Cultura
Nirvana, REM, Metallica, GnR, U2...

Cosecha 1991: se cumplen treinta años de una gran temporada para el rock

Hace tres décadas se vivió un año inusualmente rico en discos hoy convertidos en clásicos; para muchos, no volvió a repetirse.

25.01.2021 06:00

Lectura: 12'

2021-01-25T06:00:00
Compartir en

Por Leonel García

El año que vivimos hace tres décadas comenzó con la primera guerra del Golfo y terminó con la desaparición de la Unión Soviética. En el medio, en marzo, se firmó el Tratado de Asunción, que significó el nacimiento del Mercosur. Por Uruguay lo suscribió el presidente Luis Alberto Lacalle, casualmente el padre del actual mandatario.

Críticos musicales, músicos y medios especializados coinciden en que hace justo 30 años el rock vivió una de sus mejores temporadas, comparable a las de los años 60 y 70. Por alguna extraña razón (¿sería la influencia de la cabra en el horóscopo chino?), en esos doce meses se publicaron discos que hoy tienen el estatus de clásicos; algunos de ellos, como el Nevermind de Nirvana y el Blood Sugar Sex Magik de Red Hot Chilli Peppers, salieron a la venta el mismo día. En algunos casos fue el debut con gloria (Pearl Jam), en otros el salto a la masividad (R.E.M.) y en otros una cima nunca vuelta a tocar (Metallica); también significó el adiós para bandas históricas (Queen).

La mayor parte de estos grandes discos nacieron en Estados Unidos, donde el grunge y el rock "alternativo" estaban tomando la posta del pop pospunk y el hair metal, que habían dominado durante los 80. MTV influía y mucho, con videoclips que pasaron a la historia en muchos casos; solo que aquí a la imagen se le añadía música de gran calidad. Por otra extraña razón, los mismos críticos, músicos y prensa especializada no recuerdan en las tres décadas que siguieron un año de semejante calidad en cantidad.

Out Of Time
R.E.M.

Hay una gran coincidencia en torno a 1991: varias bandas hasta entonces limitadas a los circuitos alternativos pasaron a tener éxito comercial masivo. Uno de los casos más notorios fue el de R.E.M., que recién pasó a ser un nombre conocido por lugares muy lejanos de su Athens natal (como Uruguay) tras su séptimo álbum. Si bien su disco de 1989, Green, les permitió embarcarse en una gira mundial, fueron canciones como Losing My Religion -el mayor éxito de toda su historia-, Shinny Happy People, Near Wild Heaven o Radio Song los que hicieron que niños, universitarios, amas de casa y abuelos tararearan sus melodías ni bien sonaban en la radio. Michael Stipe pasó -bastante a su pesar- a ser parte del Olimpo del rock, situación que manejó mejor que muchos de sus congéneres. Si bien Out Of Time cimentó su fama global, este cuarteto no se durmió en los laureles y produjo muy buen material durante la siguiente década. Como muestra, tan solo al año siguiente publicaron Automatic For The People.

Sello: Warner.
Fecha de publicación: 12 de marzo.
Ventas estimadas en el mundo: 18 millones de copias.
Curiosidades: La discográfica no quería que Losing My Religion fuera el principal corte de difusión, por el título y porque no les gustaba la mandolina; debieron pelearla mucho.
Joya menos conocida: Low.

Metallica
Metallica

Metallica, los padres del trash, tenían cuatro exitosos discos para 1991, todo un nombre en el mundo del rock pesado, caídos en acción (el bajista Cliff Burton), enemigos (Megadeth) y hasta nominaciones al Grammy. Pero fue su disco homónimo, conocido popularmente como "el álbum negro", el que convirtió a James Hetfield, Lars Ulrich y compañía en candidatos a la mayor banda del mundo. Difícilmente una colección de temas tan pesados y rabiosos generara tantos éxitos: Enter Sandman, Sad But True y Wherever I May Roam. Incluso los "lentos" (perdón por la herejía) como Nothing Else Matters o The Unforgiven traían consigo la sensación de que todo estaba a una distorsión de pudrirse. Para el mundo metalero, es algo así como el Sgt. Pepper's; para Metallica, un pico tan alto al que jamás volvieron a subirse, más allá de que lo intentaron y lo siguen intentando.

Sello: Elektra.
Fecha de publicación: 12 de agosto.
Ventas estimadas en el mundo: 31 millones de copias.
Curiosidades: Es un disco oscuro y eso reflejaba la realidad de la banda, ya que tres de sus cuatro miembros (Ulrich, Kirk Hammet y Jason Newsted) iniciaron la grabación estando casados y la terminaron divorciados de sus esposas.
Joya menos conocida: The God That Failed.

