Estilo de vida
En auto por un rato

El car sharing se sumó a las posibilidades del transporte en Montevideo

El sistema de alquiler de autos por hora a través de una aplicación, una alternativa creciente, ya funciona en las calles de la ciudad

12.12.2019 23:59

Lectura: 6'

2019-12-12T23:59:00
Compartir en

Alquilar, abrir, encender y apagar el auto sin más herramienta que un teléfono celular, sin interactuar con otro ser humano. Eso ya es posible en Montevideo desde el 30 de setiembre. Esta posibilidad tecnológica, algo así como la app de los monopatines pero con motor, chasis y cuatro ruedas, ya tiene sus cultores. Uno de ellos es el diseñador de obra Mario Rodríguez. "Ya hice 14 reservas. Siempre reservé de un día para otro. Y siempre lo agarré limpito, impecable. Y nunca se movió el medidor (de combustible)", contó a galería. Con su auto en el taller, bajó la única app disponible hasta el momento en el país, Toyota Movility Services, registró su licencia y su tarjeta de crédito. A los dos días lo llamaron, "que estaba todo ok, que lo podía usar".

Cinco Toyota Prius C híbridos están hoy en Montevideo a disposición de quien los necesite. A poco más de un mes de que esta app está a disposición de teléfonos con sistemas Android o iOS, ya hay más de 900 usuarios activos, según afirma el gerente de Marketing de Ayax, Santiago Tarallo. Y hay planes para aumentar (se habla de triplicar) el número de vehículos.

Esta aplicación ya en funcionamiento es la pionera en Uruguay en concepto de car sharing. En cuatro meses parece que tendrá compañía. Se estima que para abril de 2020 esté funcionando E-Go, con 73 coches Renault eléctricos, indica su director ejecutivo, Rodrigo Zorrilla, más conocido como Mirlo en su faceta de artista plástico.

Hasta ahora, las experiencias de Mario Rodríguez han sido todas satisfactorias. En su caso, ha reservado con un día de antelación (el mínimo son dos horas) y siempre ha alquilado el servicio por día, aunque podría hacerlo por hora, y ha sido por motivos laborales. "Siempre tengo que ir de una obra a otra". Si bien la mayoría de los recorridos los ha hecho dentro de Montevideo, en una ocasión se fue a Punta del Este, de ahí a Colonia y de allí de regreso a Montevideo. "Si es para un viaje para afuera, lo recomiendo mucho. ¡El tanque casi no se movió!". Eso se debe, por supuesto, al motor eléctrico.

Los dos días que pasan entre que se registra el usuario y le dan el ok se debe a que la app chequea con las intendencias la autenticidad de la libreta de conducir. Por ahora, solo hay tres puntos donde los vehículos pueden ser recogidos: las estaciones de Ancap de Trouville (rambla y Solano Antuña), Paysandú y Rondeau, y del Aeropuerto de Carrasco. La idea es que la red de "estaciones movility" (todas Ancap) vaya aumentando.

Cuando se acerca la hora de usar el auto, en la app aparece la posibilidad de abrir y encender el vehículo. Cuando hay que dejar el vehículo, en cualquiera de los puntos en los que se puede recoger, también se indican los pasos a seguir.

Mario Rodríguez ya tiene su auto con él. Sin embargo, asegura que los números le dicen que es más económico utilizar el car sharing para ir a una obra en Colonia.

Crecimiento. "El balance está siendo muy positivo. Estamos llegando a la tasa de ocupación óptima para que el negocio sea saludable", afirmó Santiago Tarallo, de Ayax, a galería. Esa tasa, actualmente, supera el 30%. Hay gente que lo ha pedido por tres días y otra por dos horas. El ejecutivo habla de un servicio premium de car sharing que por ahora está limitado a Montevideo.

"Una vez validada, elegís qué día y a qué hora vas a buscar el auto y cuándo lo vas a devolver. Recién ahí te aparece (en el celular) un botón para bloquear y desbloquear el vehículo", indica Tarallo. Así, sin interactuar con otro ser humano como ocurriría en una rentadora de auto y sin un depósito de garantía -lo que Tarallo no duda en calificar como "facilidades"-, se accede al vehículo.

Se puede alquilar por hora y por día. La hora actualmente sale 560 pesos y el día 2.800 pesos (el equivalente a cinco horas). Los vehículos están asegurados y la aplicación tiene un sistema de reporte de daños. La responsabilidad en caso de algún siniestro o multa es la misma que en una rentadora. "Si choca y el auto no queda en condiciones, reubicamos al conductor en otro vehículo-". Tarallo destacó que hay un servicio de atención al usuario de 24 horas para evacuar cualquier duda.

Competencia complementaria. Con el mismo formato, aplicación y desbloqueo, E-Go había pensado desembarcar inicialmente a fin de año. Luego, la fecha se corrió a enero. La difícil situación económica en Argentina, de donde llega uno de los principales inversores, provocó un nuevo aplazamiento. Pero se estima que en abril unos 73 autos eléctricos pertenecientes a esta compañía estarán disponibles en la ciudad, al estilo de los monopatines.

Los autos estarán geolocalizados, en una primera etapa, en un área comprendida entre el World Trade Center del Buceo y la Ciudad Vieja, más una "isla" en Carrasco, contó a galería Zorrilla. De alguna forma, eso ya define el público al que se apunta. Al igual que en la pionera, hay que registrar la tarjeta y verificar la autenticidad de la libreta de manejo. La diferencia operativa con la app ya existente es que uno toma un vehículo que se encuentra estacionado en la calle, que debe ser desbloqueado dentro de los 15 minutos siguientes a la reserva en la aplicación.

Acá tampoco la tarifa será dinámica. Hoy estaría en el entorno de los 13 pesos el minuto. "Se paga estrictamente el tiempo de uso". Es desbloquearlo, manejar, llegar al lugar y volverlo a bloquear. El vehículo se debe dejar dentro de la zona, que a medida que se vayan sumando vehículos, se irá expandiendo.

Son autos eléctricos con una autonomía de 300 kilómetros. "Es muy difícil que alguien lo use para más de 50 o 60 kilómetros, según la media internacional", afirmó Zorrilla. Aquí hay otra diferencia: mientras en el emprendimiento de Ayax se puede utilizar el auto para una escapada de fin de semana, acá está pensado para acontecimientos más puntuales (una reunión de trabajo, una recorrida por locales, una cena).

"Esta aplicación está pensada más que nada para gente de entre 25 y 50 años que precisa un auto sin necesidad de comprarlo y mantenerlo, tanto para ir a laburar, como para hacer las compras o salir a comer de noche", indicó Zorrilla. Opciones como la suya, valora, son "complementarias" a las de Toyota o los monopatines. En todo caso, implicarían beneficios como reducir la cantidad de vehículos y de dióxido de carbono en las calles.