Cultura
Clásicos que cumplen

A 35 años del último fin de semana de aventuras con la pandilla

En la década de 1980 se dieron las condiciones favorables para que se junten nombres como Steven Spielberg, Richard Donner y Chris Columbus y se creara una historia fascinante, una aventura juvenil venerada y homenajeada como una de las producciones icónicas de la cultura popular: Los Goonies.

21.06.2020

Lectura: 12'

2020-06-21T07:00:00
Compartir en

Por Juan Andrés Ferreira

En la década de 1980 se dieron las condiciones favorables para que se junten nombres como Steven Spielberg, Richard Donner y Chris Columbus y se creara una historia fascinante, una aventura juvenil venerada y homenajeada como una de las producciones icónicas de la cultura popular: Los Goonies.

Película de culto y masiva a la vez, Los Goonies se rodó a lo largo de cinco meses, de octubre de 1984 a marzo de 1985, en Astoria (Oregon), y se estrenó el 7 de junio de ese año en Estados Unidos. A Uruguay llegó el mismo año del estreno en EE.UU., pero unos meses más tarde: el 25 de diciembre. Desde 2010, cada 7 de junio, en Astoria, se conmemora el "Goonies Day". Y, con cada aniversario, vuelven los rumores de una posible reunión del elenco original para una nueva odisea.

La banda de los Muelles de Goon. Comedia juvenil y familiar de acción y aventuras. Filme de piratas. Coming-of-age movie. Historia sobre la amistad, sobre las rivalidades, diferencias y complicidades entre hermanos. Relato pop sobre el dolor de crecer y la necesidad de lanzarse a la aventura (o, dicho de otro modo: sobre lo que significa no ignorar el llamado a la aventura). Producto de una época, como lo fueron La historia sin fin o Laberinto, y que marcó el camino a una constelación de producciones que exploraron los lazos de amistad durante la infancia en historias de crecimiento y autodescubrimiento con toques de acción, aventura y humor. 

En Los Goonies hay de todo. Hay una pandilla de niños que son como una familia y una familia que es una verdadera pandilla de criminales. Hay humor, misterio y acción. Hay trampas y juegos y carambolas. Hay un barco pirata. Hay calaveras y murciélagos. Hay tesoros ocultos (tesoros tangibles y alegóricos). Hay persecuciones e interrogatorios feroces. Hay grutas misteriosas y cuevas peligrosas. Hay largos recorridos en bicicleta. Hay un beso robado en la oscuridad. Hay un ser deforme, de buen corazón y debilidad por el chocolate, que responde al nombre de Sloth y lleva puesta una remera con el escudo de su héroe máximo, Superman. 

La historia original, la de una banda de niños que encuentra el mapa de un tesoro pirata, se le ocurrió a Spielberg. El director de ET convocó al joven Chris Columbus, guionista de Gremlins -dirigida por Joe Dante y también producida por Spielberg-, para que se hiciera cargo de escribir el guion. También al realizador Richard Donner -que venía de hacer éxitos como La profecía y Superman, mostrando su habilidad para navegar las aguas del horror, la acción superheroica y el humor-, para que se pusiera detrás de cámaras. Sean Astin (Mikey), Josh Brolin (Brand), Jeff Cohen (Chunk), Corey Feldman (Mouth), Kerri Green (Andy), Martha Plimpton (Stef) y Ke Huy Quan (Data) fueron los elegidos para sumarse a la aventura. Desde entonces ellos son los Goonies.

Kerri Green (Andy), Josh Brolin (Brand), Corey Feldman (Mouth), Sean Astin (Mikey), Ke Huy Quan (Data), Jeff Cohen (Chunk) y Martha Plimpton (Stef).

La trama responde al género de aventuras y, básicamente, sigue lineamientos presentes en algunos grandes mitos, en especial aquellos que involucran la idea de que la salvación surge desde el abismo, de que en el momento más oscuro emerge la oportunidad de la transformación, de que tras la oscuridad solo puede surgir la luz. Esta es la historia de un grupo de amigos que se enfrentan a la realidad de vivir el último fin de semana juntos como pandilla. Parte de su vecindario, llamado Muelles de Goon, será derrumbado para construir un campo de golf y algunos de ellos deberán mudarse a Detroit. Una tarde descubren en el ático de la casa de Mikey (Astin) y Brand (Brolin) lo que podría ser el mapa que señala la ubicación del tesoro de Willy, el Tuerto, pirata que desapareció junto con toda su tripulación siglos atrás. Ya sin nada que perder, los niños, que se hacen llamar los Goonies, por su barrio, emprenden la búsqueda del tesoro. Si lo encuentran, podrán cancelar la deuda con los acreedores, evitar el viaje a Detroit y, con él, la disolución de la banda. Pero no cuentan con que tendrán que enfrentar algunos obstáculos en el camino. Entre ellos, la familia de criminales conocida como los Fratelli, encarnados en Mamá Fratelli (Anne Ramsey, la de Tira a mamá del tren, un rostro imposible de olvidar que era acompañado por una peculiar dicción debido a que le faltaban pedazos de su lengua) y sus hijos Jake (Robert Davi, de Duro de matar) y Francis (Joe Pantoliano, Cypher, en The Matrix).

