Mirador
MIRADOR / VUELTA A CLASES

El regreso de los alumnos más pequeños a la actividad curricular presencial

Entre risas y saludos a distancia los alumnos de las distintas instituciones educativas se reintegraron a las clases presenciales. Atrás quedaron las actividades desde casa y los encuentros virtuales, para dar paso al reencuentro entre compañeros.

02.07.2020
2020-07-02T07:00:00
Compartir en


Fotos: Lucía Durán y Adrián Echeverriaga

Tal como lo dispuso el gobierno, el lunes 29 fue la última etapa del plan de retorno voluntario a las clases, que se llevó adelante en tres fases, luego de haberse decretado la emergencia sanitaria y con ello la suspensión de la actividad educativa presencial.

Los más pequeños comenzaron sus clases el martes 16. Ese día retomaron la actividad presencial los alumnos del primer al cuarto nivel del jardín de infantes Teeny Tiny, y los alumnos de nivel cuatro del Colegio Inglés . Por su parte, el Kindergarten del Colegio Alemán retomó su actividad con los chicos de cuatro y cinco años y su comienzo fue de forma progresiva: primero medio grupo, luego la otra mitad, y ya el 18 se reincorporaron las clases completas. En el caso del Colegio Inglés los alumnos de 5 años retomaron las clases el 22 de junio. 

Felices de reencontrarse con sus amigos y maestras, los pequeños fueron llegando a las respectivas instituciones a la mañana y de manera escalonada. Para cumplir con los protocolos sanitarios, pasaron por un estricto proceso que incluye alfombras de desinfección, limpieza de manos con alcohol y control de temperatura. Este mismo protocolo es el que cumple el personal que trabaja en cada centro.

"El uso de tapaboca es obligatorio para las maestras y personal que trabaja en el jardín, así como para los padres. Les pedimos que no ingrese más de un adulto por niño", explicaron las directoras del jardín de infantes Teeny Tiny, Mariana Arrillaga y Victoria Sáenz.

El escalonamiento de los ingresos y evitar el acceso de las familias a la institución fueron otras de las tantas medidas tomadas por los colegios. También se creó un sistema de trazabilidad para la seguridad de los alumnos y del personal. "Ante alguna sintomatología tenemos la seguridad de saber dónde estuvieron los chicos y quiénes ingresaron al centro", explicó la directora general del Colegio Santo Domingo, Claudia Pérez.

Estos protocolos se pueden identificar también en el interior de los centros de enseñanza, en cuyas salas las mesas se encuentran separadas para cumplir con el distanciamiento. Los grupos se encuentran divididos en dos subgrupos que, en el caso del Colegio Santo Domingo, concurren todos los días las cuatro horas reglamentarias, y en el contra turno tienen los idiomas y Educación Física. Mientras tanto, en el Colegio Inglés asisten intercalados, una semana cada uno, y quienes prefieran quedarse en sus casas continúan teniendo sus clases de manera virtual a través de Zoom, al igual que los niños cuyos padres decidieron que aún no asistan de manera presencial.

Además de la incorporación de las medidas sanitarias, cada institución estableció un protocolo para desarrollar tareas recreativas y de socialización, cuidando siempre las medidas higiénicas.

En el Kindergarten del Colegio Alemán, a diferencia de lo que ocurría anteriormente, ahora los chicos deben respetar los lugares fijados por sus maestros, hacer las filas en los puntos marcados en el suelo y mantener la distancia para evitar aglomeraciones. Las rondas, que antes las hacían en alfombras, ahora las hacen directo en el piso con lugares asignados para mantener la distancia.

En el Colegio Inglés, por el momento, los niños tienen sus juguetes en una bolsita individual y los utilizan durante toda la semana de asistencia. Todos los materiales de plástica de cada alumno se disponen en canastos identificados que quedan guardados en sus lockers.

En el jardín de infantes Teeny Tiny el recreo no se comparte. Se trata de que no haya relación entre las clases, por lo que cada una funciona como una unidad. En el Colegio Alemán, se dividen en subgrupos de no más de 12 niños, meriendan de a dos por mesa y no de a cuatro, como hacían normalmente, van al baño por turnos y coordinan para que no vayan muchos al mismo momento.

En el Colegio Inglés, si bien se retomaron las clases hace algunas semanas, los recreos se reanudaron el 29 de junio y, para respetar distancias, el equipo de la institución pintó en el piso del patio diversos juegos que permiten que cada niño ocupe uno a la vez, evitando aglomeraciones. En el Colegio Santo Domingo los recreos están escalonados y sectorizados, es decir que determinados niños juegan en una área específica, pero se busca que la generación salga toda junta y, además, se organiza para que la merienda se coma en la clase, para controlar y evitar que los niños compartan la comida.