Nevermind
Nirvana

Todo, absolutamente todo lo que se asocia a Nirvana, ya sea el éxito mundial, la movida grunge, la ubicación definitiva de Seattle en el planeta rock, la transformación de Kurt Cobain en un ícono generacional, se debe pura y exclusivamente a este disco. Los haters de este trío, que los hay, dirían que incluso se debe solamente a su primer tema, Smells Like Teen Spirit; pero los casi 43 minutos de música repartidos en trece canciones valen la pena. Lo cierto es que poco y nada había pasado con su disco de estudio debut (Bleach, de 1989), y el éxito del tercero y último (In Utero, 1993) se debió en gran parte a su antecesor. Come As You Are, Lithium e In Bloom se sumaron a la lista de esas-que-sabemos-todos. Es el primer disco de Nirvana que contó con David Grohl en la batería, luego líder de los Foo Fighters. El tremendo éxito de Nevermind fue demasiado para la frágil estructura mental de Cobain, quien ingresaría al Club de los 27 por decisión propia tres años después.

Sello: Geffen.
Fecha de publicación: 24 de setiembre.
Ventas estimadas en el mundo: 30 millones de copias.
Curiosidades: A los padres del bebé que protagoniza la histórica portada del álbum, Spencer Elden, les pagaron 200 dólares por fotografiarlo.
Joya menos conocida: Something In The Way.

Blood Sugar Sex Magik
Red Hot Chilli Peppers

Fue en este, su quinto disco, que el cuarteto angelino de funk hizo que su música hiperquinética y ecléctica, así como sus letras delirantes, border y sexuales hasta lo casi pornográfico, pasaran al mainstream. Ya tenían para entonces ocho años de vida y varios exintegrantes (uno de ellos, el guitarrista Hillel Slovak, fallecido por sobredosis de drogas). El éxito vino de caballitos de batalla como la frenética Give It Away, la épica Under The Bridge y la menos clasificable Breaking The Girl. Desde entonces, no solo un pequeño público y los dealers de la costa oeste de Estados Unidos supieron que había un frontman llamado Anthony Kiedis y un bajista conocido como Flea. Con altibajos, la banda nunca abandonó el éxito masivo ni la tendencia a tener problemas con el puesto de guitarrista: ha tenido siete.

Sello: Warner.
Fecha de publicación: 24 de setiembre.
Ventas estimadas en el mundo: 13 millones de copias.
Curiosidades: Fue grabado en una casa en Los Ángeles donde había vivido Harry Houdini.
Joya menos conocida: Sir Pyscho Sexy.

Use Your Illusion I y Use Your Illusion II
Guns ‘n' Roses

Lo decían la Billboard y las revistas para adolescentes: si había un grupo de rock que ostentara el número uno en el mundo para 1991 eran los hollywoodenses Guns n' Roses, surgidos en 1985. Claro que tenían unas contras que afectaban su credibilidad rockera: demasiadas baladas entre su repertorio para una banda que quería dar una imagen salvajísima y aguerridísima y una producción que no podía calificarse de prolífica (solo dos discos publicados). Para contrarrestar eso decidieron presentar una obra mastodóntica: dos álbumes dobles puestos a la venta el mismo día, uno más pesado y otro, si se quiere, más lúgubre, 30 canciones que abarcaban todo el espectro del género, dos horas y media de música. Y había de todo: hard rock (You Could Be Mine, Right Next Door To Hell, Back Off Bitch), rock más clásico (Dust N' Bones, Pretty Tied Up), covers (Knockin' On Heaven's Door, Live And Let Die), rap (My World), blues (You Ain't The First) y muchas, muchas baladas (Yesterdays, November Rain y dos versiones de Don't Cry), porque de última garantizaban el éxito. Y el éxito, justamente, fue tremendo. Mucha gente dudaba, eso sí, de que Axl Rose, Slash y el resto pudieran repetir semejante proeza. Esa mucha gente, esta vez, tuvo razón.

Sello: Geffen.
Fecha de publicación: 17 de setiembre (ambos).
Ventas estimadas en el mundo: 60 millones de copias (entre ambos).
Curiosidades: Izzy Stradlin, segunda guitarra, era el segundo compositor de la banda; a poco de la publicación de ambos discos dejó las drogas y el grupo; prefirió vivir tranquilo.
Joya menos conocida: Locomotive.

