Personajes
El sueco Zlatan y el inglés Wayne

Dos grandes goleadores vuelven a Europa

En vez de retirarse en la liga estadounidense de fútbol, como muchos de sus colegas, Zlatan Ibrahimovic y Wayne Rooney eligen despedirse de su carrera en el viejo continente

26.01.2020 06:00

Lectura: 7'

2020-01-26T06:00:00
Compartir en

Tanto Zlatan Ibrahimovic como Wayne Rooney llevan vidas paralelas en su trayectoria futbolística. Primero fue rompiendo las redes rivales en clubes europeos, donde coincidieron un tiempo en las filas del Manchester United, más tarde en la Major League Soccer (MLS), la liga estadounidense de fútbol, y ahora regresando a Europa a la vez para seguir marcando goles.

Descarga de adrenalina. El delantero sueco, de 38 años, vuelve al A.C. Milan, club en el que jugó dos temporadas (2010-11 y 2011-12). Lo hace ocho años después de ayudar al equipo milanista a conseguir su último Scudetto (2011) y por un período de seis meses. “Nunca he perdido la pasión. Veamos cómo van estos seis meses. Si he dado algo y puedo seguir contribuyendo, entonces seguiré en el equipo. No querré quedarme porque sea Zlatan Ibrahimovic, no me interesa. Tengo 38 años y sé qué debo hacer, aunque el estilo y el juego hayan cambiado”, aseguraba en su presentación como nuevo futbolista del club.

Zlatan, que ha anotado más de 500 goles en su carrera desde que debutara en el Malmö en 1999, pasó por el Ajax de Amsterdam, Juventus, Inter, Barcelona, Milan, París Saint-Germain, Manchester United y Los Ángeles Galaxy, además de contribuir a la selección sueca. Y reconoce que en los últimos tiempos ha recibido más ofertas que en sus primeros años de futbolista. “Tras el último partido con Los Ángeles recibí la llamada de Paolo Maldini, actual director deportivo del Milan. Con la edad que tengo, he recibido más ofertas que cuando tenía 20. Buscaba la última descarga de adrenalina para dar todavía el máximo", comentó el goleador.

En su anterior etapa, en Los Ángeles Galaxy, Zlatan Ibrahimovic marcó 52 goles en 53 partidos, desde su llegada en marzo de 2018. Justamente, fueron dos temporadas en las que coincidió en la MLS con el inglés Wayne Rooney, otra estrella de la liga estadounidense que vuelve al fútbol europeo.

Doble faceta. Rooney, de 34 años, deja el D.C. United, club de Washington, antes de terminar su contrato, para regresar a su país, donde ya ha debutado con la camiseta del histórico Derby County, equipo de la Championship, segunda división inglesa, al que pretende devolver a la Premier League.

El regreso de Rooney al fútbol europeo se produce a una escala menor que la de Ibrahimovic. Después de jugar en el Everton, equipo en el que debutó con 17 años, y Manchester United, en el que permaneció desde 2004 hasta 2017, y volver al Everton, el máximo goleador de la selección inglesa ha aceptado la oferta del Derby County para ir preparando su futuro.

Rooney ha firmado un contrato hasta 2022 con una doble faceta, la de jugador —ha debutado con el brazalete de capitán— y como miembro del cuerpo técnico, que actualmente dirige el holandés Phillip Cocu. “Cuando llegó la oferta del Derby County sentí que era el movimiento adecuado en mi carrera. Podía vivir el fútbol desde ambos lados, estoy en ese momento de transición, así que era el momento perfecto para animarme”, reconoció Rooney a los medios oficiales de su nuevo club.  “Quiero experimentar todos los desafíos que pueda y todas las emociones”, agregó Wayne. Y sentenció: “Odio perder, ya sea jugando al fútbol o en otra faceta de la vida. Ha sido así siempre y lo seguirá siendo, haga lo que haga”.

El nuevo desafío de Rooney coincide con la etapa de Ibrahimovic en el Milan, dos veteranos delanteros que se resisten a dejar de hacer lo que más les gusta: marcar goles.

