Estilo de vida
Escalera al mundo

Cuatro empresas extranjeras que apostaron a Uruguay para instalarse y expandirse

Desde la firma que distribuye las vacunas Pfizer en el país hasta los emprendedores que quieren llevar el mate al mundo entero; hay empresas que nacieron en el exterior pero eligieron el país como el lugar desde donde escalar regional o globalmente

11.07.2021 07:00

Lectura: 10'

2021-07-11T07:00:00
Compartir en

Por María Inés Fiordelmondo

El uruguayo se describe a sí mismo como humilde, algo que incluso fue confirmado por un estudio hecho por la consultora Grupo Radar en 2018. De ahí que no sorprendan algunas de las frases que tanto se repiten y que se ajustan a esa virtud -o defecto- de ser demasiado conscientes de las limitaciones entre fronteras: que Uruguay es chiquito, que para ser ambiciosos es mejor irse a otro lado, que para tener una empresa verdaderamente exitosa conviene buscar las herramientas en algún país del primer mundo donde sobresalir sea la norma más que una excepción.

Pero hay un grupo de emprendedores extranjeros que no piensa lo mismo de Uruguay. Muy por el contrario, instalaron sus empresas en el país y desde tierras charrúas pretenden comerse el mundo.

Crecer desde Uruguay. Va-q-tec fue creada en 2001 por un físico de la Universidad de Wurzburgo, en Alemania, empezó a cotizar en la bolsa de valores alemana en 2016 y en 2018, tras un profundo análisis decidió poner sus fichas en Uruguay y convertirlo en su centro de distribución para toda la región.

Desde su oficina en Zonamerica, su director, el uruguayo Edgardo Ipar, agradece hoy más que nunca que la empresa se haya instalado en el país. Va-q-tec desarrolla sistemas de embalaje con aislación térmica que son utilizados por diferentes industrias, principalmente la farmacéutica. Este embalaje permite que, por ejemplo, se trasladen productos de un país a otro conservando en un 100% la temperatura requerida para no perder su calidad.

Y por estos días -desde marzo- los contenedores y embalajes de Va-q-tec son los que están distribuyendo las vacunas Pfizer en Uruguay. De no existir esta empresa, o de no estar instalada en el país, Uruguay hubiese tenido que diseñar algún producto desde cero o salir a buscarlo. Por fortuna, la solución para trasladar las vacunas de manera segura ya llevaba tres años operando con éxito en territorio uruguayo. "Honestamente, creo que para Uruguay ha sido un gran beneficio el haber estado aquí. Los países de la región no pueden hacer el sistema tal cual lo hacemos en Uruguay, porque nosotros tampoco estamos en todos los países, entonces nos miran con cierta envidia de que acá lo podamos hacer", comenta Ipar. Como la empresa opera desde una zona franca, el gobierno tuvo que crear un decreto para que Va-q-tec pudiera prestar sus servicios para distribuir las vacunas dentro de Uruguay.

Presidente de Va-q-tec Uruguay, Edgardo Ipar

La empresa también envía contenedores de vacunas como Sputnik, Astrazeneca y Johnson & Johnson, que -aunque algunas no se utilicen en Uruguay- llegan a la estación Va-q-tec en Zonamerica para luego ser distribuidas a la región. Más allá de las vacunas, que ocupan una parte importante de la operativa actual, la empresa continúa trabajando con el resto de sus clientes regionales en el envío de productos con temperatura controlada.

La chilena SimpliRoute es otra de las firmas extranjeras que apostaron a crecer desde Uruguay hacia el mundo. Se trata de una empresa de software que ofrece tecnología para solucionar la llamada "última milla", el último tramo del envío de una compra hecha por Internet, cuando tiene que ser entregada a la puerta del comprador.

