Personajes
Empresa | Hacia la mejor visión

Entrevista a Estela Jinchuk

En octubre Óptica Estela Jinchuk cumple 20 años incorporando la última tecnología en su rubro y apostando al servicio personalizado

16.10.2020

Lectura: 8'

2020-10-16T07:00:00
Compartir en

Hace más de 70 años el padre de Estela Jinchuk incursionaba en el negocio de las ópticas al fundar Óptica Juan Jinchuk. A los dos años debió cambiar por un nombre más comercial porque la gente no sabía pronunciar el apellido, y pasó a llamarse Óptica Lux. Estela tomó el desafío de volver a poner el nombre de su familia en el mercado y no se arrepiente de haberlo hecho. Después de especializarse en Estados Unidos, en octubre del año 2000 abrió la primera óptica integral en Uruguay con contactología, iniciando su propio camino junto con su hija, Silvana Berenstein, que en ese momento estaba en tercero de Facultad de Ciencias Económicas (es contadora). Hace 14 años se incorporó su esposo, Bernardo Berenstein, a la empresa. Su otra hija, Nicole, es socióloga, y aunque está en otro rubro, participa de las decisiones importantes de la empresa.

Cuando iniciaron hace 20 años, ¿qué tipo de negocio querían?

Estela Jinchuk: La idea era tener una óptica diferente, con un servicio muy personalizado y lo logramos. A pesar de tener varias sucursales, logramos que ese servicio sea el modelo de atención. Nos diferenciamos mucho por la atención que damos.

¿Cómo era el equipo en aquel entonces?

E.J.: Éramos cuatro ópticos y Silvana en el local de Sarmiento y Franzini. Imaginamos que ese iba a ser nuestro único local, teníamos tres consultorios de lentes de contacto y dos mostradores de óptica. Pero el crecimiento fue tan explosivo durante el primer año que nos vimos obligados a abrir un local enfrente, que funciona como una clínica de contactología, especialidades ópticas y baja visión. A los dos años de abrir la central, inauguramos en la calle 20 en Punta del Este, después en 26 de Marzo y Luis Alberto de Herrera, luego en Carrasco, en Arocena y Schroeder, y hace cuatro años nos expandimos con el local del shopping de Punta Carretas y el shopping de Punta del Este. En el proceso de expansión también abrimos un laboratorio óptico para poder brindar mejor servicio a nuestros clientes. Y ahora en octubre estamos abriendo un nuevo local en el Shopping Tres Cruces.

¿Por qué eligieron ese lugar?

E.J.: Tenemos muchísimos clientes del interior, que nos piden que abramos sucursales y nos queríamos acercar un poco a ellos.

¿Qué implica tener un laboratorio óptico?

Silvana Berenstein: Dar el mejor servicio en cuanto al armado de los lentes utilizando máquinas de última generación para agilizar el proceso. Si una persona viene acá y precisa de urgencia un lente en una hora, se lo puede llevar, siempre que sea un cristal sencillo. Tenemos dos ópticos en el taller trabajando y armamos allí un centro de logística de distribución para las sucursales, que acompañó el crecimiento de la empresa.

¿Cómo decidieron el foco que querían darle a la empresa?

S.B.: Recuerdo que al principio Estela, haciendo una investigación de mercado, le preguntaba a la gente: "¿Si te tuvieras que hacer lentes de contacto, a dónde irías?", y no había una óptica referente en contactología. Como ella es apasionada por la contactología, decidimos ir por ese lado. Nuestro logo es hasta el día de hoy un lente de contacto. Pero se nos fue un poco la mano, porque la gente se hacía los lentes de contacto y después nos preguntaba qué óptica le recomendábamos. Tuvimos que cambiar el marketing porque la gente se confundía y pensaba que solo hacíamos eso. ¿Qué ha cambiado en cuanto a la visión de la gente en estos años?

S.B.: El lente se convirtió en un factor moda, al ir en la cara es el accesorio más importante que podemos tener. Creo que la gente cuando abrimos no se animaba tanto, elegían lentes grises, negros, plateados, más tranquilos. Ahora los uruguayos nos animamos a los colores y la gente se lleva tres, cuatro pares de lentes de distintos colores y los va cambiando porque le divierte. Hay gente que nos pide que se los hagamos con cristales neutros simplemente para usarlos como un accesorio. Además, las personas llegan con más información que antes, te piden filtros polarizados o ya saben del filtro azul que protege contra el daño que generan las pantallas. La tecnología ha avanzado y en paralelo la gente va aprendiendo más.

