Actualidad
Empresa | Sanofi

Apego también con papá

La multinacional farmacéutica Sanofi otorga seis meses de licencia parental paga a todos sus colaboradores a tiempo completo sin distinción de género ni grado de carrera.

10.07.2020

Lectura: 5'

2020-07-10T19:42:00
Compartir en

"Lo que decimos siempre en Sanofi es que diversidad es ‘ser invitado a la fiesta' e inclusión es ‘ser invitado a bailar'", explica André Soresini, gerente general para el Cono Sur de Sanofi Pasteur, la división de vacunas de la compañía farmacéutica que ofrece alternativas terapéuticas para mejorar la calidad de vida de las personas. Soresini está convencido de que no alcanza con respetar y fomentar la diversidad sino que hay que ser realmente inclusivo. Alineado con esa filosofía y esa forma de ver el mundo corporativo, es uno de los impulsores de una nueva política empresarial implementada a escala regional que otorga seis meses de licencia parental paga a todos sus colaboradores a tiempo completo sin distinción de género ni grado de carrera. El beneficio se extiende a padres y madres de niños nacidos o adoptados dentro de la compañía en todas las filiales de Latinoamérica. 

"Sanofi, hace muchísimos años, tiene una estrategia global de diversidad e inclusión que es muy robusta. Se ha comprometido públicamente a alcanzar la paridad de géneros entre los líderes senior de la empresa en todo el mundo para 2025. Parte de la estrategia para alcanzar este balance perfecto es poder ofrecer políticas que promuevan la igualdad completa de géneros. Así, cuando tengamos condiciones iguales en toda la compañía, nos enfocaremos en méritos, desempeño, capacidad, evitaremos cualquier tipo de prejuicio y quitaremos cualquier otra variable de la discusión a la hora de tomar una decisión", agrega.

La política, que por el momento se ha implementado solo en Latinoamérica, donde la empresa tiene cerca de 10.000 colaboradores, es respalda por un estudio que demuestra que el desarrollo cognitivo de los bebés se ve afectado positivamente cuando la madre o el padre participan activamente en sus primeros meses de vida. El estudio, realizado por investigadores del London Imperial College, la Universidad de Oxford y el King's College, concluye que los bebés cuyos padres estaban más involucrados y eran más activos cuando jugaban con ellos en sus primeros meses de vida se desempeñaban mejor en las pruebas cognitivas a los dos años de edad.

Cerca de 500 familias por año serán alcanzadas por este beneficio. Actualmente, la licencia parental en la región varía según las leyes de cada país. En Uruguay la ley contempla 14 semanas de licencia por maternidad paga para mujeres en la actividad privada y de 13 días para hombres. Una vez finalizada la licencia por maternidad, tanto trabajadores como trabajadoras de la actividad privada tienen derecho a una reducción de la jornada laboral a medio horario para cuidados del recién nacido. Puede tomarlo la madre o el padre alternadamente hasta los seis meses del bebé.

"Parte de nuestra misión como empresa dedicada a la salud es aportar a la evolución de la sociedad", explica Soresini, orgulloso de la iniciativa que promueve el bienestar de los niños al tiempo que iguala las condiciones entre géneros e impacta en el desarrollo acelerado de talentos dentro de la empresa. "La licencia parental abrirá muchas más puertas a diferentes oportunidades para quienes puedan cubrir las vacantes durante ese tiempo. Este es un gran paso para reforzar el hecho de que, para Sanofi, todos los colaboradores y candidatos reciben el mismo trato a lo largo de su carrera profesional", explica Justo Nazar, líder de Recursos Humanos de Sanofi para el Cono Sur.

Soresini, por su parte, reconoce que los modelos familiares actuales no tienen nada que ver con los de hace 70 años y que las leyes no se han actualizado a las condiciones de la familia moderna. Consultado sobre las posibilidades de extender el proyecto a otras regiones del mundo, explica que la idea es alinear las políticas de forma global, pero que, como las realidades son diferentes, hay que adecuarse a cada región. Puede que en Europa, por ejemplo, la mejor iniciativa para llegar al objetivo de la paridad de género en puestos de liderazgo no sea esta sino ofrecer facilidades para cuidar a los adultos mayores de la familia.

A pesar de que la propuesta implica un claro beneficio para los colaboradores, Soresini admite que tuvo dificultades de implementación. Por ejemplo, algunos de los padres beneficiados temen abandonar su puesto de trabajo por seis meses. "Es parte del cambio cultural que queremos lograr en Latinoamérica, que es una sociedad conservadora", admite el brasileño.

A los hombres que le plantean sus inquietudes a la hora de tomarse el beneficio, el gerente les explica que el mismo nerviosismo que ellos sienten ahora es el que sienten desde siempre las madres que deben dejar el trabajo temporalmente para ocuparse de los cuidados de sus hijos. "Es evidente que para el cambio cultural que proponemos necesitamos que la gente comprenda que es un beneficio y no un riesgo. Necesitamos que se entienda el mensaje de que lo que queremos es dar una licencia 100% paga para que puedan ayudar al desarrollo de sus bebés", explica con tranquilidad, porque sabe que los cambios ya se están dando.