la misma intensidad.