Actualidad
La otra vida de la casa

Domótica: automatización que genera nuevos niveles de confort

La domótica cada vez trae más soluciones al hogar, que además de ahorrar tiempo y energía dan seguridad y bienestar

11.01.2021

Lectura: 11'

2021-01-11T10:36:00
Compartir en

Por Clementina Delacroix

Imagine llegar a casa después de un viaje, apoyar el dedo en el lector de huella de la cerradura y por ese simple acto su vivienda cobre vida: la alarma se desactiva, la puerta de ingreso se abre, se levantan las persianas si es de día, se prenden algunas luces si es de noche, se ajusta la temperatura y eventualmente se prende el televisor o el sistema de sonido reproduciendo su música preferida en algún ambiente específico porque la casa lo reconoció y aplicó uno de sus escenarios habituales. Esa sensación de bienvenida se puede lograr a través de la domótica, un conjunto de técnicas que automatizan una vivienda o edificio. Con la misma facilidad que al llegar se puede programar con el comando de voz, por ejemplo, que al decir "chau, casa" la calefacción y las luces se apaguen, se encienda la alarma, bajen las persianas y se tranque la puerta detrás suyo.

La domótica integra diferentes sistemas de tecnología de seguridad, gestión energética, bienestar y comunicaciones. "Permite empoderar al propietario en el uso de su casa", reflexiona el ingeniero industrial Norberto Zejerman, fundador de la empresa Domotec. Cuando comenzó a trabajar en el rubro, el concepto de domótica no existía. "Lo que se hacía era el control central o el control inteligente para edificios. Nos tocó participar, por ejemplo, en la obra de Montevideo Shopping, y en ese momento pensé que esos usos tenían que llegar a los hogares, y no estaba tan equivocado", añade sobre el cambio progresivo pero que se viene dando con los sistemas de automatización, que han dejado de ser exclusivos para las grandes superficies y edificios corporativos y que cada día se aplican más al uso doméstico.

"La domótica es algo a lo que la gente se va acostumbrando y la normaliza. Está vinculado a lograr que las cosas que se hacían en diferentes acciones se puedan realizar de forma más sencilla. Se tiende a ir hacia la comodidad de la gente, aunque a veces es contraproducente porque los vuelve más sedentarios, pero también les da posibilidades que antes no tenían", dice Juan Papich, director de Espacio Domótica, empresa que no solo ofrece soluciones en el rubro, sino que también capacita a electricistas en la instalación de estos gadgets.

Las soluciones pueden ir desde el encendido y apagado automático (remoto o con control de voz) de las luces del hogar hasta contestar el portero eléctrico desde el celular, prender a distancia el aire acondicionado para que extraiga la humedad en una casa que lleva tiempo cerrada, permitir el ingreso al hogar a alguien que lo solicite a través de un código temporal o abrirle la puerta desde el celular.

Plaqueta de control de funcionalidades de vitrocerámica que premite comendar luces, cortinas, apertura de puertas o combinaciones para distintas escenas. Foto: Mauricio Rodríguez. 

También hay soluciones más específicas como un sistema de detección y monitorización remota de la temperatura corporal de las personas, tecnología que cobra mayor vigencia debido a la situación sanitaria actual, pues localiza a las personas con valores de temperatura elevados. Para eso se establece un valor umbral predefinido y el sistema no solo recoge todos los datos detectados, sino que puede enviar alarmas a múltiples direcciones y, si está vinculado a puertas automáticas, también puede permitir o denegar el acceso a las personas en función de la temperatura corporal detectada. Otro ejemplo son los sistemas de detección de presencia humana, una versión mejorada de los sensores de movimiento, que detectan personas en un ambiente con absoluta precisión incluso si están quietas o durmiendo y, además, integran otras funciones para mantener un ambiente saludable y ahorrar energía. Miden la temperatura ambiente, luminosidad, humedad, presión atmosférica, concentración de compuestos orgánicos volátiles y el nivel de CO2. Se conectan por lo tanto a los sistemas de iluminación y calefacción logrando una mayor eficiencia energética, así como a los de ventilación para mejorar la calidad del aire.

