Cultura
Cuenco espejado en Róterdam

Así será el primer museo-depósito de arte de acceso público del mundo

El Depot Boijmans Van Beuningen, en Róterdam, abrirá sus puertas en noviembre, convirtiéndose en el primer museo-depósito que mostrará al público su colección completa

26.07.2021 07:00

Lectura: 7'

2021-07-26T07:00:00
Compartir en

El Depot Boijmans Van Beuningen (DBVB), perteneciente a una prestigiosa institución artística neerlandesa, abrirá sus puertas en noviembre de 2021, pero en los ámbitos de la arquitectura y del arte ya se está hablando de este depósito de arte que en la práctica también funcionará como un museo.

Una de las razones de esta expectativa es el espectacular diseño arquitectónico de volumen redondo y reflectante, que se sitúa en el Museumpark, el parque urbano de los museos, en el centro de la ciudad holandesa de Róterdam. Se alza como un gigantesco cuenco espejado integrándose y fusionándose estética y visualmente con su entorno de edificaciones, calles y profusa vegetación.

Pero, además, esta obra de arte vanguardista llena de obras de arte históricas también llama la atención por su innovadora propuesta de desnudarse por completo ante sus visitantes, al exhibir la inmensa mayoría de las colecciones de arte de sus almacenes, a diferencia de los museos convencionales, que solo permiten ver una mínima porción de sus fondos artísticos.

El ‘Depot' (el Depósito) como se conoce al primer depósito de arte del mundo de acceso público, abrirá el próximo 6 de noviembre, y ya está en marcha la transferencia de alrededor de 151.000 piezas de arte, al nuevo edificio diseñado por el estudio de arquitectura MVRDV (www.mvrdv.nl), con sede también en Róterdam.

Durante los próximos meses y hasta la inauguración, se transferirán al nuevo edificio las colecciones artísticas que serán transportadas desde cinco lugares de almacenamiento externo y se instalarán en su nuevo hogar. Se trata de un realojamiento a una escala sin precedentes de estas obras, que son el resultado de "172 años de recopilación de pinturas, dibujos, esculturas, objetos de diseño y otros elementos artísticos de siete siglos de antigüedad", puntualizan desde DBVB.

Puesta en marcha del reloj con la cuenta regresiva de la inauguración del Depot.

Para este "cambio de domicilio", los camiones realizarán un total de 216 viajes desde instalaciones dentro y fuera de los Países Bajos. El volumen total de la carga será de 4.500 metros cúbicos, incluido un 20% que ocupará el material de embalaje de las piezas artísticas. Mientras que algunas obras ocuparán un camión completo, otras piezas (por ejemplo, grabados y dibujos almacenados en cajas) podrán transportarse por cientos, en un solo camión.

Todos los objetos transportados han sido medidos en 3D y etiquetados con un código de color, en función del material (ya sea vidrio, cerámica, textil, madera, metal o plástico) y formato, lo que permite colocarlos de inmediato a su llegada, en un lugar predeterminado en el nuevo depósito, donde se adaptaron estantes que fueron asignados para cada objeto. Hay 14 colores, correspondientes a los 14 compartimentos de almacenamiento del depósito.

Visita entre bastidores. El nuevo Depot Boijmans Van Beuningen es una colaboración entre el Museo Boijmans Van Beuningen, que desde 1935 está en otro edificio también localizado en el Museumpark -que está siendo remodelado para volver a abrir en 2028-, el Ayuntamiento de Róterdam y la Fundación De Verre Bergen.

La renombrada colección del museo está compuesta por más de 151.000 piezas artísticas, de las cuales 88.000 son grabados y dibujos. Los 63.000 objetos restantes incluyen pinturas, fotografías, películas, diseño industrial y artes aplicadas, instalaciones de arte contemporáneo y esculturas.

El museo toma su nombre de los coleccionistas Frans Boijmans y Daniël George van Beuningen, quienes agregaron muchas obras maestras a la colección, que ha sido comparada en conjunto con "un viaje en el tiempo, a través de la historia del arte desde la Edad Media hasta el siglo XXI".

Es una colección muy diversa, goza de respeto a nivel internacional y es única en los Países Bajos, abarcando desde obras de los pintores Van Eyck, Van Gogh, Rembrandt y Dalí, hasta trabajos de Warhol o la videoartista Pipilotti Rist.