Steven Spielberg presenta... Lo primero que se ve es un cráneo. Un cráneo humano desarrollado por computadora que, sobre un fondo negro, avanza hacia el espectador hasta salirse de cuadro. Y luego, las palabras mágicas, "Steven Spielberg Presents", desplegadas en esa emblemática tipografía confeccionada por Jens R. Ziehn. Nada de música por ahora. Solo sonido ambiente. Sonidos metálicos, pasos, puertas que se abren. Y después, el título del filme, flotando de manera espectral en la oscuridad, en las letras con aires de cómic creadas por Ziehn, la firma detrás del diseño de decenas de títulos, entre ellos Apocalypse Now, Marte ataca!, Carretera perdida, Sexto sentido, Señales o Muertos de risa.


Lo que sigue a continuación parece bastante perturbador para ser una película de aventuras destinada al público infantil. La escena transcurre en una cárcel, incluye un ahorcamiento y un escape salvaje, envuelto en llamas. Suenan los primeros compases de la música compuesta por Dave Grusin. Y entonces se despliega una notable secuencia de apertura: mientras los Fratelli huyen de la policía, Donner se encarga de ir presentando a todos los personajes que aparecerán en la historia, y todos realizando alguna acción que sintetiza algún rasgo sobresaliente de su personalidad.

Quintaesencia de un clásico. Los Goonies se convirtió en un clásico instantáneo y absoluto. Tuvo un tema pegadizo que la ata a la época, The Goonies ‘R' Good Enough, de Cyndi Lauper, con el que comparte el estatus de icono pop. Al mismo tiempo, la cinta fue la plataforma desde la que se proyectaron las carreras de varios miembros del elenco, además de su guionista, Columbus, que luego dirigiría títulos como Mi pobre angelito, Papá por siempre y Harry Potter y la piedra filosofal, entre varios más. Donner, que ya era prácticamente un consagrado, siguió por la vía de las producciones de acción y filmó otro tótem del cine comercial de la década de 1980, Arma mortal.

La película fue el debut en la pantalla grande de Sean Astin, que entonces tenía 13 años. Aunque realizó varios trabajos en cine, después de Los Goonies la carrera de Astin como actor nunca alcanzó a despegar del todo (aunque sí como productor), hasta que le llegó la oportunidad con otra gran travesía, la saga de El Señor de los Anillos, de Peter Jackson. Se lo ha visto también en Stranger Things, a partir de la segunda temporada, en uno de los guiños que la serie hace a la producción.

También fue la primera aparición de un adolescente Josh Brolin, que posteriormente trabajaría en películas de realizadores como los hermanos Coen, Woody Allen, Paul Thomas Anderson y Denis Villeneuve (este año se lo verá en la ambiciosa adaptación de Dune, junto a Timothée Chalamet). El único que tenía cierta popularidad por entonces era Corey Feldman, que había participado en Gremlins y Martes 13: El Capítulo Final. Tras Los Goonies protagonizó otro gran clásico juvenil, Cuenta conmigo, junto a River Phoenix. También estuvo en otras piezas pop y ochentosas como Sin permiso para manejar, Que no se entere mamá y S.O.S. Vecinos al ataque, de Dante, director de Gremlins. Sin embargo, luego de estos sucesos, y tras atravesar serias dificultades debido a la adicción a las drogas, Feldman incursionó, sin demasiado éxito, en la música, participó en televisión y en producciones menores o como actor de doblaje, prestando su voz, por ejemplo, a Donatello, en la primera adaptación cinematográfica de Las Tortugas Ninja.

Data, Mikey, Mouth, Chunk y el mapa del tesoro.