Algunas tecnologías hacen posible cosas que hasta hace poco parecían existir únicamente en las películas de ciencia ficción como bloquear de forma instantánea la visión a través de un vidrio transparente. Esto se realiza aplicando sobre el vidrio una lámina que cuando se activa hace que este se coloree de blanco al instante, algo que se utiliza, por ejemplo, para obtener mayor privacidad en una sala de reuniones.

Otra de las funciones que parece sacada de Los Supersónicos es el robot que aspira la casa y lava los pisos. Este dispositivo, que elimina ácaros, polvo del ambiente y pasa el trapo, es una realidad en muchos hogares. Puede formar parte de un sistema de aspiración central domotizado que se suele instalar en la cochera, se conecta a una serie de tubos que van junto a los de la sanitaria y tiene entrada en las placas de enchufes a las que se puede conectar manualmente la manguera de la aspiradora. Pero, para qué molestarse, si cuando el robot está en funcionamiento hace todo de forma automática de acuerdo al seteo programado, luego regresa y se conecta automáticamente a su base cuando necesita recargar batería o vaciarse.

El tiempo es oro. "En mi casa cuando amanece se levanta la cortina del living porque está asociada a una página de meteorología que le indica la hora del amanecer, a las 9 de la noche se bajan las cortinas y se activa la alarma porque de esta forma lo programé", dice Papich. La magia de un sistema de domótica se aprecia en todo su esplendor cuando comienza a liberar tiempo significativo de tareas recurrentes que ahora suceden de forma automática. "Ahorra tiempo principalmente en casas de muchos metros cuadrados en las que hacer una recorrida para abrir las persianas, por ejemplo, te puede llevar entre 5 y 10 minutos", explica Zejerman. "No es lo mismo decir llegué y que se dispare una orden que haga todo eso solo". 

Pero como si eso fuera poco los seteos preprogramados permiten diseñar una "escena" que se llame, por ejemplo, "noche de película", y que al decir esas palabras las persianas se cierren, bajen del cielorraso los parlantes motorizados, la pantalla y el proyector de cine, se prenda el sistema de sonido y descienda la intensidad de la luz.

La pantalla de cine motorizada se esconde en el cielorraso, dando a la habitación distintas funcionalidades y manteniendo la línea de la decoración. Foto: Mauricio Rodríguez. 

A más inteligencia, mayor control. Otro beneficio de la domotización se vincula a la seguridad. "Cuando me voy de vacaciones mi casa se comporta como si yo estuviera, entonces el ladrón no sabe si yo me fui o no", explica Papich. El hecho de que las luces se prendan y apaguen en distintos horarios y sectores, las cortinas suban y bajen, y que el propietario pueda atender el portero eléctrico de la entrada desde el celular hace que sea mucho más difícil saber cuándo una casa está ocupada. A eso hay que sumarle las alarmas y cámaras que permiten ver lo que sucede en tiempo real e informan tanto al propietario como al intruso cuándo se ha detectado una invasión. Pero el vínculo con la seguridad no es solo por el lado de los robos, una casa domotizada puede incorporar nuevos niveles de seguridad contra incendios. Se puede hacer que en caso de incendio se enciendan todas las líneas de iluminación y abran las persianas para facilitar la visión, el acceso a las vías de escape y la posibilidad de un rescate. También puede incorporar seguridad en el funcionamiento de las instalaciones para prevenir accidentes domésticos como la rotura de un caño al desactivar automáticamente la bomba de agua cuando se activa la alarma total de la casa, por ejemplo.

Pero también hace posible tener una mayor seguridad biológica, ya que permite realizar acciones y ejecutar comandos sin necesidad de tocar o interactuar con dispositivos, algo que antes se asociaba principalmente con beneficios para las personas con discapacidad, pero que en el contexto actual se convierte en un elemento importante para cuidar la salud de los habitantes de una casa y, fundamentalmente, de quienes concurren a oficinas, hospitales, universidades, aeropuertos, por poner algunos ejemplos donde el tráfico de personas es muy alto. En un mundo dominado por las preocupaciones referentes a enfermedades, limitar el contacto físico con los objetos colabora con minimizar las oportunidades de contagio.