Basada en EFE


Zlatan: mucho ego y ningún gol en mundiales

Pese a haber sido campeón con seis equipos participantes en cinco ligas de elite distintas, a su profesionalismo a prueba de balas, a ser estrella en época de grandes estrellas y a ser el goleador histórico de la selección de Suecia, Zlatan Ibrahimovic es conocido entre otras cosas por sus declaraciones altisonantes. Es difícil hallar un ego más grande en el mundo del fútbol. Y eso que se trata de un mundo donde hay grandes ególatras.

· “Soy el primero, el segundo, el tercero, el cuarto y el quinto mejor deportista de Suecia”, dijo en 2014, luego de que el diario sueco Dagens Nyheteher puso al tenista Björn Borg como el mejor deportista de la historia del país, relegando al delantero al segundo lugar.

· “Solo Dios sabe... Y estás hablando con él ahora”, le contestó a un periodista sueco en 2013, que le consultó sobre quién clasificaría al Mundial de Brasil 2014, antes del repechaje entre su país y Portugal.

· “Una cosa es segura: una Copa del Mundo sin mí no tiene nada de interesante, no hay razón para esperar algo del Mundial”, dijo también en 2013 luego de ese repechaje en el que el Portugal de Cristiano Ronaldo (otro deportista con el ego bien alimentado) eliminase a su Suecia.

· “Llegué como un rey, me voy como una leyenda”, dijo en 2016, luego de irse del Paris Saint-Germain francés, donde fue figura y ganó cuatro ligas de forma consecutiva.

· “Vine, vi, conquisté. Gracias L.A .Galaxy por hacerme sentir vivo otra vez. Para los fanáticos del Galaxy: querías Zlatan, te di Zlatan. De nada. La historia continúa... Ahora vuelvan a ver béisbol”, dijo en 2019 tras dejar la MLS.

Sin embargo, Ibrahimovic nunca pudo lucirse en la mayor competencia del fútbol: los mundiales de selecciones. Jugó cinco partidos en dos torneos, el de Corea-Japón 2002 y el de Alemania 2006, sin marcar un solo gol.

Wayne: mucho lío y un gol a Uruguay

Al igual que su colega sueco, el inglés Wayne Rooney tampoco tuvo una gran actuación en mundiales. Jugó tres, Alemania 2006, Sudáfrica 2010 y Brasil 2014, en los que disputó trece partidos. Solo anotó un gol, en el último de esos torneos, en la derrota de su selección ante Uruguay por 2 a 1 (por este lado del mundo, ese encuentro es más recordado por la descomunal actuación de Luis Suárez).

Y también, al igual que Zlatan, el británico también ha sabido saltar a las portadas por sus polémicas. El último acto de notoriedad ocurrió en diciembre de 2018 en el aeropuerto Washington-Dulles, volviendo de Arabia Saudita. El entonces jugador del D.C. United fue detenido por “intoxicación pública”. Traducción: completamente ebrio, provocó varios incidentes en el avión en el que viajaba.

El alcohol y los futbolistas británicos suelen tener relaciones complicadas. En 2017 Rooney fue detenido manejando con 104 miligramos de alcohol por litro de sangre, cuando el límite es 35. Al entonces capitán del Everton le retiraron la libreta de conducir por dos años y lo condenaron a 100 horas de trabajo comunitario.

Para seguir con las coincidencias, Rooney es el máximo goleador de la selección inglesa en su historia. En 2008, para festejar un doblete que le dio una victoria al equipo de su país, se fue a un casino a tentar a la suerte: le fue esquiva, ya que en menos de dos horas perdió el equivalente a 82.000 euros.

En el Mundial de Sudáfrica 2010, Inglaterra empató 0 a 0 con Argelia dejando muy limitadas sus chances de clasificar a la segunda fase. La hinchada despidió a sus jugadores entre silbidos. “Es bueno ver a sus propios aficionados que abuchean, ja ‘simpatizantes’ de fútbol...”, ironizó Rooney frente a una cámara de televisión al salir de la cancha. La relación entre los hinchas y el astro quedó quebrada durante un buen tiempo.