"Cuando el museo aún estaba abierto, al igual que otros museos en todo el mundo, solo se exhibían entre 6% y 8% de sus obras de arte", explica a la agencia EFE Sharon Cohen, responsable de comunicación del museo y del depósito. Señala que, hasta ahora, "la gran mayoría de las obras habían estado almacenadas en depósitos cerrados durante años y solo habían sido vistas por curadores y otros profesionales que tenían el derecho exclusivo. El Depot cambiará eso", apunta.

"Hay miles de obras que no se han mostrado durante años o solo se han exhibido en una exposición temporal. La colección o una obra de un artista, a veces, son demasiado grandes para estar en exhibición permanente. No todas las obras de Van Gogh, Kandinsky y Rubens estaban en exhibición permanente, pero lo estarán ahora", asegura Cohen.

Según la responsable, el depósito podrá exhibir obras adquiridas en los últimos años de una abrumadora cantidad de artistas como Bosch, Bruegel, Van Eyck, Rembrandt, Monet, Manet, Degas, Gaugain, Breitner, Renoir, Haring, Magritte, Rosso, Basquiat, Mondrian, Picasso, Matisse, Kusama, Kokoschka, Signac, Munch, Toorop, entre muchos otros.

La renombrada colección del Museo Boijmans está compuesta por unas 151.000 piezas, de las cuales 88.000 son grabados y dibujos. Los 63.000 objetos restantes incluyen pinturas, fotografías, películas, diseño industrial, artes aplicadas, instalaciones de arte contemporáneo y esculturas.

"Cuando el museo reabra en 2028 seguirá exhibiendo presentaciones y exposiciones curadas con el 6% al 8% de sus colecciones. El resto se almacenarán, protegerán y cuidarán al lado, en el Depot que, en lugar de ser un depósito cerrado al público, estará abierto a los visitantes", recalca Cohen.

Un cuenco espejado en el centro de la ciudad. "El volumen redondo reflectante responde a su entorno. El Depot cuenta con salas de exposiciones, un jardín en la azotea y un restaurante, además de una enorme cantidad de espacio de almacenamiento para arte", informan desde el estudio MVRDV, encargado de proyectar el espectacular edificio. "El diseño del Depot Boijmans hace visibles todas las obras artísticas antes invisibles, en un edificio reflectante único e icónico", dicen los responsables de MVRDV, quienes señalan que "los visitantes podrán sumergirse en el mundo entre bastidores o detrás de la escena de un museo y experimentar lo que implica mantener y cuidar una colección de arte de valor incalculable, de forma independiente o con un guía".

También podrán observar algunos procesos de conservación y restauración, empaque y transporte de obras de arte. "Rodeados de arte, los visitantes serán conducidos hacia arriba a través del atrio mediante cinco grandes escaleras en ‘zigzag que recuerdan a los grabados de Giovanni Piranesi (arquitecto italiano del siglo XVIII considerado un visionario)", afirman desde el estudio.

Las obras estarán almacenadas de la manera más eficiente posible. Estarán envueltas, colgadas de un estante, exhibidas en un gabinete o en alguna de las 13 vitrinas gigantes suspendidas que habrá en el atrio del Depot.

Las impresiones, dibujos y fotografías se almacenarán en espacios cerrados, pero los visitantes podrán enviar solicitudes para ver estas obras. La colección de películas y videos se puede ver en salas de proyección especiales.

La forma del edificio, de 39,5 metros de altura, es ovoide, como un cuenco, cuya huella a nivel del suelo es pequeña, lo que permite mantener las vistas y no alterar las rutas de paseo a través del Museumpark, mientras que el techo ha sido diseñado con la mayor amplitud posible, según indican.

Las escaleras entrecruzadas que llevarán a los visitantes a las salas de exposición y a los estudios de los curadores también conducirán a la azotea. E incluso, "algunas estructuras del atrio podrían albergar vitrinas de exhibición en el futuro". Una de las características más llamativas del edificio es su fachada, que consta de 6.609 metros cuadrados de vidrio subdivididos en 1.664 paneles espejados. "Esos paneles aseguran la integración del diseño con su entorno, al reflejar la actividad y la naturaleza del Museumpark y fusionarse con ellas", aseguran sus creadores.