SimpliRoute eligió a Uruguay como destino para instalarse y crecer luego de presentarse y ser seleccionados por el programa Proyecta Uruguay de la Agencia Nacional de Investigación e Innovación (ANII), que busca captar emprendimientos extranjeros innovadores para que escalen desde Uruguay al resto del mundo. Su fundador y CEO, Álvaro Echeverría, recibió la invitación de la ANII y convocó a su representante para Uruguay, Alejandro Cash -quien venía liderando la operación de SimpliRoute en Uruguay desde 2017- a liderar la postulación al programa. En la primera etapa recibieron 25.000 dólares, monto con el que conformaron la operación en Uruguay. Y en 2020 el emprendimiento levantó una inversión de dos millones de dólares por parte del fondo The Venture City. En ese marco, la ANII respaldó esta inversión sumando otra de 40.000 dólares. "Fue lo que nos hizo consolidar la operación. Hoy somos una operación 100% autosostenida", explica Cash.

Guillermo Rodríguez, Alejandro Cash, Luizi Ravel y Carlos Sanguinetti, del equipo de SimpliRoute

SimpliRoute tiene unos 50 clientes en Uruguay, entre los que se encuentran Grupo Disco y Divino. Desde su oficina en el país, el emprendimiento atiende al mercado uruguayo, paraguayo y argentino.

Wabi, por su parte, es argentina y se presenta de manera simple como "el Uber de los almacenes". Los consumidores hacen un pedido, la app se lo ofrece a las tiendas de la zona que tienen el stock necesario para cubrirlo, y el almacén que lo acepta es el encargado de cumplir con la entrega en pocos minutos. También ofrece una plataforma para que las tiendas compren a distribuidores y fabricantes, y Wabi Pay, una billetera electrónica desde donde las tiendas pueden cobrar sus ventas y utilizar el saldo para pagarles a sus proveedores.

Fue fundada hace dos años y medio, y desde inicios del 2021 se diseña, fabrica y desarrolla desde una oficina del nuevo edificio cilíndrico de la zona franca del World Trade Center. En pocos meses, la empresa ya cuenta con 80 empleados en Uruguay y el objetivo es llegar a 150 a fin de año. "Nuestro destino es el mundo entero", resume el CFO (gerente de finanzas), el argentino Francisco De la Mano. Desde esas oficinas hoy se trabaja para países como Estados Unidos, Rusia, Singapur, Malasia y algunos de Europa del Este. "El crecimiento por suerte ha sido exponencial, venimos con una tasa de crecimiento muy importante y eso nos obligó a especializarnos. Elegimos Uruguay como una plaza para asentar el desarrollo de producto", detalla De La Mano.

El santafesino Marcos Subrin estudiaba ingeniería industrial en España cuando notó que las gaseosas energizantes hechas a partir de yerba mate estaban "pegando fuerte" en Europa y Estados Unidos. "Eran todas gaseosas azucaradas y envasadas en latas o botellas. Me hizo ruido porque el mate como lo concebimos nosotros es sin azúcar, saludable y compostable. No hay una lata cada vez que tomas", recuerda el emprendedor. Fue así como con su compañero de facultad, Agustín Favre, decidieron crear una experiencia más práctica y ecológica de consumir mate en esas zonas del mundo o para todo aquel que, conociendo la tradición, no termine de comulgar con la idea de andar todo el día con termo y mate a cuestas. De allí surgió MateCaps, una botella que cuenta con un filtro especial que permite agregar sabor además de las propiedades del mate tradicional, y un sistema de cápsulas -sin packaging- en distintos sabores que apuntan a diferentes momentos de la rutina.

Tres años después, MateCaps produce sus cápsulas en una planta de Pando, y Uruguay es el país desde donde en estos momentos distribuyen la experiencia hacia unos 50 países. "Tenemos el hub logístico acá, donde se preparan los pedidos y se envían desde el puerto de Uruguay a consumidores finales o clientes mayoristas", comenta Stubrin.

Los emprendedores también llegaron a Uruguay tras la iniciativa de la ANII. A través de esta entidad accedieron primero a un capital de 25.000 dólares. Luego, en una segunda etapa, recibieron 40.000 en una coinversión junto al capital privado del argentino Luis Fredes, que invirtió otros 40.000.

