Mirador
MIRADOR / CASAMIENTO

Casamiento Ponce de León-Machado

Un mismo destino, dos asientos juntos y muchas horas de vuelo fueron los elementos necesarios para que, en aquel viaje que realizaron en agosto de 2013 junto a un grupo de estudiantes de la Universidad ORT, Fernando Ponce de León y Luciana Machado se conocieran y decidieran emprender una aventura juntos.

02.01.2020
2020-01-02T06:30:00
Compartir en


Fotos: Sebastián Aguilar

Fueron 40 días de viaje por Europa en los que se permitieron descubrirse el uno al otro y comenzar una relación que, seis años más tarde, los llevó a dar el sí el sábado 21 en la capilla San José del Manga, en Jacksonville.

La elección de la fecha no fue al azar, los novios optaron por este día por ser el solsticio de verano y una fecha cercana a las fiestas, lo que permitió que sus familiares y amigos de Barcelona pudieran celebrar la boda y quedarse para pasar juntos la Navidad.

La novia llevó un vestido de crepe doble con detalles bordados en los hombros y en la espalda, conformada por un drapeado de tela. Al modelo que Luciana adquirió en Pronovias en Barcelona se le sumó una sobrecapa en gasa muselina y tul bordado, diseñada por Florencia Longo, que daba continuidad al vestido y mucho vuelo.

El maquillaje, realizado por Inés Bonjour, en tonos naturales y frescos, se complementó con un semirecogido en forma de trenza elaborado por Carmela Ponce de León. El tocado diseñado por Coppelia consistió en una combinación de tela plisada, metal y piedras pirita, que la novia llevó a ambos lados del peinado y que generaban un contraste entre la dureza del metal y la suavidad de la tela.

Tal como indica la tradición familiar, la novia llevó un rosario en honor a su bisabuela y a su abuela, maternas, con el que ambas contrajeron matrimonio. Las alianzas con las que Fernando y Luciana sellaron sus votos también son de gran valor para ellos, pues fueron elaboradas con el oro de las alianzas del casamiento de sus bisabuelos.

En el altar aguardaba el novio junto a los padrinos y las madrinas, quienes llevaron vestidos que ambas se realizaron en conjunto con la diseñadora Margot Ferreira. El sacerdote José Presentado de la parroquia San José de la Montaña ofició la ceremonia.

"Pido por Nando y Lula, para que sigan escribiendo juntos su historia, para que cada página esté llena de amor, de alegría, y que a medida que escriban sigan sumando capítulos que los hagan más fuertes", expresó Camila Costa, amiga de los novios, que junto con María Eugenia Suárez, Lolo Díaz y Thomas Wainberg realizaron las peticiones. Después de las lecturas que realizó la abuela de Luciana, Martha Nardillo, y la interpretación del Hallelujah por familiares y amigos, los novios se retiraron al salón para continuar la celebración.

La Bodega Jacksonville fue el lugar elegido por ambos para la fiesta y contó con la decoración de Traza en tonos pasteles y verdes, por las plantas naturales. Al catering elaborado por Basílico lo acompañó el toque especial de una de las primas de Fernando, Ximena Bavio, quien preparó especialmente tartas de manzana para compartir en el momento dulce, en honor a las recetas que preparaba su abuela.