Actualidad
Premios de la industria musical

El Grammy de la distancia social y los récords femeninos

Beyoncé se transformó en la más ganadora, Taylor Swift hizo historia, BTS actuó desde Corea, Fito Páez le ganó a Bajofondo y Ringo Starr pasó como el octogenario más joven

19.03.2021 06:00

Lectura: 7'

2021-03-19T06:00:00
Compartir en

Por Leonel García

"Luego de un año en el que todos nos hemos estado acercando o alejando, es genial estar acá. En realidad, es genial estar en cualquier lugar". El escaso público, con tapabocas y distanciamiento, que ocupaba una carpa contigua al inmenso Staples Center de Los Ángeles, celebraba la humorada de Ringo Starr, portador de un look increíblemente juvenil a sus 80 años. El exbeatle estaba ahí para entregar el último y más importante de los premios Grammy, en la gala celebrada finalmente el domingo 14, mes y medio después de la fecha prevista originalmente. La ganadora a mejor grabación del año fue Billie Eilish por Everything I Wanted. Quizá haya sido una sorpresa, reflejada en la emoción de la vencedora, pero quedó a tono con una celebración donde las artistas mujeres fueron tan notorias como la presencia sobrevolante del covid.

La 63ª edición de los Premios Grammy, en los que la Academia Nacional de Artes y Ciencias de la Grabación de Estados Unidos premia a lo más destacado de la industria musical del año anterior, será recordada por las actuaciones al aire libre, los conciertos pregrabados y la virtualidad. En las instalaciones junto al Staple Center solo estuvieron los indispensables; o al menos algunos de ellos. El comediante Trevor Noah hizo las veces de maestro de ceremonias: "Este es el evento al aire libre más grande de este año después del asalto al Capitolio y debemos hacerlo rápido porque mañana (por el lunes 15) esta carpa será usada para una boda en Malibú", dijo, con dudoso sentido del humor. Y antes de que el octogenario Ringo dejara cuestionándose a varios cincuentones sobre qué están haciendo con sus vidas, pasaron varias cosas dignas de destaque.

Ellas ganaron. No solo Billie Eilish tuvo una noche para el recuerdo. Se estimaba en la previa que Beyoncé y Taylor Swift iban a estar entre las grandes vencedoras y así fue. La exintegrante de Destiny's Child se llevó cuatro gramófonos (mejor video musical, mejor interpretación rap, mejor canción rap y mejor interpretación de R&B) y se convirtió así en la mujer con más distinciones de la historia: 28 en total. Quizá pueda hablarse de sorpresivo y exagerado, ya que la artista no tiene un disco nuevo en la calle desde 2016; también puede decirse -no sin malicia- que son premios "menores". Pero también puede hablarse de justicia histórica hacia alguien muchas veces ninguneada en las premiaciones, teniendo en su mochila un total de 79 nominaciones. Folklore, de Taylor Swift, ganó como mejor álbum, una de las joyas de estas entregas. Y así se transformó en la primera mujer en ganar tres veces semejante distinción (ya lo había logrado por Fearless en 2010 y por 1989 en 2016). También es la primera fémina en entrar a un selecto grupo de tricampeones del mejor disco ya integrado por Frank Sinatra, Stevie Wonder y Paul Simon.

Música "en vivo". En los Grammy, las actuaciones musicales son casi tan importantes como los premios. Harry Styles, Dua Lipa, Bad Bunny, Billie Eilish, Black Pumas, Taylor Swift y el emotivo dúo entre Chris Martin (Coldplay) y Brittany Howard honrando a los artistas fallecidos este año fueron algunos de los números destacados para el placer de millones de telespectadores. Sin embargo, la pandemia del coronavirus tuvo un efecto positivo en la actuación de la banda de k-pop BTS. Si el tan cuestionado playback permite una actuación sin errores, ¿qué tal una filmación a la usanza de un videoclip? Imposibilitados de llegar a EE.UU., la banda no solo recreó una alfombra roja en Seúl, sino que presentó su éxito Dynamite en una presentación "en vivo" grabada en un rascacielo en el distrito financiero de Yeouido. No ganaron (el premio a mejor interpretación pop en dúo o grupo fue para Rain On Me, de Lady Gaga y Ariana Grande), pero vaya si se hicieron notar.