E.J.: El último congreso de contactología en el que estuve el tema era la miopía y los niños. Los niños están tan atados con el tema de los dispositivos, es tanto el exceso, que se están convirtiendo en miopes. Se calcula que para el 2050 la mitad de la población va a ser miope y eso es pura y exclusivamente por el exceso de los dispositivos digitales. Esto es algo nuevo que está pasando. El filtro azul ayuda pero también que los padres los alejen de los dispositivos. Nos dedicamos mucho a la óptica pediátrica, lentes que funcionan hasta como mordillos.

¿Cómo se relacionan ustedes con las nuevas tecnologías?

E.J.: Invirtiendo mucho en el instrumental. Por ejemplo, en todas las sucursales tenemos dispositivos digitales para tomar la medición de los cristales en forma totalmente personalizada. Somos muy inquietos en cuanto a tener las últimas novedades. Hoy se popularizó el proceso de los polarizados, porque realmente cambian mucho. Tenemos también filtros antiencandilantes, tenemos filtros para personas daltónicas. Hay muchas cosas que la gente desconoce que existen, como los lentes para gente con fotofobia. Una de las novedades que tenemos ahora es un dispositivo visual para ciegos o gente con baja visión; se llama OrCam, es israelí. Es una herramienta fantástica del tamaño de un pendrive y va colocado en la patilla del paciente. Es una minigrabadora, entonces la persona señala un texto y el dispositivo lee en voz alta, también tiene reconocimiento facial y de billetes, por ejemplo. En cuanto a contactología tenemos muchas cosas nuevas, como los lentes esclerocorneales que son para corregir a personas que tienen queratoconos. También tenemos prótesis oculares y lentes protésicas, por poner algunos ejemplos.

¿Cómo viven la pandemia?

S.J.: Apresuró algo que teníamos en el debe hace mucho que es el tema del e-commerce y lanzamos una plataforma nueva. No sabíamos en óptica cómo iba a funcionar y realmente fue sorprendente. También sirvió para no olvidarnos de todos los clientes que tenemos en el interior del país, para que pudieran tener un catálogo online.

E.J: Otra cosa que gracias a la pandemia estamos trabajando de forma exclusiva en Uruguay son las microfibras antiempañantes. Como nosotros somos la única óptica que las trae, hay mucha gente que las llama las microfibras de Estela, se hicieron famosas.

¿Cómo funciona la compra online?

E.J.: La gente lo compra y después si no le gusta, lo cambia. Nos tienen confianza porque saben que acá nunca los vamos a dejar. Hay veces que la gente no se acostumbra a un diseño multifocal y nosotros se los cambiamos sin costo, o si tienen que hacer un cambio de receta porque no ven bien con la receta, se lo cambiamos sin cargo también.

¿Cómo es la semana laboral de Estela Jinchuk?

E.J.: Atiendo al público con hora en la parte de contactología o de especialidades ópticas, cuando estoy en la óptica me encanta estar con los clientes, asesorando. Combino eso con reuniones, capacitaciones. Mi esposo, Bernardo, es el que más visita las sucursales. Yo, por supuesto, también lo hago pero más esporádicamente. Silvana es la contadora de la empresa, pero estamos los tres en la compra. Por ejemplo, este año tuvimos que comprar online a nuestros proveedores por catálogo por primera vez. Nosotros vamos a cinco o seis ferias anuales, que este año se suspendieron.

¿Cómo ve a las nuevas generaciones de la familia con respecto a la empresa?

E.J.: Mi sueño sería poder ver a mis nietos trabajando acá. Yo los veo bien, son chicos todavía pero bromean con el día en que trabajen acá. Para mí sería un sueño total, después de haber creado esta empresa de cero, apostar a la continuidad.

¿Cómo van a ser los festejos por los 20 años?

E.J.: Es un mes de fiesta. Nuestro departamento de marketing diseñó una bolsa reciclable que representa un 20 cubista y vamos a regalársela a cada cliente que compre en la óptica. Además, van a participar de sorteos muy importantes de teléfonos celulares de última generación y pares de lentes de alta gama, descuentos y más sorpresas. Desde febrero veníamos armando la celebración de los 20 años con una fiesta grande con amigos, clientes, prensa, pero lamentablemente, por razones obvias, no pudimos hacerla, pero igualmente vamos a estar de fiesta.