Mirador
MIRADOR / casamiento

Casamiento Zerbino - Cuñarro

Querían una fecha en la que no hiciera mucho frío, pero tampoco mucho calor, y así fue la tarde del 16 de noviembre, en la que Sebastián Zerbino y Gimena Cuñarro decidieron contraer matrimonio.

21.11.2019

Lectura: 3'

2019-11-21T00:05:00
Compartir en

Fotos: Mauricio Rodríguez

Querían una fecha en la que no hiciera mucho frío, pero tampoco mucho calor, y así fue la tarde del 16 de noviembre, en la que Sebastián Zerbino y Gimena Cuñarro decidieron contraer matrimonio. Afuera de la parroquia Stella Maris, amigos y familiares esperaban ansiosos la llegada de la novia, que entró del brazo de su padre Gonzalo Cuñarro minutos después de las seis de la tarde. El sacerdote Gonzalo Estévez ofició la ceremonia, el padrino de Sebastián se encargó de entregar los anillos y Meri Deal junto con Bautista Mascia, de la banda Toco Para Vos, formaron parte del coro.

La novia vistió un diseño de Gabriela Cambón de estilo boho chic y de inspiración románica con líneas simples que combinaba transparencias y texturas. Debajo llevaba una solera de breteles finos con un escote muy profundo en la espalda realizado en satén italiano y gasa de seda natural en tono offwhite. El look se complementaba con una capa larga de escote bote, realizada en tul de seda bordado con cristales al tono que destacaba un juego equilibrado de motivos geométricos y orgánicos abstractos. Isabel Navarro le confeccionó un tocado con broches checos antiguos, adaptados especialmente al colorido del vestido, al tipo de bordado y al peinado hecho por Diego Alfonso. Los broches fueron dispuestos de forma regular y espaciados sobre una trenza espiga. Consi Nicola se encargó de completar el look con un maquillaje natural y fresco con énfasis en los labios. Al igual que el estilo del vestido inspirado en los años 20, el maquillaje se nutrió de la misma moda, haciendo hincapié en la luz en la piel y en los ojos. El ramo de flores blancas y mucho verde hecho por Pilar Carrau acompañó a la novia hasta el altar.

Luego de la ceremonia, los invitados se trasladaron a la fiesta en La Soñada, decorada por Ana Luisa Jude y Fabiana González, de Nómade, y allí los esperaba el catering de Marian Caviglia y Federico Gasparri.
Gimena y Sebastián se conocieron en un boliche hace ocho años, y un año después se ennoviaron. Luego de dar el sí se tomaron tres días para disfrutar de un descanso en Casa Mara, en Punta Colorada, pues se irán de luna de miel el año que viene.