Revista Galería
ARQUITECTURA PEQUEÑA

Cálido refugio frente al lago

Casa Babool, en Laguna del Sauce, es la pequeña residencia de madera de un único habitante que entiende de música, arte y paz.

05.09.2019

Lectura: 3'

2019-09-05T00:00:00
Compartir en

Fotos: Federico Cairoli

Toda en madera, de un solo volumen de 55m2, esta pequeña casa fue construida sobre pilares de 80 centímetros que la separan del suelo húmedo que rodea la hermosa y serena Laguna del Sauce, en Maldonado. El arquitecto Paco Hernández, de estudio HMOZ, fue el encargado de hacer y dirigir este proyecto, junto con su socio Lucas Mateo, de estudio MNDR, cuyo objetivo era resolver en pocos metros cuadrados los requerimientos de su cliente, un hombre de 70 años, solitario, con especial sensibilidad hacia la música, el arte, la gastronomía y el buen vivir.
Casa Babool está hecha en woodframing, un sistema de construcción que consiste en paneles de madera desarrollados primero en un taller y luego trasladados y montados en seco, y da la máxima eficiencia energética. En este caso, la obra llevó solo cuatro meses, y 5.000 tornillos.

En el transcurso de la obra, como una especie de serendipia, surgió la idea de hacer un lucernario en la parte más alta de la pared, donde se junta con el techo, a cinco metros de altura. Un día, el carpintero, Juan José Merchant, terminó su jornada laboral dejando la colocación de los paneles a la altura que le daba la escalera, para continuar el trabajo al otro día. Al ver la pared a medio hacer, el arquitecto decidió cubrir el resto con un material transparente que dejara pasar la luz. Aunque reconoce que no es un método muy ortodoxo, Hernández confía en los procesos de las obras que se alejan de lo estandarizado y habilitan a virar el timón hacia donde la realidad sugiera. Ese tamiz de luz superior difusa baña el interior por completo, aporta calidez y potencia la amplitud espacial.

 

La planta rectangular de 4,50 m por 12 metros tiene en un mismo espacio la cocina, el comedor y el living, y en el otro extremo el dormitorio. En medio, un volumen contiene el baño, que del lado del dormitorio define el placard y del lado del living genera el lugar para la biblioteca y la estufa de leña de alto rendimiento.

 

Todas las mañanas, el dueño de casa hace aeroyoga, y esto debía estar contemplado en su nuevo hogar. Para colgar esta especie de hamaca, durante la construcción del cielorraso del dormitorio se colocó una barra de acero de donde cuelgan las eslingas de acero a las que se ata la tela. Además, la literatura y el arte son temas de interés de este hombre, y otra de las condiciones del proyecto de la casa era el espacio para libros y cuadros.

 

Las aberturas, simples y potentes al mismo tiempo, fueron pensadas desde adentro en la búsqueda de vistas y luces, dejando una imagen exterior aparentemente desordenada. Las vistas estaban precondicionadas por senderos a la laguna que el dueño había hecho, uno hacia el atardecer del invierno y otro hacia el atardecer del verano.