Una inversión que se transforma en ahorro. La domótica permite hacer una gestión más eficiente de la energía que utiliza el hogar. Ayuda a hacer un consumo óptimo de la calefacción -cualquiera sea el tipo que usemos-, la luz e incluso el agua. Actualmente, gracias a la simplicidad de la instalación de los asistentes virtuales, se ha conseguido que este tipo de tecnología sea más accesible para los distintos tipos de viviendas y bolsillos. Existen aparatos para monitorear el consumo de electricidad y agua para identificar cuándo algún suministro no está siendo utilizado de forma sustentable, como timers, aplicaciones de dispositivos electrónicos, sensores de presencia, lámparas que adaptan automáticamente su potencia a la situación lumínica, entre otras tecnologías nuevas que ayudan a llevar un estilo de vida más amigable con el medioambiente.

La inversión para la instalación de un sistema de domótica básico en un apartamento moderno promedio, de dos dormitorios, ronda entre los 600 y 900 dólares. Esto puede incluir la automatización del termostato para el control de la temperatura de la calefacción, un par de líneas de iluminación, alguna cortina motorizada e incluso la cerradura inteligente de la puerta. A partir de esa cifra las opciones son infinitas y van a depender de la complejidad del sistema, el tamaño de la casa, las funciones que se busque obtener e incluso el diseño de las plaquetas a utilizar que pueden ser de cuero italiano, mármol de Carrara, madera, vidrio, aluminio y hasta vintage. "Nuestros clientes destacan como virtud que la domótica no invada", explica Zejerman. "Por eso se trata de que las soluciones siempre incorporen diseño a la tecnología", agrega Papich.

"Hemos trabajado instalando proyectores de video para cine que cuestan 20.000 dólares, pero también proyectores de video de 250 dólares", asegura Zejerman. "La domótica en la casa de Luis Suárez la va a hacer un técnico que yo capacité", cuenta orgulloso Papich. "Solo el fondo lleva 35 circuitos de iluminación".

Asistentes inteligentes. Siri de Apple, Alexa de Amazon y Google Assistant son algunos de los asistentes más populares en el mercado asociados a altavoces inteligentes. A través de estos se pueden controlar todos los objetos conectados que tengamos en nuestra casa. Este tipo de dispositivos se popularizan cada vez más en todo el mundo, al punto que la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), conformada por un grupo de 160 empresas españolas vinculadas a los medios de comunicación, señala en el Estudio general de medios 2019 que 4,3 millones de familias utilizan asistentes virtuales en su día a día, lo que equivale a 10,7 % de la población española, y esa tendencia viene en aumento. 

Se pueden utilizar para automatizar ciertas tareas en el hogar de una forma sencilla y más económica que los sistemas profesionales. La gran desventaja que tienen es que no funcionan sin conexión a Internet, por lo que una pérdida de conexión implica que todas las tareas que cumplen dejen de funcionar, algo que no sucede con otros sistemas que solo utilizan Internet para garantizar el acceso remoto, por lo que, por ejemplo, aun sin conexión las luces continúan apagándose y prendiéndose. A la hora de compararlos hay que tener en cuenta cuál es el que más conviene dependiendo de los aparatos que se quieran conectar y los dispositivos a los que se pretenda asociar, porque en general son compatibles con uno o varios asistentes de voz, pero no con todos. "De la misma manera que los sistemas operativos de los celulares se encauzaron en algo bastante parecido, en algún momento va a suceder con estos dispositivos, pero falta para eso. Está prometida una gran reunión entre Amazon, Apple y Google para generar una base común de comunicación, para que todos los dispositivos sean compatibles entre ellos, pero obviamente hay intereses cruzados que todavía no lo permiten", señala Zejerman. Mientras tanto, con los gadgets adecuados y bien configurados, estas tecnologías permiten, entre muchas otras cosas, entrar a una habitación y que la luz se encienda sola, poner y cambiar la música o realizar compras online.