La precaución de Fiona. Como Beyoncé, Swift y Eilish, Fiona Apple puede ser considerada otra de las grandes mujeres ganadoras de esta edición de los Grammy. Sus dos gramófonos a mejor álbum de música alternativa (Fetch The Bolt Cutters) y mejor interpretación de rock (Shameika) así lo certifican. Sin embargo, ella fue tan (o más notoria) por los motivos de su ausencia: el temor a recaer en sus adicciones. "Simplemente, ya no quiero estar en televisión nacional. Simplemente ya no estoy hecha para este tipo de cosas. Quiero mantenerme sobria y no puedo hacer esto sobria", dijo en un comunicado.

Alfombra roja. Una floral Taylor Swift con un minivestido de Oscar de la Renta, una sexy Dua Lipa ataviada por Versace, Bad Bunny de punta en negro, Billy Eilish con tapaboca al tono, Noah Cyrus con un vestido que podría ser de novia... pero poca cosa llamó más la atención que la boa de plumas violeta que Harry Styles llevó a modo de bufanda.

Fito le ganó a Bajofondo. Uruguay marcó su presencia en la mayor ceremonia de premiación de la historia musical. El colectivo rioplatense de tango electrónico Bajofondo era uno de los candidatos (con Juan Campodónico y Luciano Supervielle como dos de sus principales cabezas) a mejor álbum latino de rock o alternativo con Aura. Sin embargo, el ganador fue el argentino Fito Páez por La conquista del espacio. A través de un video grabado y en un inglés bastante potable, el rosarino (que está previsto se presente el 17 de abril en el Antel Arena) agradeció muy emocionado la distinción. Bad Bunny, Natalia Lafourcade, Kali Uchis y el Grupo Niche fueron los otros artistas latinos que recibieron un gramófono en sus respectivas categorías.

Lo dijimos acá. Que el lector permita una autorreferencia. En 2020, o sea, el año que premiaban estos Grammy, Galería puso en portada a dos de los principales galardonados el pasado domingo, dos artistas nuevos que estaban pisando fuerte. El primero fue Harry Styles (en el número 998, del 19 de marzo), quien ganó en mejor interpretación pop solista por Watermelon Sugar. El chico de las perlas y el corazón roto, se titulaba la nota sobre el exintegrante de One Direction que "se consolida como una estrella que coquetea entre el rock y el pop" y era presentado como "un espíritu libre en la música, la moda y la sexualidad". En la ceremonia, al recibir su gramófono, el inglés fue víctima de la censura, ya que su discurso de agradecimiento se cortó cuando dijo: "All these songs are fucking massive" (algo así como "todas estas canciones son jodidamente masivas"; ah, ese puritanismo...). La segunda fue Dua Lipa: el domingo ganó en mejor álbum pop por Future Nostalgia; el 28 de mayo pasado fue la tapa de la edición 1.007 de esta revista. El artículo refiere justamente a cómo con ese disco hoy premiado, "editado en plena cuarentena, la cantante británica que rompió moldes en la industria y récords en Spotify dejó de ser otra promesa y es la nueva cara del pop".

Boicot y poca audiencia. Los Grammy, así como los Oscar y todo premio que genera una atención mediática mundial, no zafa de las polémicas. Este año las protagonizó el canadiense The Weeknd quien, furioso por no haber recibido ninguna candidatura pese a su muy exitoso disco After Hours y a su hitazo Blinding Lights, promovió un "boicot permanente" a la Academia de Música. "Los Grammy siguen siendo corruptos. Y me deben a mí, a mis fans y a la industria total transparencia", había dicho en noviembre. Sin embargo, la históricamente baja audiencia se debe más a la pandemia, con la imposibilidad de hacer buenos shows en vivo y la afectación a la industria discográfica. Según los datos preliminares divulgados en portales como Hollywood Reporter y Variety, la 63ª edición de los Premios Grammy fue la de menor audiencia de la historia en Estados Unidos: la CBS reportó 7,9 millones de espectadores en adultos entre 18 y 39 años, un modestísimo 1,9 puntos de rating.