Cultura
La mujer rota

Fleabag, la serie que está arrasando en esta temporada de premiaciones

Se trata de una pequeña serie inglesa que con solo dos temporadas y presupuesto acotado, se convirtió en una de las favoritas de la crítica gracias al particular ingenio de su creadora, Phoebe Waller-Bridge.

21.01.2020

Lectura: 7'

2020-01-21T16:55:00
Compartir en

Por Alejandra Pintos

En el primer episodio de Fleabag la protagonista, interpretada por Phoebe Waller-Bridge, le confiesa a su padre: "Tengo la terrible sensación de que soy una mujer avara, pervertida, egoísta, apática, cínica, depravada, moralmente en bancarrota, que ni siquiera puede llamarse a sí misma feminista" y él le contesta: "Todo eso lo heredaste de tu madre". En esa escena, corta pero poderosa, se resume la esencia de la serie: una sátira que utiliza el humor negro para lidiar con las partes más duras de ser una treintañera soltera que atraviesa un doloroso duelo.

Y aunque la premisa no parezca ser demasiado novedosa, lo es. No solo por lo que sucede, sino por cómo está contada: a través de diálogos tan inteligentes y graciosos como dolorosos, recitados al compás del humor inglés. Es una serie que no tiene miedo a nada, en la que los personajes femeninos son complejos y llenos de fallas, que hacen lo que no hay que hacer y dicen lo que no hay que decir, pero que justamente por su carácter imperfecto terminan enamorando a la audiencia mucho más que un edulcorado relato.

Fleabag (un término en inglés que se traduce como una persona desagradable) sigue la historia de una mujer que perdió a su madre y a su mejor amiga -la última en circunstancias que le generan una buena cuota de culpa-, tiene una relación agridulce con su hermana (Sian Clifford, brillantemente neurótica) y tensa con su padre (Bill Paterson), que canaliza sus angustias existenciales en el sexo y en el humor para intentar olvidarse, aunque sea por un rato, del dolor. Completan este universo dos personajes secundarios memorables: la madrastra snob (Olivia Coleman) y el cuñado pervertido (Brett Gelman).

El elenco de Fleabag en los Globos de Oro. Foto: AFP.

Del sketch a la serie. Producida por la BBC y sin demasiado presupuesto -su hermana compuso la banda sonora y la madre tuvo un pequeño papel en un episodio-, Fleabag se emitió por primera vez en el 2016. Para la televisión pública británica era un riesgo apostar a la idea de Waller-Bridge, que además de protagonizar el show lo escribió y produjo, no solo por la irreverencia del contenido -que constantemente rompe la cuarta pared, con una actriz que suele hablarle a la cámara haciendo parte a la audiencia, a lo Kevin Spacey en House of Cards pero menos perturbador-, sino porque Waller-Bridge no tenía experiencia como escritora para televisión, salvo por los tres episodios que guionó para la serie Drifters. Sin embargo, la apuesta resultó exitosa, sobre todo después de que Amazon la colocó en su plataforma de distribución Amazon Prime. "Escribo desde el punto de vista de lo que a mí me gusta mirar. Siempre estoy satisfaciendo mi propio apetito. Entonces creo que eso significa retratar a mujeres transgresoras, amistades y dolor. Amo el dolor", explicó la creadora a The Guardian.

No solo se volvió una serie prácticamente de culto por su habilidad de retratar la experiencia de toda una generación de mujeres con tanta precisión y astucia, sino que en el camino recibió críticas favorables y premios. Emmys, Globos de Oro (dos en la edición 2020, a Mejor actriz y Mejor serie de comedia) y BAFTA de por medio, fue nombrado uno de los mejores shows de la última década. "Realmente pensé: esto es nuevo para mí, es increíble. No es fácil sorprendernos como audiencia, no somos inocentes. Al igual que un adolescente apático, tenemos infinitas oportunidades y recursos para ver algo especial pero nos hemos ido aburriendo cada vez más debido a la naturaleza del arte y la facilidad de acceso al contenido. Entonces, es raro y emocionante ver algo que es nuevo", dijo en su presentación el artista Donald Glover en los BAFTA, antes de entregarle el galardón Britannia a la artista británica del año en 2019.

Tres años después de la primera temporada, en 2019, se estrenó la segunda parte de Fleabag. Estuvo a la altura del debut e incluso mejor, con un "cura sexy" interpretado por Andrew Scott que fue furor en las redes sociales. Pero, a pesar de los reconocimientos, Waller-Bridge ya explicó que no habrá una tercera temporada. Es que para ella, el capítulo Fleabag ya llegó a su final. Empezó como un sketch improvisado de unos 10 minutos en el Edinburgh Fringe Festival en 2013, luego se transformó en una obra de teatro, una serie y un libro. "Siento que ya está agotada, pero tengo la fantasía de volver a traerla cuando tenga 45 o 50 años. Ella hizo una travesía enorme en las últimas dos temporadas. Empezó como alguien a quien odiaba y terminó siendo una mujer que cree que puede volver a amar y perdonarse a sí misma. Tengo que respetar ese arco, dejarla ir y que viva su vida", explicó a The Hollywood Reporter.

Phoebe Waller-Bridge. Foto: AFP.

Una nueva mirada se abre paso en Hollywood. La noticia de que Fleabag no tendrá otra temporada fue dura para los fanáticos, pero eso no quiere decir que no van a volver a verla. La serie le abrió las puertas a Waller-Bridge, que desde 2018 tiene al aire Killing Eve, un thriller de espías -del que es creadora y guionista- protagonizado por Sandra Oh (conocida por su rol en Grey's Anatomy) y Jodie Comer. Al igual que Fleabag, fue alabado por la crítica y recibió varias nominaciones a los premios Globos de Oro y Emmy.

Además, la galardonada guionista se sumó a la última película de James Bond, No Time to Die, para "ayudar a ajustar ciertos personajes y algunas historias". La saga, que ha sido criticada por sus tintes machistas, estrenará su 25ª película -la primera después de la era del #MeToo- a finales de este año. Se anunció en estos días que la rebelde cantante estadounidense Billie Eilish -revelación musical del año pasado- ya compuso y grabará la canción oficial del filme, lo que da que pensar que en esta nueva entrega la saga tomará un nuevo rumbo, tal vez menos conservador y con influencias feministas.

Otras series para ver


Succession.

Por más de que en el plano local Netflix parece haber monopolizado el streaming de series -hay quienes no ven el material si no se encuentra en esta plataforma- los Globos de Oro 2020 demostraron que los otros estudios están compitiéndole con todo lo que tienen. Además de Fleabag (que se puede ver en Amazon Prime), Succession fue otro de los destacados de la noche. El show, de HBO, se llevó el galardón a Mejor serie dramática y también estuvo nominada a dos premios más: Mejor actuación en una serie de televisión, por el trabajo de Brian Cox, y Mejor actuación de un personaje secundario en una serie de televisión, por el de Kieran Culkin.

Succession sigue la historia de la multimillonaria familia Roy, después de que el patriarca sufre un problema de salud y debe alejarse del mando del conglomerado de medios que maneja. Ese cambio en el statu quo rompe con el delicado balance de los Roy desatando varias traiciones y dramas familiares.
Otra serie de HBO que recibió buenas críticas fue Watchmen, la apuesta del canal para ocupar los zapatos de Game of Thrones. El show, basado en la novela gráfica de DC creada por Alan Moore y Dave Gibbons, se estrenó en octubre de 2019 y, por lo tanto, aún no ha tenido ninguna nominación, pero todo indica que va a arrasar el año que viene.