Reglas claras. Estabilidad, confiabilidad, reglas de juego claras y calidad del talento en la industria tecnológica son las principales razones que llevaron a emprendedores extranjeros a elegir Uruguay como país desde donde expandirse.

A Stubrin le decían que distribuir sus productos en Estados Unidos sin montar un centro en ese país era prácticamente una misión imposible. "Hoy estamos enviando los productos a nuestros clientes de Estados Unidos en tres días", cuenta el emprendedor. "A nivel de comercio internacional vimos que hay muchos beneficios y desarrollo desde Uruguay", añade. Pese a estar instalados en el país con el mayor consumo per cápita de mate a nivel mundial, MateCaps no se enfoca en el mercado uruguayo, aunque tampoco lo excluye. "Al ser uno de los mercados donde la tradición es más fuerte, se hace difícil presentar algo así de innovador. Entendemos que no es nuestro mercado principal", señala Stubrin. Pero al tratarse de una industria yerbatera desarrollada fue más simple conseguir socios estratégicos.

Francisco De La Mano, de Wabi, entiende que Uruguay es una plaza ordenada jurídicamente, sólida, confiable e integrada al mundo. "Uruguay se está convirtiendo en un nodo de productos de este tipo, de tecnología y fintech", puntualiza.

El director de Va-q-tec para Uruguay, por su parte, señala que la empresa alemana destaca el profesionalismo de Uruguay y sus normas estables. "No hay cambios todos los días de política regulatoria. Puede haber cambio de gobierno, pero las cosas esenciales se mantienen", indica.

Además de sus reglas de juego claras y predecibles, Cash de SimpliRoute destaca el talento tecnológico uruguayo. "Uruguay está en un momento muy interesante. De hecho, iniciamos con comercial y operaciones, pero ya estamos contratando gente de tecnología desde Uruguay para trabajar en toda la plataforma", resalta.
"Vender el país" como un lugar con todas estas características fue justamente uno de los objetivos de la ANII al crear el programa Proyecta Uruguay, que el 6 de julio cerró la convocatoria para su segunda edición. Pero no fue el único fin. La gerenta de Innovación y Emprendimiento de la ANII, Ximena Camaño, explica que estos emprendimientos generan puestos de trabajo de calidad y facturación en el país.

Explosión inesperada. SimpliRoute abrió sus oficinas en Uruguay en febrero del 2020. Un mes más tarde explotó la pandemia en Uruguay, y también lo hizo el negocio. Tras el caos, que duró unas tres semanas, las ventas por Internet empezaron a crecer de manera exponencial y el negocio de SimpliRoute llegó a crecer hasta en 100% de un mes a otro. "Fue un crecimiento acelerado. De repente todas estas empresas empezaron a precisar tecnología en ese rubro, el rubro empezó a crecer muchísimo porque todo el mundo estaba en sus casas, la necesidad de tecnología acompañó eso, y justo nosotros estábamos ahí, cayendo en Uruguay, iniciando, lo cual fue un boom tremendo", recuerda Cash.

Exponencial también fue la palabra utilizada por Ipar para hablar del crecimiento de Va-q-tec en Uruguay. Clientes que antes distribuían sus productos en cajas "primarias" en su construcción y asumían riesgos de desvío de temperatura -un dolor de cabeza cuando se trata de productos farmacéuticos, según Ipar- no dudaron en comenzar a utilizar el sistema de la empresa alemana.

Stubrin de MateCaps comenta que actualmente tienen capacidad para fabricar unas 3.000 cápsulas por mes, pero asegura que "es difícil pronosticar" cuántos de sus mates estarán circulando por el mundo en los próximos meses o años. Por lo pronto, se siente como un logro que haya hipsters europeos paseándose por las calles con una botella del mate "made in Uruguay" ideado por tres jóvenes de Santa Fe.