Editorial
El cine y sus galardones

Editorial | Más allá de los premios

Historia de un matrimonio y El Irlandés, dos producciones de Netflix, no se llevaron ningún Globo de Oro. Pero, ¿es lo que importa?

09.01.2020

Lectura: 4'

2020-01-09T12:16:00
Compartir en

Por Daniela Bluth

Con la entrega de los Globos de Oro el domingo 5 comenzó la zafra de premios al cine que oficialmente termina el 9 de febrero con la esperada ceremonia del Oscar (la lista completa de los nominados estará pronta el próximo lunes 13). En este mes, habrá muchas favoritas, algunas nominaciones, varios desacuerdos y un montón de especulaciones. O sea, se pondrá en funcionamiento un engranaje que se repite ante cada premiación, generando las posteriores -y consecuentes- sorpresas. La noche del domingo pasado no fue la excepción: dos de las favoritas, Historia de un matrimonio y El irlandés, ambas producciones originales de Netflix, la primera dirigida por Noah Baumbach, la segunda por Martin Scorsese, se fueron casi con las manos vacías. No es la primera vez que pasa, ni será la última.

"Así se calienta un estreno", escribió El País de Madrid tras la noticia de que 1917, el drama bélico dirigido por Sam Mendes e inspirado en la experiencia de su abuelo en la Primera Guerra Mundial, se había llevado el premio a Mejor drama en los Globos de Oro. Y luego agregó otros dos conceptos, como para que no fuera necesaria más explicación: que la película no se puede ver hasta mañana viernes, fecha en que se estrena en Estados Unidos (a Uruguay llega en febrero) y que, este año, el "elenco nominado era de muy alto nivel". En todo tiene razón; por estos lares ya hay más de uno esperando un film del que antes quizá no tenía siquiera conocimiento.

Uno de los pocos premios que recibió aprobación unánime fue el de Joaquin Phoenix por su rol de Guasón, un personaje que marcó el año y, seguramente, la carrera de Phoenix mucho más que cualquiera de sus papeles anteriores (y eso que todos lo celebramos cuando interpretó a Johnny Cash hace ya 15 años).

Desde su estreno por streaming el 6 de diciembre de 2019, Historia de un matrimonio se había ganado en buena ley el título de "la película del momento". Las críticas halagadoras, su posición como trending topic durante varios días, los cientos de memes que generó y las seis nominaciones a los Globos de Oro venían ratificando el relato del traumático divorcio de un director de teatro y una actriz como "la cita imprescindible del fin de año cinéfilo", calificaron varios sitios especializados. Con dos actuaciones soberbias como la de Scarlett Johansson y Adam Driver, solo Laura Dern se llevó el premio como Mejor actriz de reparto. Su actuación no tiene desperdicio, y Dern cuenta en su haber con una de las escenas más memorables del filme cuando con un discurso claramente feminista argumenta por qué ante una ruptura con hijos de por medio las exigencias son mucho mayores para la madre que para el padre.

Los premios nacieron para legitimar una industria en crecimiento -eso al repasar la historia del Oscar queda bastante claro- y dicen mucho sobre una película/director/actor, pero seguro que no lo dicen todo. De lo contrario, difícil entender como Cary Grant o Alfred Hitchcock nunca recibieron un Oscar, o que, en 1999, Shakespeare apasionado le haya ganado como Mejor película a La delgada línea roja y Rescatando al soldado Ryan. "En todo caso, el mayor problema que ha tenido el Oscar en su historia, lo que le ha quitado legitimidad, ha sido el lobby", escribió el argentino Hernán Schell, crítico especializado, docente y guionista, en el portal Infobae como antesala a la edición 2019 de los premios.

La historia permite confirmar que los premios -sean cuales sean- pueden ser el reconocimiento desde cierta perspectiva: desde un momento histórico, desde la calidad artística o técnica, desde lo políticamente correcto o desde el deber ser. O pueden simplemente ser solo un elemento más dentro de un universo complejo de gustos, historias y sensibilidades. La historia de Baumbach es rica y dolorosa, como la vida misma. Y las actuaciones de Johansson y Driver justifican cualquier nominación, aunque después la estatuilla no llegue.