Otros miembros del elenco tuvieron pasajes por la televisión en series y telefilmes. Y otros, en cambio, pocas veces volvieron a trabajar frente a cámaras, como el vietnamita Ke Quan, que además de actuar en Indiana Jones y el Templo de la Perdición, se especializó en la práctica de artes marciales y ha trabajado como coreógrafo para las escenas de acción de películas como X Men. Kerri Green, una especie de Emma Watson antes de Emma Watson, participó en un puñado de largometrajes y en capítulos puntuales en series de televisipon como Loco por ti, Reportera del crimen, ER y La ley y el orden. Fundó una productora, Independent Women Artists. La otra chica que se sumó a la banda, Martha Plimpton, que itnerpretó a la inteligente y sarcástica Stef, trabajó en La costa mosquito, de Peter Weir, junto a Harrison Ford, y en La otra mujer, de Woody Allen, compartiendo cartel con Mia Farrow, Gene Hackman, Ian Holm y Gena Rowlands. Estuvo en Stanley e Iris, junto a Jane Fonda y Robert De Niro, en Gente como nosotros, de Andrei Konchalovsky, en Todo en familia, con Steve Martin, Rick Moranis y Keanu Reeves, y en Chicas lindas, con Matt Dillon, Noah Emmerich, Lauren Holly, Timothy Hutton, Natalie Portman, Mira Sorvino, Uma Thurman y Rosie O'Donnell. Al igual que Feldman también trabajó con River, el fallecido hermano de Joaquin Phoenix; lo hizo en el filme en Al filo del vacío, de Sidney Lumet. Además de todo esto, trabajó en una inmensa cantidad de series, entre ellas La ley y el orden, Fringe y Grey's Anatomy.

De Jeff Cohen se dice que no se había recuperado de la varicela cuando comenzó el rodaje de Los Goonies pero no dijo nada para no perderse el papel de Chunk, que, en definitiva, terminó siendo el papel de su vida. Aun así Cohen abandonó la actuación. Estudió Leyes y ejerce como abogado especializado en la industria del entretenimiento.

El regreso de los siete magníficos. Con cada nuevo aniversario reaparecen o se desempolvan anécdotas que reavivan el interés o despiertan una creciente curiosidad por la obra. Y entre eternos rumores de que se aproxima una secuela, un reboot (un reinicio, con nuevo elenco) o una remake, uno se entera de algunos datos de esos tan inútiles como curiosos. Se entera, por ejemplo, de que Donner rodó la película siguiendo el orden cronológico de la historia para facilitarles la tarea a los niños (y, en consecuencia, a todo el equipo). Que para interpretar a Sloth, el exjugador de fútbol americano John Matuszak se sometía a sesiones de maquillaje de hasta cinco horas. Que el cráneo de Willy, el Tuerto, se construyó con huesos reales. Que el navío pirata fue construido a escala real. Y que, con la intención de captar la naturalidad de las reacciones de sus actores, el director mantuvo al barco del pirata escondido hasta que se rodó la escena correspondiente. "Cuando ellos se giran y ven el barco por primera vez, sus reacciones son reales", declaró Donner. También se sabe que se usaron 3,4 millones de litros de agua en la locación donde yacía la embarcación. Que Matuszak murió poco después, en 1989, de una sobredosis de dextropropoxifeno, un opioide usado para el tratamiento del dolor. Que Cohen, para interpretar a Chunk, recurrió a un truco muy particular para la escena en la que llora frente a los Fratelli: imaginó que su madre se moría.

La reunión de la pandilla es algo sobre lo que se vuelve de tanto en tanto. Y no hace mucho, como adelantándose a la celebración de los 35 años, el reparto original volvió a encontrarse, esta vez vía Zoom. El mérito es del actor Josh Gad, quien en su programa web Reunited Apart también ha logrado reunir, entre otros, al elenco original de la trilogía Volver al futuro, que incluso llegó a recrear algunas de las líneas de diálogo más famosas de la saga. En la entrevista, Gad le preguntó a Donner cuál era el secreto de la longevidad de la película: "¡Qué te puedo responder! "Si lo supiera sería tan rico como Steven".

A todo esto, el productor y guionista Adam F. Goldberg, creador de la sitcom The Goldbergs, aguarda por el visto bueno de Spielberg y Donner para "The Goonies II: Never Say Die", su guion de la secuela de Los Goonies. Tiempo atrás escribió en Twitter: "Durante los últimos nueve años, he estado escribiendo en secreto la PARTE 2 por diversión. Es mi obra maestra. LOS GOONIES 2 OCURRIRÁ cuando se reanude la vida. ¡Lo prometo!".

Guion para la posible secuela, escrito por Adam F. Goldberg, y titulado "The Goonies II: Never Say Die"

Aunque tanto Spielberg como Donner aseguran que a lo largo de estos últimos 35 años no ha aparecido una gran idea que amerite la filmación de algo como Los Goonies 2. En el encuentro virtual con Gad, Spielberg admitió que cada dos años se ven con Donner y surge una idea de cómo podría ser la secuela, "pero luego no tiene ni pies ni cabeza". El director y productor confesó: "No creo que sea posible encontrar una idea mejor que la película que hicimos en los 80". De todos modos, Goldberg asegura que no pierde la esperanza. Y con él, las aguas se dividen entre los que consideran que la obra es intocable y los que desean pronto ver una nueva aventura de aquella pandilla de siete magníficos.