Ten
Pearl Jam

Pearl Jam es una de las bandas a las que no le alcanzaría la cal y arena del mundo para levantar el monumento que merecen Nirvana y su disco de 1991. ¿Por qué? Porque cuando este recién nacido grupo grunge de Seattle lanzó este, su disco debut, parecía condenado al ostracismo. Pero semanas después era publicado Nevermind, el movimiento cobró vida, y este entonces quinteto liderado por Eddie Vedder pudo subirse a la ola. Claro que para eso contaban con un muy buen material, con Jeremy, Alive y Even Flow como principales caballitos de batalla. Muchos críticos respetados coincidieron en que este trabajo les devolvió la fe en el rock luego de años de hair metal y carilindos aulladores. Si bien hoy por hoy Pearl Jam es toda una institución musical en su país, habiendo grabado discos muy elogiados en las siguientes dos décadas, nunca pudieron volver a repetir el éxito de su debut.

Sello: Epic.
Fecha de publicación: 27 de agosto.
Ventas estimadas en el mundo: 15 millones de copias.
Curiosidades: Cuando comenzaron las grabaciones, el grupo se llamaba Mookie Blaylock, en homenaje a un jugador de la NBA; de hecho, su número en los New Jersey Nets era el diez (ten).
Joya menos conocida: Porch.


Achtung Baby
U2

La revista Rolling Stone había dicho que su disco de 1987, The Joshua Tree, había elevado al ecléctico cuarteto irlandés de la categoría de "héroes" a la de "superestrellas". El paso siguiente, Rattle And Hum (1988), fue en falso. Cuando la lógica no indicaba otro camino que la barranca abajo, Bono, The Edge, Adam Clayton y Larry Mullen (la misma formación original que data de 1976, algo inédito en la historia del rock) decidieron hacer otra obra maestra que, a su vez, fue un éxito comercial. Ambas cosas son posibles si se es oscuro, luminoso, introspectivo y arriesgado en dosis adecuadas y se cuenta con canciones como One, The Fly, Mysterious Ways, Even Better Than The Real Thing o Who's Gonna Ride Your Wild Horses. Treinta años después, U2 ha seguido reinventándose, coqueteando con la electrónica, volviendo al rock, ganando y perdiendo adeptos. Pero si bien su estatus ya es el de banda clásica, no volvió a volar a semejante altitud.

Sello: Island.
Fecha de publicación: 18 de noviembre.
Ventas estimadas en el mundo: 18 millones de copias.
Curiosidades: Parte del disco fue grabado en Berlín para empaparse de la energía de una ciudad reunificada.
Joya menos conocida: Acrobat.

CANTOS DE CISNE BRITÁNICOS

Lo mejor de la cosecha de rock de 1991 vino del lado de Estados Unidos. En la otra gran potencia del rock, Inglaterra, fue un año menos brillante. De hecho, fue la despedida de tres de las bandas que más habían dominado al mundo en los lustros o décadas anteriores.

Dire Straits había sido un grupo muy exitoso en la década 1978-1988, pero para 1991 Mark Knopfler tenía más ganas de arrancar su carrera solista que otra cosa. Aun así, quiso que su banda se fuese a lo grande. Lo logró apenas: si bien On Every Street vendió bárbaro (15 millones de copias en todo el mundo), está muy lejos de ser el mejor de los seis discos de estudio del grupo. Los macaquitos del videoclip de Calling Elvis son lo más recordado; si bien Heavy Fuel tampoco estaba mal, era repetir viejas fórmulas; y poco más.

El último disco de estudio de Genesis con Phil Collins fue este año. We Can't Dance tuvo muy buenas ventas (un millón y medio solo en Gran Bretaña, 4 millones en Estados Unidos), como todos los discos de esta banda de rock progresivo con Phil al frente, con No Son Of Mine, I Can't Dance y Jesus He Knows Me como singles. El problema fue que Phil Collins tenía más éxito siendo Phil Collins solista que cantando en el otrora grupo de Peter Gabriel, así que se fue. En los hechos, esta banda tuvo un disco más en 1997, Calling All Stations, con Ray Wilson en la voz; no pasó absolutamente nada con él.

También 1991 fue el año de Innuendo. Este fue el último disco de Queen en vida de Freddie Mercury; lo cual, más allá de las ansias de Brian May y Roger Taylor de seguir lucrando con el nombre de la banda, ya sea con Paul Rodgers o Adam Lambert, es para muchos el verdadero canto del cisne de uno de los grupos más exitosos de la historia. Editado en febrero, destacan en él Innuendo, The Show Must Go On y These Are The Days Of Our Lives. Fue platino en su país y oro en EE.UU. En noviembre se apagaba la voz de Mercury.