Mirador
MIRADOR / Casamiento

Casamiento Vilaseca - Frechou

El sábado 23 de noviembre, Soledad Frechou y Andrés Vilaseca se casaron en el Regency Park Hotel.
28.11.2019
2019-11-28T06:00:00
Compartir en


Fotos: Mauricio Rodríguez

En una tarde primaveral, en un lugar tranquilo y alejado de la ciudad, se casaron el sábado 23 Soledad Frechou y Andrés Vilaseca. El civil al aire libre, con Daniel Gil como juez, y el emotivo ambiente que se generó gracias a los familiares y amigos, provocaron un momento único para la pareja en el Regency Park Hotel.

Frechou y Vilaseca se hicieron amigos en la escuela y a los 15 años decidieron ennoviarse. Comparten muchas cosas, pero una de las más importantes es el grupo de amigos que los acompañó ese día.

El casamiento fue una decisión de ambos, no existió una propuesta. El año pasado comenzaron a vivir juntos y un día, sin ningún apuro, surgió la idea del matrimonio. El calorcito de noviembre y el trabajo de Andrés -quien juega en Los Teros y participó en el Mundial de Rugby de este año- fueron los motivos principales que los llevaron a festejar en esta fecha.

Los testigos de la novia fueron su hermana Agustina Frechou y sus amigas Sophia Manzione, Victoria Brown y Micaela Barbieri, mientras que los testigos del novio fueron Alfonso Calvo, Francisco Cea, Alberto Inciarte y Elbio Fernández. Además, algunos amigos y hermanos les dedicaron unas palabras, hablando entre ellos Martín Stefani, Juan Manuel Lomiento, Santiago Vilaseca, Sebastián Mera, Emily Symonds y Federico Vilaseca.

En el vestido, confeccionado por María Alfonso, la novia llevó un bordado aplicado, hecho por su mamá. El peinado, realizado por Mechi Zerbino, fue un recogido constituido por trenzas cosidas que se complementó con un tocado, realizado por la propia novia y su mamá, en blanco y con una hoja verde. El maquillaje, clásico y luminoso, en dorado y cobre, de Consi Nicola, también llamó la atención de los invitados. Por su parte, el novio llevó un traje de lino natural azul mediterráneo de Studio Muto.

La decoración del salón estuvo a cargo de Carola Aguiar, y el catering fue de Gabriela Petit. Se ofreció una amplia propuesta gastronómica que dio energías para que los concurrentes bailaran hasta altas horas de la madrugada. Se recibió a los invitados con jugos naturales y luego se habilitó el buffet frío, compuesto de perniles de cerdo glaseado, huevos en gelée de salmón ahumado, espárragos con emulsión de limón, langostinos, tulipas con salmón y sandía macerada con queso de cabra. También hubo estaciones con diferentes opciones, mesa de postres y algún que otro aperitivo para la madrugada.

Además de jugar al rugby, Andrés Vilaseca estudia la Licenciatura en Administración de Empresas. El primer semestre del año vivieron en Estados Unidos; él, jugando al rugby y ella, trabajando online para Uruguay mientras terminaba su tesis para recibirse de licenciada en Animación y Videojuegos. Si bien se vinieron a casar aquí, tanto Soledad como Andrés prefieren vivir fuera del país. Todos estos años de cariño y experiencias se vieron reflejados en el transcurso de la fiesta. Y esos mismos sentimientos son los que los acompañarán en Sudáfrica e Islas Mauricio, en donde disfrutarán la luna de miel.